La ratio a junio, en 1,8 veces, frente al máximo de 2,5

Abengoa, con margen frente a la exigencia de endeudamiento de la banca

Santiago Seage, consejero delegado de Abengoa.
Santiago Seage, consejero delegado de Abengoa.

Abengoa tiene a junio de 2015 la ratio de deuda ligeramente por encima de su objetivo de principio de año. La ratio de apalancamiento de la deuda sin recurso en proceso y corporativa neta de la compañía a junio de 2015 respecto al ebitda fue de 4,7 veces, frente al objetivo establecido en el 4,5. Si bien con las desinversiones posteriores la dejó en 4,3 veces.

Fe de errores

En la edición impresa aparece que esta ratio es exigida por la banca, cuando es un objetivo interno de Abengoa. Abengoa  tiene establecido ante las entidades financieras el cumplimiento de de un ratio financiero de endeudamiento (deuda financiera neta entre ebitda corporativo) de 2,5 veces a partir del 31 de diciembre de 2014. A 30 de junio de 2015 la ratio finaciera de endeudamiento era de 1,8 veces.

Bloomberg, por su parte, se hizo eco ayer de informaciones de la firma de investigación sobre créditos Covenant Review, que señala que los tenedores de la deuda sénior de Abengoa están estudiando las cláusulas de esta con la intención de prevenir posibles sacudidas adicionales. Esta firma señala que la compañía sevillana podría utilizar fórmulas inusuales que podrían subordinar esa deuda si se da el caso de que la ampliación de capital fallase. Ocho bonistas de Abengoa habrían solicitado analizar la documentación durante la pasada semana, a diferencia de lo ocurrido en julio, donde solo uno mostró interés, dijo Sabrina Fox, responsable de investigación europea de la firma.

Los términos de la deuda permiten a Abengoa hacer uso de activos corporativos para asegurar financiación de proyectos a corto plazo, según Covenant Review y DebtXplained. Los tenedores de deuda “han estado analizando con más detalle la complicada estructura de la deuda de Abengoa, tras el sobresalto de las reclasificaciones que tuvieron lugar en noviembre”.

Fox afirmó que los covenants (cláusulas) de Abengoa “no son de tipo estándar, ni tampoco intuitivos”. La analista señala que “esta empresa ha sorprendido a los inversores en el pasado, y el objetivo es que no se produzcan nuevas sorpresas”. La posibilidad de asegurar financiación sin recurso con activos corporativos es un “resquicio” que permite a Abengoa gestionar necesidades de financiación a cargo de los inversores con bonos de alto rendimiento, aseguró la responsable de Covenant Review. La voluntad de la compañía de usar esas fórmulas puede depender de si la ampliación despeja las preocupaciones sobre el flujo de caja.

Abengoa clasifica deuda puente para proyectos a corto plazo como “deuda sin recurso en proceso”, aunque está asegurada por la matriz del grupo. Según recoge Bloomberg, cuando la compañía finaliza sus proyectos, refinancia los préstamos con deuda a largo plazo, la cual no está garantizada por la compañía. “No está del todo claro por qué Abengoa ha incluido esta flexibilidad”, dijo Temitope Adesanya, analista legal de DebtXplained. “Es un rasgo agresivo y supone una debilidad significativa para los covenants”, añadió.

La compañía modificó el 23 de julio las garantías de los bonos convertibles y los alineó con la deuda sénior. Esta decisión –que, según su consejero delegado, Santiago Seage, fue tomada con el objetivo de frenar la especulación– añadió confusión sobre sus sistemas de contabilidad. Ya en noviembre, Abengoa reclasificó bonos corporativos como deuda sin recurso en proceso para la financiación de proyectos. Fox declaró que los inversores están preocupados por los covenants de la deuda de

Abengoa: “El uso de activos corporativos para asegurar deuda a corto plazo podría poner a prueba los límites de la protección a la deuda sénior”. Fuentes financieras explican que entre los inversores hay mucha incertidumbre acerca de la ampliación, sobre la que no se dan detalles. Y sugieren que, probablemente, la firma está teniendo dificultad en cerrar acuerdos con la banca.

En declaraciones a Bloomberg, Abengoa asegura que sus bonos y sus créditos sindicados incluyen las cláusulas estándar para proteger a los bonistas. Estas cláusulas incluyen por ejemplo limitaciones en la concesión de garantías sobre activos de la empresa por encima de un determinado umbral.

Sin Merrill Lynch

Fuentes financieras añaden que Bank of America Merrill Lynch ni está ni se le espera en la  ampliación. Es una operación muy delicada, para la que Abengoa necesita el máximo éxito. La ampliación de capital con la que la empresa pretende levantar 650 millones fue anunciada el pasado 3 de agosto y se han conocido pocos detalles sobre ella.

Las mismas fuentes señalan que el mercado está asustado por factores como, por ejemplo, por las dudas que supone el precio actual de los activos que Abengoa tiene en Brasil o por el hecho de que la andaluza nunca ha generado flujo libre de caja. De momento, ha rebajado su previsión para 2015 a entre 600 y 800 millones, frente a los 1.400 previstos inicialmente.

 

 

Normas