Pymes de América Latina: baja productividad y alta informalidad

Generan la mitad de los puestos de trabajo, frente al 19% de las grandes compañías, según un informe de la OIT

Pymes de América Latina: baja productividad y alta informalidad

Las 10 millones de micro y pequeñas empresas que hay en América Latina y el Caribe resultan esenciales para la creación de empleo, pero aún tienen unas cuantas asignaturas pendientes, como son la baja productividad y una alta informalidad, según recoge un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que lleva el título de 'Pequeñas empresas, grandes brechas'.

Estas pequeñas compañías dan empleo a casi la mitad de los trabajadores (47%), lo que se traduce en 127 millones de personas en esta zona. Por su parte, las empresas medianas y grandes generan el 19% de los puestos. A esta estructura económica hay que sumarle 76 millones de personas que desempeñan sus labores por cuenta propia (28%) y el trabajo doméstico (5%), como recoge EFE.

El importante número de micro y pequeñas empresas origina "grandes brechas de trabajo decente y condiciones laborales", al tiempo que supone un obstáculo para la mejora de la productividad, señala José Manuel Salazar, director de la OIT para América Latina y el Caribe. La solución pasaría por una mejora en las condiciones de estas compañías.

Las diferencias con respecto a las grandes empresas son abismales, sobre todo en lo referente a ingresos, calidad de empleo, informalidad, productividad, grado de sindicalización y de cobertura de la seguridad social, entre otros aspectos. Hay algunas cifras que así lo avalan. En cuanto a protección social, sólo un 32% de los trabajadores de las microempresas cotizan a un seguro de salud, frente al 90% de las grandes compañías. En lo referente a los niveles de estudios, un 15% de los empleados de las microempresas cuentan con educación superior, frente el 27% en las pequeñas y algo más del 50% en las grandes.

Tal y como recoge este informe de la OIT, los principales escollos que se encuentran las micro y pequeñas empresas son la falta de financiación, el sistema tributario, la competencia, una mano de obra con una educación inadecuada y los delitos y robos. Una de las conclusiones es que eliminando estas trabas y otros obstáculos se conseguiría aumentar el tamaño de las pequeñas compañías hasta convertirlas en medianas. De esta forma se elevaría la productividad, se crearían más puestos de más calidad y se reduciría la brecha existente.

Normas