En una reunión celebrada ayer tras la advertencia de Economía

Los bancos de ServiRed no logran pactar una sola comisión en los cajeros

Fachada de la sede del Banco de España en la plaza de Cibeles de Madrid. EFEArchivo
Fachada de la sede del Banco de España en la plaza de Cibeles de Madrid. EFE/Archivo EFE

La guerra de los cajeros se recrudece. Economía advirtió ayer de que “si no actúa el Banco de España, actuará el Ministerio de Economía” para evitar el cobro de dos comisiones por sacar dinero de los cajeros. El supervisor respondió a Guindos que el Tesoro impida por ley este doble recargo de los cajeros.

La guerra de las comisiones de los cajeros vivió ayer uno de sus más álgidos capítulos. Euro 6000 (integrado por Kutxabank, Ibercaja, Grupo Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, CajaSur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y Cecabank), junto a Bankia y Banco Sabadell anunciaron ayer su acuerdo para no cobrar un recargo a sus clientes en 17.730 cajeros de toda España. Esta alianza permite abaratar, e incluso ofrecer gratuitamente a los clientes más vinculados con la entidad (aunque esto es política de cada banco) la retirada de dinero en estos terminales.

Esta alianza pretende hacer frente a CaixaBank, BBVA y Santander, entidades que han decido cobrar dos euros a los no clientes por sacar dinero en sus cajeros a los no clientes.
Coincidiendo con la comunicación del pacto de Euro 6000, Bankia y Sabadell, uno de los más importantes realizados por la banca en los últimos años, Economía mandaba una dura advertencia a todas las entidades financieras y al Banco de España ante la imposibilidad del sector de ponerse de acuerdo para evitar la aplicación de la doble comisión en los cajeros al extraer efectivo.
“Si no actúa el Banco de España, actuará el Ministerio de Economía”, aseguraban ayer por la mañana fuentes del departamento que dirige Luis de Guindos, que no descartaba modificar la regulación del sector para evitar que los bancos cobrasen dos comisiones por un solo servicio.

“No vamos a consentir las dobles comisiones”, añadieron de forma tajante las mismas fuentes.
Horas más tarde, el Banco de España decidió contestar a Economía y, de paso, advertir a las entidades que se actuará por ley en breve si no logran ponerse de acuerdo en los cargos en cajeros.

La institución que encabeza Luis María Linde decidió lanzar la patata caliente a Economía al proponer al Tesoro que estudie la oportunidad de llevar a cabo un cambio normativo que clarifique “taxativamente”, en la legislación sobre Transparencia, la imposibilidad de cobrar dos comisiones por la retirada de efectivo de un cajero.

A finales de julio, Linde ya instó al sector financiero español a que adoptara las medidas que fueran necesarias para garantizar que, en cada operación de retirada de dinero de los cajeros, solo se cobrará una comisión, ya sea por la entidad dueña de la tarjeta o por la propietaria del cajero.

La entidades, sin embargo, no han logrado ponerse de acuerdo sobre qué comisión se debe eliminar si la del cobro en cajeros, cargo que defiende CaixaBank, BBVA y Santander, o la de intercambio que le cobra al cliente la entidad emisora de la tarjeta por su utilización en terminales de otros bancos. Las entidades de Euro 6000, Bankia y Sabadell defienden que se mantenga esta última comisión al asegurar que está regulada y firmada por el cliente en el contrato de su tarjeta.

Las posiciones están tan alejadas, según señalan varias fuentes consultadas, que al final Economía decidió ayer volver a lanzar un duro mensaje al sector para que intenten llegar a un acuerdo. Las posturas del bloque contrario al cobro en cajeros, y el que pretende que sea esta la comisión que impere volvió también ayer a escenificar su alejamiento en el consejo que celebró ServiRed, al que pertenecen CaixaBank, BBVA, Bankia y Sabadell, entre otras entidades.

En esta reunión CaixaBank, de acuerdo con BBVA, propuso que la comisión de dos euros que ahora cobra en los cajeros, y al que se unirá el lunes el banco que preside Francisco González, y Santander, se reparta entre la entidad dueña del cajero y el emisor de la tarjeta.
Sería 1,2 euros para el dueño del terminal y 0,6 euros para el emisor de la tarjeta. Ahora, según varias fuentes, CaixaBank paga 0,2 euros al banco emisor de la tarjeta, ya que ha eliminado la comisión de intercambio, para evitar el doble cargo por un mismo servicio.

Esta propuesta no llegó a convencer al resto de las entidades, que defienden la comisión de intercambio, al considerar que es la que está regulada y suscrita por el cliente.

Normas
Entra en El País para participar