El país prevé invertir 23.000 millones en ferrocarril

Pastor ofrece construcción española para desarrollar Irán

Comparecencia de la ministra de Fomento, Ana Pastor, con el ministro de Carreteras y Desarrollo Urbano de Irán, Abbas Ahmad Akhoundi.
Comparecencia de la ministra de Fomento, Ana Pastor, con el ministro de Carreteras y Desarrollo Urbano de Irán, Abbas Ahmad Akhoundi.

La ministra española de Fomento, Ana Pastor, ha tenido acceso esta mañana en Teherán (Irán) a detalles de los planes de infraestructuras del Gobierno iraní, para los que ha ofrecido la experiencia de las constructoras españolas.

Irán planea inversiones por 23.000 millones en ampliar y mejorar su red de ferrocarriles en los seis próximos años. Otros proyectos de fuerte volumen son el de la ampliación del aeropuerto de Teherán, con 12 millones de pasajeros y previsión de superar los 26 millones en una primera fase, y construir nuevas líneas de metro de la capital.

Teherán, con 13 millones de habitantes, cuenta con un suburbano de 50 kilómetros de vía ya tendida que se pretende ampliar. En cuanto al aeropuerto, precisaría 1.000 millones de inversión para elevar su capacidad hasta los 90 milllones de pasajeros.

El país prevé invertir 1.000 millones en el aeropuerto de Teherán y ampliar la red de metro de la ciudad

Pastor, que lidera una comitiva de empresarios junto a los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, y de Industria, José Manuel Soria, ha mantenido esta mañana un encuentro con su homólogo iraní, Abbas Ahmad Akhoundi, titular de Carreteras y Desarrollo. Este último ha afirmado que Irán lanzará su plan de desarrollo en cuanto se produzca el levantamiento de las sanciones por parte de la ONU, paso previsto para finales de año. Un avance que se materializaría en el actual contexto de relaciones impulsado por el acuerdo nuclear que Irán ha alcanzado con Estados Unidos, la UE y las potencias del Consejo de Seguridad de la ONU.

El AVE de Arabia Saudí, entre La Meca y Medina, que ejecuta un consorcio de empresas españolas y que operará Renfe, ha vuelto a ser carta de presentación, al igual que la participación en el AVE de California y la intención de constructoras españolas de participar en desarrollos ferroviarios en países como México, Reino Unido y Noruego. De hecho, ya hay sello español en el emblemático proyecto Crossrail, la línea subterránea que cruzará Londres.

Como punta de lanza del sector se coloca de nuevo a la ingeniería pública Ineco, la cual cuenta ya con presencia en Irán y estudia en estos momentos la viabilidad de una línea de alta velocidad en Egipto.

Desde el lado iraní se ha sondeado la disponibildad española a que las aerolíneas del país del Golfo puedan establecer vuelos directos hacia Madrid y Barcelona. Al respecto, la ministra de Fomento se ha mostrado dispuesta a renovar el convenio de transporte aéreo, que data de 1996.

Normas