Suspende el dividendo y prevé recortar 9.000 millones de deuda

Glencore acomete un plan de urgencia por la caída de precios en las materias primas

Oficinas de Glencore en Suiza.
Oficinas de Glencore en Suiza.

En medio de la ralentización de la economía china que afecta notablemente al precio de las materias primas, el gigante de este sector, Glencore, anunció ayer una ampliación de capital, la suspensión de la distribución de dividendos y la venta de activos, con el objetivo de reducir su deuda, que en el primer semestre se situó en unos 26.150 millones de euros. Con esta operación, la compañía, que comercializa y produce materias primas en todo el mundo, pretende recortar su pasivo en unos 9.000 millones de euros, es decir, una tercera parte.

Lastrada como otras empresas del mismo sector por unos precios de las materias primas que, según Bloomberg, cayeron casi un 30% en los últimos 12 meses, Glencore ampliará el capital en 2.215 millones de euros. Los bancos Morgan Stanley y Citi suscribirán el 78% de las nuevas acciones, mientras varios miembros del consejo de administración –entre ellos, el consejero delegado, Ivan Glasenberg, y el director financiero, Steven Kalmin– se quedarán con el restante 22%.

Asimismo, la multinacional con sede en Suiza decidió suspender lo que queda pendiente del dividendo de 2015 y lo que prevé repartir en 2016, unos 1.415 millones de euros y unos 7.075 millones de euros, respectivamente. La venta de activos por 1.770 millones de euros y el recorte de 1.300 millones de euros de capital circulante completan el conjunto de medidas que adoptó la compañía.

Bocanada de oxígeno

Las medidas urgentes anunciadas ayer por Glencore dieron alas en las Bolsas europeas a un sector, el de materias primas, muy penalizado en los últimos meses.

El valor del líder mundial en producción y compraventa de materias primas se revalorizó un 7,02%, lo que empujó al alza también los demás valores del subíndice del Stoxx 600 correspondiente y la misma Bolsa de Londres, que repuntó un 0,52%.

La minera Antofagasta fue la compañía con mejor desempeño, al registrar una subida del 7,53%, seguida por Glencore. Anglo American cerró con un avance del 1,38%, Fresnillo subió un 1,09% y BHP Billiton marcó un ascenso del 1,28%. Por su parte, ArcelorMittal subió un 0,28%.

El subíndice del Stoxx 600 de materias primas se revalorizó ayer un 1,67%. Un dato positivo que, sin embargo, no pudo invertir una tendencia bajista a largo plazo. La caída de este indicador llegó al 31,22% en los últimos 12 meses.

“Las medidas no afectan a nuestras actividades estratégicas ni al valor general de la franquicia y han sido diseñadas para acelerar sensiblemente el desapalancamiento de nuestro balance, maximizar nuestra futura generación de flujo de caja en el actual entorno de debilidad de los precios de las materias primas y mejorar nuestros parámetros de crédito en caso de un periodo más prolongado de precios débiles”, subrayaron ayer Glasenberg y Kalmin. El valor reaccionó en la Bolsa con un ascenso del 7,02%.

En el último año, las acciones de la compañía, que en septiembre de 2014 cotizaban a 355 peniques en la Bolsa de Londres, bajaron hasta los 123 peniques, nivel al que cerró el viernes pasado, lo que supone una caída del 65% en tan solo 12 meses. Una tendencia bajista que se acentuó a partir del mes de mayo de este año.

Desde su fusión en 2013 con Xstrata, por aquel entonces primer exportador de carbón y cuarto productor de cobre, Glencore se considera el líder mundial de la producción y distribución de materias primas. A su vez, Xstrata había adquirido en 2001 Asturiana de Zinc, lo que le había permitido ampliar su diversificación y conquistar el liderazgo en el sector del zinc.

La salida a Bolsa que Glencore protagonizó en 2012 destacó no solo por la dimensión de la colocación, la mayor en el mercado londinense hasta aquel entonces, sino también porque hizo salir a la luz la presencia de un directivo español, Daniel Maté, cuya existencia se desconocía. Al controlar un 6% de la compañía, y gracias a esta operación, aquel año Maté pasó a ser declarado por Forbes cuarta mayor fortuna de España, por encima de Juan Roig, Florentino Pérez o Emilio Botín. Sin embargo, no fue el único directivo que salió beneficiado de aquel estreno.

Glencore fue fundada en 1974 por el multimillonario de Marc Rich, cuyo verdadero nombre era Marcell David Reich. Fue acusado en Estados Unidos de varios delitos financieros, entre ellos evasión fiscal y comercio ilegal con Irán. Rich, sin embargo, no fue juzgado nunca, porque en 2001 el presidente Bill Clinton le concedió el indulto, coincidiendo esta decisión con el último día de su mandato en la Casa Blanca. El empresario vendió Glencore a sus directivos en 1994.

Normas