Impulsado por el mayor número de viajes en temporada turística

El consumo de carburantes crece un 5,8% y vuelve a niveles de 2011

Un usuario repostando carburante en una gasolinera.
Un usuario repostando carburante en una gasolinera.

El mayor número de viajes realizados durante el primer mes de la temporada alta veraniega puede ser la principal causa que ha llevado las ventas de carburantes de automoción (gasolina y gasóleo) a recuperar en julios niveles que no se veían desde 2011. En concreto, el consumo ascendió a 2,5 millones de toneladas, de las que 2,05 millones correpondieron a gasóleo y 0,45 a gasolina, con un incremento del 5,8%. En el acumulado del año (enero-julio), las ventas han crecido un 3,8%, con un alza del 4,5% para el gasóleo (más del 80% de los vehículos del parque automovilístico utiliza este combustible) y del 0,9% para la gasolina, según el avance de datos hecho público esta mañana por la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petroliferos (Cores), sociedad de derecho público tutelada por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Unos datos que pueden verse mejorados sustancialmente en agosto, en el que el número de viajes es mayor que en julio y en el que además se produjo una caída pronunciada del precio de venta al público, lo que sin duda estimula el consumo. En agosto, el precio de la gasolina de 95 octanos pasó de 1,30 a 1,23 euros por litro (un 5,4% menos), mientras que el de gasóleo descendió de 1,137 a 1,086 euros por litro (un 4,5% menos), lo que provocará seguramente un repunte de las ventas. A ello también se sumará el hecho de que toda la rebaja que ha sufrido el barril de Brent, de referencia en Europa, no se ha trasladado directamente a los surtidores, con lo que el descenso de precio puede ser mayor todavía e impulsar con más fuerza el consumo.

Normas