Tribuna

Cinco ciudades punteras en ‘fintech’

El crecimiento del fintech ya no deja lugar a dudas y la inversión en este sector es cada vez mayor. Ciudades como Nueva York, Londres, Silicon Valley o Hong Kong son obviamente pioneras en este, como en tantos otros sectores, así como el epicentro de la explosión de la inversión en este ámbito. Sin embargo, sorprendentemente nuevas ciudades están despuntando y haciéndose un hueco en fintech (viene de la contracción de las palabras inglesas finance y technology), diversificando el mercado, aportando novedades de la mano de los últimos avances tecnológicos, y liderando la innovación en la industria financiera.

Madrid-Barcelona, una unión que se forma. España es uno de los principales países en el uso de smartphones y comercio móvil. Con empresas especializadas en fintech nacionales como Kantox, PeerTransfer o Coinffeine, este mercado está cobrando relevancia y está obteniendo récords mundiales.

El binomio Madrid-Barcelona se hace fuerte, por tanto, en el sector fintech. Hace pocos meses varias empresas fintech se unieron para formar la asociación de tecnología financiera española, con el objetivo de influir en las autoridades para mejorar las condiciones de las startup de fintech. A nivel mundial, los bancos tradicionales han tardado en subirse al carro del fintech, sin embargo, algunos bancos españoles han sido pioneros como por ejemplo, BBVA, que fue la primera institución financiera en aventurarse en el fintech, o el caso del Banco Santander que el pasado año estableció un fondo de 100 millones de dólares para invertir en startups fintech.

También está el caso de Berlín. Según un estudio elaborado por el Fintech Forum; Austria, Alemania y Suiza, atrajeron la segunda mayor inversión de financiación en Europa detrás de Reino Unido, con alrededor de unos 300 millones de dólares en 2014. Berlín, conocida como una de las capitales para startups y denominada en muchas ocasiones como Silicon Allee, ha perfeccionado la tecnología en las compañías fintech.

Rocket Internet, la única incubadora del mundo que cotiza en bolsa, o la fintech FinLeap, tienen sus oficinas centrales situadas en Berlín y son solo dos ejemplos de la capacidad que tiene esta ciudad. Alemania tiene un historial financiero burocrático y convencional que ofrece a las compañías fintech grandes oportunidades y tomar ventaja respecto a los bancos más tradicionales y lentos.

En los países bajo también se hacen un hueco. El fintech ocupa la mayor parte del ecosistema startup de Ámsterdam, habiendo duplicado la cantidad invertida en otros sectores. Con ayuda e iniciativas del Gobierno, las startup tienen un apoyo único para empezar con fuerza. Holanda tiene una estructura financiera muy avanzada y, según la Comisión Europea, el ratio de emprendimiento holandés es un 6% superior al de la media europea. Ámsterdam es también el hogar del unicornio fintech Adyen, valorado en 1,5 millones de euros.

Lo mismo sucede en Oceanía. Australia ha empezado a desarrollar el sector fintech de manera reciente. Sydney ha sido la primera ciudad en hacerlo, según un estudio de KPMG (red global de firmas de servicios profesionales que ofrece servicios de auditoría, fiscales y de asesoramiento financiero). Gracias a su industria creativa, digital y profesional, esta ciudad está perfectamente equipada para el crecimiento del fintech. La firma de servicios de auditoría PwC afirma que en 2033 el sector contribuirá en 81 billones de dólares o en un 4% al PIB nacional en la economía australiana.

El Gobierno de Singapur es un gran caso de éxito en innovación financiera. Este mes de julio, la autoridad financiera del país invirtió 166 millones de dólares para desarrollar el sistema de fintech en los próximos cinco años. Este gobierno no solamente hará esta inversión; se ha propuesto impulsar de manera definitiva el fintech en la capital y también han creado un programa de aceleradoras de fintech. Estos acontecimientos se desarrollan en medio de un Asia, en su mayoría no bancarizado, lo que abre enormes oportunidades para las startupfintech. Con esta revolución, se puede predecir que la mayor parte de los consumidores asiáticos salten de manera rápida de las tarjetas de crédito y cajeros al fintech.

Toby Triebel es CEO y cofundador de Spotcap.

Normas