Humildad y constancia, sus recetas

Pau Gasol: el grito del líder

Todo el país se rinde ante la figura de Pau Gasol, cuya exhibición ante Francia en la semifinal del Eurobasket ya es historia del deporte español

 El pívot de la selección española Pau Gasol durante el partido de semifinales del Europeo de baloncesto que juegan Francia y España esta noche en el pabellón Pierre Mauroy, en Lille.
El pívot de la selección española Pau Gasol durante el partido de semifinales del Europeo de baloncesto que juegan Francia y España esta noche en el pabellón Pierre Mauroy, en Lille. EFE

Era el 3 de agosto del verano que ya acaba. La selección española de baloncesto llevaba varios días de trabajo en Madrid, preparando un Eurobasket para el que, por primera vez en una década, las previsiones no la daban como favorita para el título. Ni siquiera para la final. Ese día, Pau Gasol se incorporaba a la concentración, “con toda la ilusión de empezar a trabajar con el equipo”. Con 35 años, dos anillos de la NBA, un mundial de baloncesto, dos platas olímpicas y dos campeonatos de Europa, Gasol encontró la motivación para volver a un equipo que, solo un año antes, había sido blanco de las críticas por su pronta eliminación del Mundial que España organizó. La de, como líder, ayudar a un equipo tocado a levantarse.

Gasol en el Mundial de Indianápolis (EEUU) de 2002.
Gasol en el Mundial de Indianápolis (EEUU) de 2002.

Esa ilusión ha derivado en una clasificación contra pronóstico para la final del Eurobasket, que este domingo disputará a las 19:00 (Cuatro), después de una actuación estelar de Gasol, contra Francia, en semifinales:40 puntos y 11 rebotes. Más de 14 años después de su debut con la selección, y de una carrera de éxito en la NBA, ya es, sin duda el mejor baloncestista español de la historia, y junto a Rafael Nadal y Miguel Indurain, completa el trío de honor del deporte nacional de todos los tiempos. La humildad y el esfuerzo, la constancia, han sido las máximas que ha seguido toda su carrera: “y la gran suerte de tener unos padres que han sido un apoyo fundamental”, afirmaba en una conferencia sobre liderazgo organizada por Atresmedia. “Hay que saber manejar el éxito, no olvidar que ha costado llegar allí. Lo difícil no es llegar, es mantenerse, y tener los pies en el suelo. Lo hago siempre, no olvidándome de mis raíces”, explicaba en esa misma cita, añadiendo que un líder “no tiene por qué ser el mejor, sino el que saca lo mejor de los demás”.

Gasol es un líder indiscutible en sus equipos, un deportista que ha hecho de la victoria su modo de vivir:“La final está bien, pero hemos venido a ganar”, declaraba a la televisión segundos después de finalizar el encuentro contra Francia, en medio de la euforia generalizada. “Es una referencia. Tener un jugador de tanto nivel es un punto de fiabilidad, tanto para sus compañeros, sobre todo los menos habituales, como para el entrenador. Para mi es una tranquilidad contar con él. Su rol es que progrese en su condición física, porque es tan imprescindible en la cancha que con eso es suficiente. Que esté fresco para los momentos decisivos”. Así hablaba Sergio Scariolo, seleccionador español, de Gasol, en una entrevista a CincoDías previa al torneo. Y parece que la estrategia ha salido bien.

El próximo mes, Pau recibirá, junto a su hermano Marc, el premio Princesa de Asturias, después de haber protagonizado una foto histórica: ambos se disputaron el salto inicial del All-Star Game de la NBA. Nunca antes, dos hermanos lo habían hecho. Pero para el de Sant Boi (Barcelona), el hijo de Agustí y Marisa, solo hay algo más importante que ganar:seguir trabajando.

Normas