Grandes nombres para captar alumnos

Sin fichajes estrella

La escritora mexicana Elena Ponlatowska.
La escritora mexicana Elena Ponlatowska.

El Nobel de Economía Paul Krugman cambia Princeton por la Universidad de la Ciudad de Nueva York. ¿Se imagina un titular así en España? No. Aquí el mercado de fichajes millonarios se circunscribe al fútbol. No hay guerra de ofertas para mover a catedráticos de una a otra universidad como es habitual en Estados Unidos. Allí los centros pujan fuerte para hacerse con profesores capaces de atraer al mayor número posible de alumnos, y los cheques de matrícula que les acompañan.

Pero no solo invierten en profesorado, sino que también lo hacen en personalidades que mediante lecciones magistrales o conferencias complementan la formación continua del alumnado. El expresidente José María Aznar, según se publicó en la prensa hace algunos años, cobraba 35.000 euros por dar una conferencia. Daniel Romero-Abreu, presidente de Thinking Heads, una de las principales agencias de conferenciantes latinoamericanos y que, entre otros muchos políticos, científicos e intelectuales, representa a otro exjefe de Gobierno, Felipe González, niega que esas sean las cifras habituales en el circuito universitario, donde se paga en torno a un 30% o 40% menos que en el mundo empresarial. “Lo normal es cobrar a partir de 10.000 dólares (8.970 euros) y, como mucho, llegar a los 100.000 si, por ejemplo, es una gran estrella de Hollywood la que acude a un campus y congrega a 3.000 estudiantes”, asegura este conocedor del negocio, que resalta que en las universidades americanas reclaman tanto a políticos y premios Nobel como a grandes deportistas y estrellas de Hollywood.

BUENA VOLUNTAD

En España, la falta de presupuesto para este capítulo se subsana, sobre todo en el ámbito de la enseñanza pública, con el quid pro quo y la buena voluntad. El año pasado, por ejemplo, Thomas Piketty, el economista francés experto en desigualdad, recientemente fichado como asesor por Podemos, inauguró el curso de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Pompeu Fabra, mientras que en la de Comunicación Audiovisual disfrutaron de una conferencia del cineasta ruso Viktor Kossakovki. El historiador alemán Hans Belting o el escritor chino Yu Hua, así como otras figuras del ámbito docente europeo, también pisaron sus salones de actos.

“Nos parece una experiencia muy importante para los alumnos acercarles a grandes expertos y lo hacemos de distintas formas”, explican en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), centro en el que recalan desde presidentes de Gobierno que visitan la capital hasta personalidades que son nombradas doctores honoris causa, como fue el caso el curso pasado de la escritora mexicana y Premio Cervantes Elena Poniatowska o el jurista italiano Giuseppe de Vergottini. “La mejor manera de contar con la aportación de alguien de prestigio es nombrarle honoris causa. Solo cuesta el alojamiento y manutención de la jornada o jornada y media que nos acompañe”, admiten.

Los seminarios o cursos de verano son otra fórmula para presentar a gente de prestigio internacional a precio razonable. En la UCM pagan por la charla inaugural 2.000 euros -­este año corrió a cargo de la fotógrafa Cristina García Rodero-, que se reducen a la mitad en el resto de intervenciones, aunque en algunos casos los ponentes renuncian a la retribución. Joseph Pérez, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2014, quien también pronunció una conferencia en la Facultad de Filología este año, ha sido uno de los invitados estrella del verano.

En la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) defienden tanto la variedad en el perfil de visitantes como entre quienes organizan el acto: desde las propias facultades a asociaciones de alumnos. Y destacan la participación de varios Nobeles en las actividades del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO) y de los institutos de Física Teórica y de Matemáticas. Thomas Steitz, premio Nobel de Química, por ejemplo, impartió la 19º Lección Conmemorativa en honor a Severo Ochoa. Recordaron también que Antonio Cançado, magistrado de la Corte Internacional de Justicia, impartió la lección en la graduación de la 4ª promoción del Máster en Gobernanza y Derechos Humanos, mientras que Rebeca Grynspan, secretaria general iberoamericana, se encargó de la clausura de ese posgrado.

CÁTEDRA EXTRAORDINARIA

Lo que no se estila en España es la contratación o invitación de profesores estrella, ni siquiera por tiempo limitado. En la UCM creen que esa fórmula, muy utilizada en otros países, se cubre, en su caso, con las denominadas cátedras extraordinarias, ocupadas cada año por profesores de otras universidades.

¿Y en el ámbito de la enseñanza privada? Las escuelas de negocio son el segmento más consciente de la importancia de apostar por estas aportaciones. El IE, por ejemplo, contó en la presentación de su nuevo International MBA con el astronauta Michael López Alegría y con el cofundador de la web de películas y series Netfflix, Marc Randolph. En sus ciclos de conferencias han incluido comisarios europeos y algún presidente de Gobierno. Y por su Foro de Liderazgo Empresarial han desfilado desde Robert E. Rubin, exsecretario del Tesoro, y Madeleine K. Albright, exsecretaria de Estado de Estados Unidos, hasta el ex primer ministro griego Lucas Papademos.

Josep María Altarriba, deán de EAE Business School, por su parte, opina que unos vínculos sólidos entre Universidad y empresa son el marco necesario para facilitar la contratación de profesores estrella. “Estos profesionales son un referente y ofrecen valor, tanto a las universidades que los reciben, en términos de reputación; como a los propios alumnos, en términos de la visión profesionalizadora que les prestan”, asegura.

Por último, Roque Adrada, director de Business Development de Deusto Business School, destaca que “organizamos desayunos, seminarios, jornadas y talleres, donde contamos con ponentes de gran prestigio nacional e internacional para que puedan compartir en un clima distendido su conocimiento y experiencia”. Entre otros, han pasado por su sede Mark Kennedy, director de The Graduate School of Political Management (GSPM), y Joaquín Almunia, exvicepresidente de la Comisión Europea y excomisario europeo de Competencia.

 

Normas