Los analistas ven la prima en los 200 si ganan los soberanistas
¿Descuenta el mercado la independencia de Cataluña?

¿Descuenta el mercado la independencia de Cataluña?

Dentro de una semana, Cataluña se enfrenta a unas elecciones en las que, según el último barómetro del CIS, las formaciones partidarias de una Cataluña independiente, Junts pel Sí y la CUP, rozarían la mayoría en escaños (68 y el 69), pero no en votos.

En las últimas semanas, el mercado de deuda y la renta variable han comenzado a dar muestras de nerviosismo, llevando a la prima de riesgo al entorno de los 130 puntos básicos y al interés del bono a diez años al 2%. Pese a ello, los expertos consultados coinciden en señalar que estas tensiones responden al clima de inestabilidad política que acompañará al mercado hasta las elecciones general más que a un proceso secesionista.

Prima de riesgo: los expertos ven un diferencial en los 200 puntos básicos

Uno de los activos que más ha sufrido la presión de las elecciones catalanas y la posible victoria de los soberanistas ha sido el mercado de renta fija.

Desde que a comienzos de agosto el presidente de la Generalitat, Artur Mas, convocara elecciones, la rentabilidad de la deuda española a una década así como el diferencial entre el bono español y el bund alemán no han parado de incrementarse. De esta forma, el interés del bono español con vencimiento en 2025 se sitúa en la actualidad próximo al 2%, lejos del mínimo que marcó en marzo (1,14%) –momento en el que el BCE puso en marcha su programa de compra de activos– y a cierta distancia del 1,84% que registraba a finales de julio.

Por su parte, la prima de riesgo sigue la misma tendencia alcista y en la actualidad ronda los 130 puntos básicos, 41 puntos por encima de los mínimos anuales y 11 más que hace mes y medio.

Los expertos atribuyen estos repuntes a la inestabilidad que reina en el mercado como consecuencia de la incertidumbre política y cuyo origen hay que buscarlos en las elecciones generales de finales de año y, en menor medida, en las dudas que plantea el reto soberanista. No obstante, en el corto plazo, Adrián Pernas, de DCM Asesores, considera que los últimos incrementos de la prima de riesgo “vienen a confirmar los temores del posible impago de la deuda catalana, de la que el Estado tiene el 60%, si finalmente se cumple el desafío independentista”. El experto subraya que, como ocurre con todo elemento desestabilizador, “los mercados recelan de cualquier proceso de ruptura que suponga cambiar de golpe las reglas de juego” y las dudas sobre el futuro político “están pasando factura a los bonos”, añade.

El Tesoro Público se ha visto obligado a pagar más ante el incremento de las tensiones en el mercado de renta fija

Si finalmente se confirman las encuestas que otorgan una victoria a los independentistas, Pernas así como el resto de los expertos esperan que las tensiones en el mercado de renta fija continúen su curso y que, como señalan desde DCM Asesores, se prolonguen hasta final de año, momento en el que conocerá si las generales dan lugar a un Parlamento muy fragmentado.

Juan Gómez Bada, de Avantage Capital, cree que “el impacto dependerá de las declaraciones de los vencedores. Si son moderadas no afectará demasiado, si son muy agresivas generarán incertidumbre en los mercados”.

Mientras esto llega, el triunfo de la candidatura de Junts pel Sí en compañía de CUP tendría un efecto inmediato sobre la prima de riesgo, que podría irse al entorno de 150-170 puntos básicos, y la rentabilidad del bono a diez años, que escalaría al 2,4-2,5%, según las previsiones de DCM Asesores y Javier Urones de XTB. En este mismo escenario, Victoria Torre, de Self Bank, sitúa el riesgo país en los 200 puntos básicos y el bono en el 3%. Por su parte, Gómez Bada recalca que en el futuro comportamiento de la renta fija “importa mucho qué posición tome el nuevo Gobierno catalán y hasta qué punto desafíe al Ejecutivo central”.

A la espera de conocer qué sucede el domingo 27 de septiembre, Urones resalta que en las últimas semanas el diferencial entre la deuda española e italiana se ha ampliado y ahora se exige más a España por financiarse que a Italia a pesar de que este último país cuenta con unas perspectivas económicas peores. Esto es consecuencia de la inestabilidad política.

Deuda Catalana: Cataluña paga un 2,4% por sus bonos a tres años

El ascenso experimentado en el mercado secundario de renta fija no es algo exclusivo de los bonos españoles, sino que tienen también su origen en la deuda catalana. Por ejemplo, una emisión de bono con vencimiento en junio de 2018 por importe de 1.269 millones dispone ahora de una rentabilidad del 2,4%. Desde mediados de mayo, el interés del bono en el mercado ha mantenido un ascenso sostenido que se ha visto acelerado a partir de la segunda mitad de julio, y de manera mucho más acusada desde que Mas convocase las elecciones. De esta forma, en apenas dos meses su rentabilidad ha repuntado 67 puntos básicos y se sitúa lejos del 0,43% al que cotiza la deuda española a tres años.

El mismo esquema se repite en el resto de deuda en circulación. Así, un bono con vencimiento en febrero del 2020 cuenta en la actualidad con un interés del 3,37%, frente al 2% en que cotizaba en mayo o el 1% que paga la deuda española a cinco años.

Cataluña, una de las comunidades más endeudadas tiene como principal tenedor al Estado español. Aunque realizar predicciones sobre qué es lo que podría ocurrir con la renta fija catalana en caso de que se declarase la independencia es complicado, ya que como indican desde XTB no existen precedentes de este fenómeno en España, lo más seguro, según Pernas, es que los bonos de la región –calificados por las agencias de rating como bonos basura–, incumplieran las obligaciones con sus acreedores.

La victoria de las formaciones a favor de una escisión provocaría de manera inmediata un incremento de la rentabilidad de los bonos catalanes en el mercado secundario. Pero para comprobar de primera mano los efectos, habría que esperar a las primeras emisiones de deuda.

El ruido político lastra al selectivo español que desde el lunes negro suma un 0,8% frente al avance del 2,7% del Euro Stoxx

En el caso de las últimas subastas del Tesoro Público el mercado ya ha sido testigo de incrementos de los tipos.Es decir, en las últimas colocaciones, España se ha visto abocada a pagar más como consecuencia del clima de incertidumbre.

Ibex: la Bolsa, más pendiente de China y Brasil que del 27S

Mientras en la renta fija el impacto de las elecciones en Cataluña es más fácil de cuantificar, en la renta variable existen un conjunto de factores que a día de hoy pesan mucho más sobre la mente de los inversores. Sería el caso de la decisión de la Reserva Federal de no subir los tipos de interés, la inestabilidad despertada por China ante los temores de un frenazo de su economía o la delicada situación que atraviesa Brasil, país este último al que cotizadas españolas como Santander, Telefónica o Mapfre tienen una fuerte exposición.

A pesar de ello, el escenario que nazca del 27S se convertirá en el principal escollo a batir por la Bolsa española, según Urones. Desde XTB prevén que la victoria de los independentistas añada inestabilidad al mercado bursátil ya de por sí crispado y que afecte con mayor incidencia a las cotizadas catalanas, especialmente a la banca.

Por su parte Victoria Torre añade que junto a las entidades financieras, muy sensibles a cualquier repunte en la rentabilidad del mercado secundario de deuda, estarían todas aquellas empresas altamente endeudas que ven cómo sus alternativas de refinanciación se complican, al estar obligadas a pagar más.

Aunque, según el consenso, el mercado no está poniendo en precio la independencia de Cataluña, lo que sí se puede apreciar en las últimas semanas es un peor comportamiento de la renta variable española frente a otras plazas europeas, de acuerdo a lo indicado por la Eafi Didendum. “Desde el lunes negro del pasado mes –24 en agosto, día en el que las caídas de la Bolsa china lastraron a la Bolsa mundial–, el Mib italiano se revaloriza un 5,4%, ligeramente por encima de la medida europea (el Euro Stoxx sube un 2,7%). Sin embargo, el Ibex 35 tan solo consigue sumar 0,87%”, señalan. Es decir, este comportamiento más tímido del selectivo español se debe en su mayoría al ruido político. Los expertos de la firma creen que si la coalición de partidos se hacen con la victoria “los inversores elevarían las probabilidades de una Cataluña independiente, lastrando más a la Bolsa española”. Posteriormente, si tras las negociaciones con el Ejecutivo central, el Gobierno regional inicia el proceso de independencia “la renta variable española caería aún más a corto plazo, sobre todo durante el período de transición” mientras que a medio plazo prevén un normalización, “pero siempre bajo el prisma de la pérdida gradual de los lazos comerciales entre Cataluña y España, lo que resultaría dañino para ambas economías y empresas”, concluyen. De hecho, son muchos lo que consideran inviable tanto una Cataluña fuera de España, que no contaría con el reconocimiento de Europa, como una España sin esta comunidad autónoma que aporta cerca del 20% del PIB de la economía española para sus empresas.

En el caso de que perdieran los independentistas, la incertidumbre no desaparecería del todo. El ruido seguiría acompañando a la renta variable que tiene marcado en rojo las generales.

Normas
Entra en EL PAÍS