Entra en recesión y suma un nuevo factor de tensión bursátil

El frenazo de Brasil alimenta la inquietud de mercado por la salude de la economía global

Brasil ha entrado oficialmente en recesión técnica, encadenando dos trimestres de descenso del PIB, lo que se suma a las dudas de los inversores por China y la Fed.

Imagen del puerto de Río de Janeiro, en Brasil.
Imagen del puerto de Río de Janeiro, en Brasil. EFE

La economía brasileña ha entrado oficialmente en recesión técnica después de que el Producto Interior Bruto (PIB) del país haya registrado una contracción del 1,9% en el segundo trimestre, con lo que encadena dos trimestres consecutivos a la baja tras el retroceso del 0,7% en los tres primeros meses del año, según ha informado Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

De este modo, el deterioro de la economia de Brasil resulta ser incluso mayor de lo previsto inicialmente, puesto que la anterior estimación del PIB barsileño en el primer trimestre señalaba una contracción de sólo dos décimas.

Por sectores, la industria de Brasil registró en el segundo trimestre una contracción del 4,3%, mientras el sector agrícola retrocedió un 2,7% y el de servicios un 0,7%.

En comparación con el segundo trimestre del año pasado, la economía brasileña experimentó un retroceso del 2,6%, frente a la caída del 1,6% de los tres primeros meses, elevando a cinco los trimstres consecutivos en los que el PIB de Brasil ha bajado en términos interanuales.

El deterioro de la trayectoria económica del país sudamericano ha tenido reflejo en un empeoramiento de las perspectivas de crecimiento para el país por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), que el pasado mes de julio recortó en medio punto porcentual su previsión para Brasil, hasta una caída del 1,5% en 2015, mientras que el año próximo subiría un 0,7%, tres décimas por debajo del pronóstico de abril.

Efecto en los mercados

Aunque la entrada en recesión era ya esperada, habrá que esperar a la apertura de los mercados el lunes para comprobar cómo digieren las Bolsas la certidumbre de este nuevo frenazo económico por parte de un país emergente.

Un foco de tensión especialmente marcado en las últimas semanas, ante la debilidad demostrada por china y el nerviosismo que desata entre los mercados emergentes el incremento de los tipos de interés que tiene previsto la Fed en los próximos meses.

La conjunción de estos temores unida a la baja negociación de agosto costó a las Bolsas cuantiosas caídas el lunes pasado, cuando el Ibex llegó a dejarse más del 5% en su peor jornada desde el verano de 2012, cuando España se arriesgaba a ser rescatada.

Normas
Entra en El País para participar