Incorpora 100 millones en propuestas de las asociaciones

La promotora de la Operación Chamartín crea una mesa de diálogo con los vecinos

La promotora Distrito Castellana Norte, controlada en un 72% por BBVA, constituye una mesa de diálogo con asociaciones vecinales y de comerciantes ante un plan que debe aprobar el equipo de Manuela Carmena

Terrenos de la Operación chamartín.
Terrenos de la Operación chamartín.

La empresa Distrito Castellana Norte, promotora de la conocida como Operación Chamartín, busca apoyos entre los vecinos ante un plan urbanístico que de momento el Ayuntamiento de Madrid tiene en estudio y sin aprobar.

La empresa, seis asociaciones de vecinos mayoritarias de los barrios de Chamartín, Fuencarral y Hortaleza, y las dos organizaciones más importantes de comerciantes y empresarios autónomos de esa zona han constituido una mesa de diálogo permanente que se denominará mesa Castellana Norte, según comunicó la compañía ayer.

Incluye 100 millones en propuestas

El macroproyecto lleva aparejada una inversión de alrededor de 6.000 millones de euros para urbanizar la ampliación del Paseo de la Castellana hasta la M-40. Esta zona se encuentra actualmente degradada y rota en dos partes por la Estación de Chamartín.

Desde julio del 2014, la compañía controlada por el BBVA viene recogiendo las propuestas y alegaciones de las asociaciones, según la empresa: “La gran mayoría han sido incluidas en el plan parcial lo que supondrá más 100 millones de euros de costes añadidos a los casi 5.000 millones que se iban a invertir”.

El objetivo es proponer, discutir y dinamizar mejoras para los vecinos de los distritos colindantes a la actuación de Distrito Castellana Norte y apoyar este proyecto que pretende regenerar todo el norte de Madrid”, señaló la empresa. La primera reunión de constitución de la mesa contó con la presencia de Antonio Béjar, presidente de la compañía, controlada en 72% por BBVA y el resto por el Grupo San José.

El anterior equipo de Gobierno municipal de Ana Botella (PP) dejó sin aprobar este macroproyecto, que lleva más de 20 años pendiente, y el actual de Manuela Carmena (Ahora Madrid) está estudiando el plan urbanístico.

Este órgano consultivo tiene por finalidad aunar sugerencias y buscar iniciativas que, por un lado, beneficien a los barrios próximos a la actuación en el área, según la empresa, donde viven 550.000 personas, y por otro aportar ideas que ayuden a apoyar este proyecto que transformará toda la zona.

“Las asociaciones coincidieron en afirmar que esta actuación supone una gran oportunidad para los barrios, tanto para los nuevos carentes de dotaciones e infraestructuras que les impide la movilidad, como para los que se crearon hace muchos años porque se han quedado obsoletos”, según el comunicado de la empresa.

La mesa está compuesta inicialmente por las asociaciones de vecinos de Begoña, Colonia San Cristóbal, El Madroño, Las Tablas, Santa Ana Fuencarral y Sanchinarro. Además son miembros de la mesa las asociaciones de comerciantes de Montecarmelo-Las Tablas y Pymes Chamartín.

Normas