Participan 123 directivos del grupo

El plan de incentivos de OHL, tocado por la Bolsa y la ampliación

Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL.  Pablo Monge
Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL. / Pablo Monge

La alta dirección de OHL mira de reojo a la cotización y la contempla lejos de los 26,5 euros que marcaba a 31 de diciembre el precio de ejercicio del plan de incentivos 2013-2016. Hasta 123 ejecutivos, entre directores generales, directores y distintos jefes de servicio, cambiaron parte de la retribución bruta anual, con un máximo de 12.000 euros por ejercicio, por acciones de la constructora. Además, al final del plazo los beneficiarios esperan un paquete de títulos adicionales como bonus.

Al cierre de la semana la cotización marcó 12,34 euros por unidad, para una capitalización de 1.231 millones. Y la inminente ampliación de capital por 1.000 millones promete diluir el plan pactado entre empresa y dirección, dotado con poco más de dos millones de acciones (2% del capital social). Preguntada sobre posibles modificaciones en este programa de incentivos, la empresa responde que no hay nada aún sobre la mesa.

La entrega de acciones al cierre del plan trienal está previsto en marzo del próximo año y depende de que se cumplan una serie de condiciones, entre las que figura la revalorización de la acción. En cuanto a los pagos anuales en papel de OHL, la empresa se apuntó en sus gastos de personal 2,3 millones de euros en 2013 y 1,6 millones en 2014.

La empresa que preside Juan Miguel Villar Mir tiene un contrato de permuta financiera para cubrir cualquier desviación significativa de la cotización sobre el plan de acciones, pero ya se vio obligada a prorrogar su anterior plan de incentivos, que remuneraba con papel la permanencia en la empresa y siempre en base a una revalorización de OHL en Bolsa. Este era el programa 2007-2010, ampliado en tres años para compensar ante variaciones inesperadas en la evolución del grupo. Además de llevarlo hasta 2013, se cambió el valor de referencia de la acción y se sumaron casi 200.000 acciones más –hasta los 1,5 millones de títulos (1,5% del capital social)–, con el fin de evitar el efecto dilutivo de la ampliación de capital ejecutada en 2009. Este movimiento era imprevisible cuando se puso en marcha este instrumento para incentivar a quienes llevan las riendas de la empresa.

El anterior aumento de capital

OHL cerró en diciembre de 2009 con fuerte sobresuscripción una ampliación de capital por 200 millones. De esa cifra, Grupo Villar Mir inyectó 114 millones al cubrir la totalidad de sus derechos en función de su participación del 57,1%. OHL ya buscaba entonces reforzar su patrimonio y mejorar los ratios financieros. La ampliación supuso un aumento de capital del 20%.

Ahora Villar Mir se ha vuelto a dirigir a los accionistas de OHL en busca de 1.000 millones de euros. La compañía espera el visto bueno de la CNMV al folleto de la ampliación de capital, tras lo que reunirá a su consejo de administración para fijar el número de acciones nuevas a emitir. La operación ofrece el derecho de suscripción preferente a los partícipes de OHL. De momento, Juan Miguel Villar Mir se ha comprometido a mantener el 50% en OHL, desde el actual 59,5%, con lo que se abre la puerta a la venta de derechos de suscripción.

Una vez ejecutada la recapitalización y conocido el calado en acciones del aumento del capital, la empresa podrá tomar decisiones sobre el citado plan de incentivos ya en su recta final.

 

Normas