Los productos mixtos de renta fija y variable, los más demandados

Los fondos superventas que oferta la banca

La volatilidad del mercado ha generado “un boom de fondos mixtos”, que permiten reducir la exposición bursátil en los momentos de convulsión.

Operadores de Bolsa
Operadores de Bolsa

Los fondos de inversión viven un momento aparentemente dulce. El desplome de los tipos de interés, después de que el Banco Central Europeo rebajara el precio del dinero a su mínimo histórico, los ha convertido en la alternativa preferida de los ahorradores a la hora de sacar partido a su dinero. Los tiempos de las llamadas guerras de depósitos han quedado en el olvido y la banca no está dispuesta a dilapidar recursos para captar una liquidez que abunda. A cambio de poco o mucho riesgo, sin embargo, las entidades financieras ofrecen un muestrario cada vez más completo de fondos a la carta con un interesante potencial de remuneración para sus clientes que a la vez consolida una atractiva fuente de comisiones para la banca. Un cóctel que ha hecho ceder el saldo de depósitos por primera vez desde 1997 y que ha elevado el porcentaje de renta que las familias destinan a los fondos (un 5,3%) a su máximo nivel desde aquel mismo año. El idilio, sin embargo, ha sido puesto a prueba este verano, cuando la debilidad china ha puesto sobre la mesa nuevas dudas sobre la salud de la economía global.

El fatídico lunes 24 de agosto desató la huída de 17.000 millones de euros de los fondos de renta variable de todo el planeta en un solo día. El mes se saldó con la pérdida de 4.090 millones de euros para los fondos gestionados en España. El saldo total se redujo un 1,8% hasta los 219.520 millones de euros y su rentabilidad en lo que va de año se sitúo en negativo (-0,02%). Las entidades admiten que el fenómeno ha provocado un frenazo en la suscripción de fondos pero confían en el potencial de estos para volver a ser rentables. Con todo, conviene conocer la naturaleza, potencial y riesgo de los principales productos del sector.

Exposición a la carta

Consejos

Los asesores de banca recomiendan a sus clientes valorar tres factores para calibrar qué fondo les conviene:

- Tolerancia al riesgo: el cliente debe posicionarse como un inversor conservador, agresivo o medio.

– Expectativas de retorno: deberá calibrar su ansia de seguridad con la rentabilidad que busca. .

- Horizonte de tiempo: cada fondo tiene un plazo de vida recomendado al que conviene amoldarse.

La escala de riesgos a asumir va creciendo desde los fondos monetarios, con buena parte de ellos en pérdidas; los puros de renta fija, que evitan exponerse al vaivén de las Bolsas; los mixtos, que incluyen una parte en renta variable, y los que únicamente invierten en esta. Conviene fijarse también en el modelo de gestión del fondo, que puede permitir modificar la inversión ante los movimientos del mercado, o las comisiones de cada casa. Una ventaja clave es que los fondos permiten invertir cuantías que van desde unos pocos euros a millones y que cuentan con gran liquidez, lo que permite rescatar la inversión con rapidez. No es hasta el reembolso además cuando se tributa.

CaixaBank

El fondo más exitoso del año por inversión captada, según Vdos, es el FonCaixa Equilibrio, de CaixaBank. Invierte principalmente en renta fija internacional pero destina hasta un 30% de sus recursos a renta variable. Un mix entre la inversión conservadora y la apuesta por la rentabilidad a cambio de riesgo que ilustra las preferencias de la mayoría de particulares. Equilibrio forma parte de los llamados fondos perfilados, con diferentes diseños según el nivel de riesgo del cliente. Para inversores más avezados, CaixaBank ofrece el FonCaixa Crecimiento, con entre un 20% y un 60% de renta variable internacional y recorrido más a medio plazo o el FonCaixa Oportunidad, con un horizonte a largo y entre el 50% al 100% de exposición a renta variable. “A diferencia del depósito, con el fondo nunca tenemos la garantía de que no vaya a haber pérdidas”, expone Guillermo Hermida, director general de inversiones de CaixaBank, que admite que las turbulencias han neutralizado las ganancias de Equilibrio en el año, pero defiende que tiene potencial para arrojar retornos del 3% al 3,5% en el medio plazo.

Santander

El segundo fondo por captación del año es el Santander Select Prudente, que invierte un 90% de sus recursos en renta fija y solo un 10%_en variable. Aunque su rentabilidad en 2015 ha caído ahora a negativa (-0,50%), el retorno a 24 meses se fija en el 1,32% TAE. En paralelo, Santander acaba de lanzar este mes fondos estructurados pensados para clientes que quieren acotar su riesgo. La opción Índices Creciente garantiza el 100% del capital invertido en cinco años a cambio de limitar al 0,90% TAE_una rentabilidad, ligada a Ibex, Euro Stoxx y S&P, que se abona anualmente. Santander Grandes Compañías, ligado a los 25 mayores valores del Euro Stoxx, garantiza el 95% del capital a tres años con una rentabilidad máxima del 15% (4,68% TAE).

BBVA

Para quienes buscan una alternativa a los depósitos, BBVA recomienda su fondo Bonos Internacional Flexible de cero a tres años, que se centra en deuda emitida por estados y empresas y un máximo del 20% de recursos en divisas, lo que permite limitar su volatilidad anual a un 1,5%. Subiendo un escalón de riesgo, BBVA ofrece Quality Cartera Conservadora, que combina renta fija con hasta un 30% en Bolsas. La entidad también pone sobre la mesa fondos de retorno absoluto, pensados para no verse afectados por los vaivenes del mercado, como Bonos Duración Flexible.

Sabadell

La gran novedad de Sabadell es que se apunta a los fondos perfilados con tres niveles de riesgo: Sabadell Prudente (con hasta un 25% de renta variable), que está entre los más exitosos por captación; Sabadell Equilibrado (con entre un 25% y un 75% de renta variable) y Sabadell Dinámico (con más del 75% de renta variable), caracterizados por una fuerte diversificación geográfica y sectorial.

Bankia

Bankia, por su parte, apuesta por dos gamas de fondos perfilados que invierten en otros fondos, con tres modalidades según el riesgo a asumir. De un lado están los fondos Evolución, cuya modalidad Prudente es la quinta más contratada del escaparate bancario. Tiene un estilo de gestión de retorno absoluto y de preservación de capital, y se creó, explica la entidad, “para generar en el medio plazo un retorno positivo independientemente de la evolución de los mercados”. Esta gama conserva rentabilidad positiva en 2015 como también la otra, Soy Así, “diseñada para obtener rendimientos más altos de lo que le correspondería en función del riesgo que toman” gracias a una gran diversificación de la inversión.

Bankinter

“Los productos que más potenciamos y que mejor resultado dan”, avanza Raúl Moreno, director de distribución de fondos de Bankinter, son fondos de gestión activa invertidos en acciones, como el Bolsa España o el Dividendo Europa. Moreno, que destaca la enorme variedad de productos que ofrece su entidad, subraya, no obstante, que la volatilidad del mercado ha provocado “un boom de los fondos mixtos” y recomienda el Bankinter Renta Fija, hasta con el 25% en variable.

Salud y Bolsa global, los más rentables

Ninguno de los fondos españoles más vendidos en lo que va de año se cuela en el ranking de los más rentables en los últimos tres y cinco ejercicios. Aunque, como recuerdan siempre los expertos, rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras, los fondos con un buen comportamiento en los últimos tiempos, que además han sido especialmente convulsos en la Bolsa, presentan unas credenciales a tener en cuenta a la hora de decantarse dentro de amplia oferta del mercado.

La lista de los más rentables está copada por fondos de renta variable, sobre todo global, aunque también llama la atención la presencia de fondos que invierten en el sector sanitario como FonCaixa_MultiSalud, que es líder en los últimos cinco años con un interés anualizado del 30,8% y cuarta en los últimos tres con un 32,2%. Según su política de inversión, este fondo está expuesto entre un 75% y un 100% a acciones de compañías del sector de la salud de Europa y Estados Unidos. A cierre del primer semestre del año, según la información remitida a la CNMV, las empresas con más peso son la noruega Novo Nordisk (un 8,98% de su cartera), la británica GlaxoSmithKline (8,7%) y la japonesa Eisai (6,23%).

Otros fondos especializados en el sector sanitario presentes en el ranking de los más rentables son Privat Salud e Ibercaja Sanidad.

El fondo que reina en los tres últimos años es Global_Allocation, de Renta 4. Está catalogado de mixto flexible y ha obtenido una rentabilidad anualizada del 38% en este periodo. De 1 a 7 en el perfil de riesgo tiene el nivel más elevado. Entre sus inversiones a cierre del primer semestre hay desde bonos soberanos de Sudáfrica (un 12,14%) y de España (19,68%) hasta acciones de Nestle (6,36%), Sanofi (1,97%),_Total (1,9%), Bayer (1,89%) o Basf (1,31%).

Además de la rentabilidad pasada, los inversores deben tener en cuenta, entre otros factores, su perfil de riesgo y las expectativas futuras del mercado. De cara a final de año,_Diego González, de la eafi Bull4All, aconseja “sobreponderar fondos de renta variable, especialmente Europa, y después de las elecciones apostar por España”._También recomienda apostar por “fondos de pequeñas y medianas compañías españolas con exposición al crecimiento europeo y español”.

Paula Mercado, de Vdos, también cree que “para inversores dispuestos a asumir riesgo, la renta variable europea puede suponer una oportunidad”, pero recuerda que “no es un momento para invertir en riesgo si se tiene un perfil conservador”. Para este tipo de inversores, para quienes lo prioritario es preservar el capital, considera que “sería aconsejable invertir o traspasar su inversión a un fondo monetario, el tipo de fondo que mayor volumen de captaciones está registrando durante septiembre”._En esta categoría aconseja fondos en dólares como_Amundi_Cash o Pioneer Funds US Dollar_Short Term. Otra opción, añade, son fondos de renta fija como_Ahorro Corporación_Gestión_Global_Conservador o Bankia Evolución_Prudente, aunque en este caso se logra reducir al máximo la volatilidad a costa de obtener una rentabilidad muy baja.

Normas