El consumo de joyas cae un 58% y se invierte un 37% más en educación

Qué han dejado de comprar los españoles en la crisis y qué no

El consumo per cápita entre 2007 y 2014

Joyería, muebles, ropa y calzado. Eso es lo que más han dejado de comprar los españoles durante la crisis. En concreto, las compras de joyas han caído un 58% en España entre 2007 y 2014; el consumo de mobiliario y equipamiento del hogar cayó un 37,4% en este periodo y las adquisiciones de vestuario han disminuido un 29%, según un estudio elaborado por Barclaycard en colaboración con la escuela de negocios IESE.

Durante la crisis, otras decisiones de gasto han sufrido también recortes. Es el caso del ocio, que se vio reflejado en una disminución del 23,7% de los pagos en restaurantes, bares, cines y teatros; en un 17,3%, en las compras de vuelos y hoteles y la estética y cuidado personal, que ha experimentado un descenso del 9,6% desde 2007. El consumo en alimentos y bebidas fue el que menos se recortó, dentro de los ajustes, un 2,8%.

En general, el consumo de los españoles retrocedió un 8,6% en términos generales en España, si bien no todos los tipos de compras disminuyeron durante la crisis. Así, el gasto de los hogares en educación, en el pago de suministros (agua, luz y teléfono), en sanidad y en carburantes, es ahora mayor,

En concreto, el gasto en educación fue el que más creció durante la crisis, un 37,4%, debido, entre otras cosas al aumento de las tarifas, la caída de las becas y a que "los españoles se han dado cuenta de que la formación es, individualmente, la única manera de salir de la crisis", ha asegurado José Ramón Pin, economista y profesor del IESE. Este experto ha añadido que "los españoles también han visto que tener un grado ya no es suficiente (para encontrar o mantener el empleo) así que se sacan postgrados, que son lo más caro).

Seguidamente, el consumo de los hogares en suministros ha crecido un 21,3%; en sanidad ha aumentado un 13% y en carburantes un 3%. Este aumento del gasto en gasolina y gasóleo se produjo sobre todo en los hogares con hijos, que destinan casi un 10% de su presupuesto a carburantes, el doble que los hogares donde vive un solo adulto.

Fuertes diferencias regionales

Dicho todo esto, la crisis no ha afectado por igual al consumo de todos los españoles. Este estudio ha tomado como referencia el consumo per cápita en cada comunidad autónoma y ha extraído varias conclusiones. Entre 2007 y 2014, los españoles que menos redujeron sus gastos del día a día fueron los extremeños y los aragoneses, que solo contrajeron el consumo un 0,4% y un 0,5%, respectivamente.

Mientras que, por el contrario, los ciudadanos de Baleares, Canarias y Murcia han recortado sus gastos un 16% y 15%, respectivamente. En este panorama regional se dan situaciones curiosas como que Cantabria ha sido la única comunidad donde las compras de joyería aumentaron durante la crisis, un 1%, frente a caídas del 74% en Murcia. Igualmente, los riojanos y los extremeños fueron los que menos recortaron sus salidas a restaurantes, con disminuciones del gasto del 0,2% y el 6%, rente a recortes del 37% en Baleares o del 31% en Andalucía y Murcia.

En cuanto al gasto en 2014, primer año de crecimiento económico después de la crisis, el estudio destaca cuestiones como que los catalanes fueron los que tuvieron en 2014 un mayor consumo en educación, 223 euros por cabeza, 51,5% más que el conjunto de España y cuatro veces más que los extremeños, que dedicaron a este concepto 51 euros, un 65 % menos que la media de los españoles. 

Normas
Entra en El País para participar