Los propietarios del edificio, el grupo de la familia Wicke, asumen la gestión

Silken pierde el Domine por la crisis de Urvasco

Fachada acristalada del Gran Domine
Fachada acristalada del Gran Domine

Terremoto en el sector hotelero en Bilbao. Silken pierde uno de sus establecimientos más emblemáticos, el Gran Domine, por la crisis de su accionista, el grupo Urvasco, que está en concurso de acreedores desde febrero pasado y con un pasivo de 700 millones. Los propietarios del edificio, el grupo empresarial de la familia Wicke, asumen la gestión del negocio por el impago del alquiler. Esta corporación también tiene entre sus activos el inmueble que acoge al Hotel Miró, en la misma calle de Bilbao que el Domine y hasta hace poco integrado en la cadena Único Hotels, de la que ya no forma parte.

Los 32 hoteles de Silken mantienen su actividad habitual, pese al proceso concursal de Urvasco. Los dos establecimientos insignia de la cadena, ambos con la categoría de cinco estrellas, son el Puerta América de Madrid (315 habitaciones) y el Gran Domine de Bilbao (145 habitaciones y 600 metros cuadrados de salones para eventos). Silken nunca ha sido propietario de este edificio, situado frente al Museo Guggenheim de la capital vizcaína. Explotaba las instalaciones en régimen de arrendamiento.

La crisis de Urvasco provocó el impago del alquiler. Su precio quedó estipulado en 2002, con una tarifa alta. Una tendencia común en casi todos los negocios de la etapa anterior a la crisis económica que se desató en España a partir de 2007.

El propietario del inmueble, un grupo empresarial con sede en Euskadi y controlado por la familia Wicke, ofreció la condonación de la deuda a cambio de la rescisión del contrato de arrendamiento. El acuerdo se cerró este verano. Así, el Hotel Gran Domine ha pasado a ser gestionado por los Wicke, igualmente propietarios del cercano Hotel Miró, un cuatro estrellas con medio centenar de habitaciones.

El Hotel Gran Domine ha pasado a ser gestionado por los Wicke, igualmente propietarios del cercano Hotel Miró

En la zona más turística

Los dos negocios están en la misma calle, a pocos metros del Museo Guggenheim. El Gran Domine se ubica en el número 61 de Alameda Mazarredo, y Miró, a la altura del 77 de esta vía urbana. Con respecto a este segundo hotel, también hay novedades. Hasta ahora lo gestionaba, asimismo en régimen de arrendamiento, la corporación Único Hotels, que dirige el empresario Pau Guardans. Esta cadena explota establecimientos de lujo, en concreto, dos en Madrid (The Principal y Único) y otro en Barcelona, Grand Hotel. El centro Miró de Bilbao se apartó hace unos meses del grupo Único y volvió a manos de la familia Wicke, que de esta manera dispone ahora de dos hoteles junto al Museo Guggenheim, en la zona más turística de Bilbao, por la que pasan centenares de miles de visitantes al año, con una importante presencia de turistas extranjeros.

De los otros establecimientos de la cadena Silken, nueve de ellos tienen como acreedor principal al fondo estadounidense de inversiones Blackstone. La corporación norteamericana, de compras en España y en el resto de Europa atraída por las rebajas en precios que ha generado la crisis, tiene créditos con privilegios especiales sobre esos establecimientos. Blackstone, por tanto, tiene preferencia sobre otros acreedores a la hora de un posible reparto de activos de Silken para subsanar parte de las deudas.

El grupo Sindicatura, administrador del concurso de Urvasco, siempre ha defendido que todos los establecimientos de la cadena son viables (31 operan en España y otro en Bruselas). Solo uno de estos centros está en concurso, el Hotel Diagonal de Barcelona, ubicado en la capital catalana junto a la Torre Agbar. En este caso, dos fondos buitre, Middlebury y Bank of America, son acreedores con los máximos privilegios especiales, además de titulares de la gestión del inmueble, en régimen de leasing.

 

Historia en paralelo de dos hoteles desde 2002

La trayectoria de los hoteles Gran Domine y Miró de Bilbao ha discurrido en paralelo. Además de compartir calle, ambos abrieron sus puertas en 2002, un lustro después de constatar que la capital vasca atraía a turistas de todo el mundo por el imán del Museo Guggenheim (inaugurado en octubre de 1997). La pinacoteca está a unos pocos pasos de estos establecimientos.

El primero que se puso en marcha, en 2002 y con una inversión de 19 millones del grupo Urvasco, del empresario Antón Iraculis, fue el Gran Domine, con una fiesta que todavía se recuerda en Bilbao. Para los invitados, barra libre hasta la madrugada –sin escatimar las marcas de las bebidas– y actuaciones de la soprano vasca Ainhoa Arteta y de la cantante estadounidense Diana Ross. Como maestra de ceremonias, la actriz italiana Sofía Loren. Gran Domine fue el primer hotel de autor de España, en base al diseño de Javier Mariscal.

Meses después llegó la inauguración del Hotel Miró, con un interiorismo inspirado por el modisto Antonio Miró. Bilbao y el Museo Guggenheim estaban de moda en el sector del alojamiento y hubo más aperturas de centros.

Normas