Apollo está a punto de sellar la compra a Fortress de Lico Leasing

La venta de Novo Banco da paso a otras entidades en España

Dos trabajadores cambian el nombre y carteles del Banco Espírito Santo tras la transformación en Novo Banco, en una oficina de Lisboa (Portugal). EFEArchivo
Dos trabajadores cambian el nombre y carteles del Banco Espírito Santo tras la transformación en Novo Banco, en una oficina de Lisboa (Portugal). EFE/Archivo EFE

Anoche finalizó el plazo para cerrar las negociaciones con el candidato final a la compra del Novo Banco. La aseguradora china Anbang es la candidata, pero tras la crisis del yuan, el Gobierno portugués decidió tener a Apollo como ‘plan B’. La venta al grupo chino le permitiría tener 35 oficinas en España o reforzar la presencia de Apollo.

El plazo anunciado por el Banco de Portugal para cerrar las negociaciones con el candidato final a la compra de Novo Banco terminó anoche. Ha transcurrido más de un año desde la creación de la entidad tras la intervención del Grupo Espírito Santo. El Banco de Portugal comenzó el 19 de agosto las conversaciones en exclusiva con el aspirante, cuya identidad no se hizo pública oficialmente, aunque todas las fuentes aseguran que es la aseguradora china Anbang. Entonces ya anunció que acabarían a finales de mes.

Anbang habría superado a la estadounidense Apollo y a la también china Fosun en la última fase del concurso para vender la firma, en el que también se presentaron inicialmente Santander y CaixaBank, pero fueron eliminadas en las ofertas no vinculantes.

Novo Banco es propiedad de un Fondo de Resolución en el que participan –de forma proporcional– todos los bancos lusos, y su capitalización supuso un coste de 4.900 millones de euros. De ellos, 3.900 millones procedieron de un crédito público concedido por el Estado que tendrá que ser devuelto íntegramente antes de agosto de 2016.

La oferta de Anbang parece que es la que más se acercaba a los 4.900 millones de euros, cifra con la que se evitaría que los grupos portugueses asuman las pérdidas.

Varias fuentes apuntan, no obstante, que la crisis de la divisa china sufrida durante este verano ha influido negativamente en la oferta de la aseguradora asiática, al tener que mejorar el precio comunicado en yuan ante la caída de esta moneda frente al euro. De ahí que afirmen que durante los últimos días el Banco de Portugal se planteara un plan B para no tener que retrasar la venta de Novo Banco. De esta forma, el banco central luso recuperó las ofertas del otro grupo chino Fosun, y sobre todo, la presentada por el fondo estadounidense Apollo.

Estas mismas fuentes señalan que Apollo tendría como objetivo final proponer la fusión de Novo Banco y el también luso BPI, una vez que La Caixa, con el 44% de su capital, está dispuesta a desprenderse de esta participación ya que fracasó su proyecto de lanzar una opa para hacerse con el 100% del capital de su aún filial portuguesa.

Sea quien sea finalmente el ganador de esta subasta, la operación tendrá una clara repercusión en el sector financiero español. Novo Banco cuenta con 35 oficinas en España en los que trabajan 475 empleados. Si al final es la aseguradora china Anbang la firma que se hace con el grupo luso lograría así poner un pie en el mercado español, donde la presencia de la banca china es casi testimonial. Eso sí, está presente el mayor banco del mundo, el chino ICBC.

Apollo, sin embargo, ya cuenta con presencia en España, con lo que en el hipotético caso de llevarse Novo Banco no solo lograría hacer banca en Portugal, sino que se reforzaría en España, donde tiene varias patas del negocio financiero.

Cuenta con Evo Banco, una pequeña entidad que opera sobre todo por teléfono o internet. También tiene una plataforma inmobiliaria, Altamira, adquirida a Banco Santander. Además, tiene otras plataformas de crédito al consumo y de recobro, y ahora está a punto de sellar la compra de Lico Leasing después de que Fortress, que la adquirió en 2013, decidiera ponerla en venta tras de llevar a cabo un importante ERE, explican fuentes de Lico Leasing.

El escollo es que ni al Banco de España, ni a Economía, ni al sector les gusta demasiado la presencia de fondos de inversión o de bancos chicos haciendo banca en el país.

Normas