Fondos: La opinión del experto

Gestores activos y flexibles: la prueba del algodón

La experta Marta Campello recomienda fondos independientes para superar la volátilidad

Abante recuerda que el fondo Belgravia Beta ganó 13,2% al cierre del histérico lunes 24

Gestores activos y flexibles: la prueba del algodón
EFE

"¿Es que ningún verano vamos a poder irnos tranquilos de vacaciones?”, nos preguntaba un inversor recién llegado de la playa. La verdad es que los mercados bajan en verano y también suben, depende del año, pero es innegable que la asociación de ideas entre mercados turbulentos y verano este año está plenamente justificada.

Cuando nos planteamos invertir, hemos de partir de la reflexión de qué rentabilidad aspiramos a conseguir y cuál es nuestro presupuesto de riesgo. No hay rentabilidad sin riesgo, eso está claro. Pero, ¿se puede conseguir batir al mercado con menos riesgo? En este sentido, hay gestores que tienen una propuesta de valor muy atractiva: ser capaces de obtener la misma rentabilidad que la Bolsa, pero con menor volatilidad. Para ello, estos gestores gozan de una gran flexibilidad a la hora de invertir. Son capaces de modular el nivel de exposición de su cartera dependiendo de cómo vean los mercados y de lo atractivas o no que vean las oportunidades de inversión. Es a gestores como éstos a los que les pedimos que estén dentro cuando el mercado tira, pero que se bajen del carro cuando las cosas se ponen feas.

¿Y es esto posible? Sí, pero para poder hacerlo hay que tener ciertos mimbres, como la dedicación, la independencia, la experiencia y algo más, la vocación de gestionar. El año 2015, con su verano incluido, está sirviendo como “prueba del algodón” (otra más) para estos llamados gestores flexibles.

Uno de los que pasa esta prueba es un fondo que lleva 13 años en nuestras carteras y en este mes de agosto nos está demostrando que está en plena forma. Se trata de Belgravia Beta y su gestor es Carlos Cerezo.

Cerezo tiene más de 25 años de experiencia en el mercado de renta variable europea y la historia de Belgravia se remonta a 1999. Mucho ha llovido desde entonces y, tras atravesar dos severas crisis de los mercados y unas cuantas turbulencias adicionales, nos ha demostrado que la gestión activa tiene valor cuando los que gestionan se dedican precisa y solamente a gestionar.

“No es ni value, ni growth, ni momentum... sino una mezcla de todos ellos y mucho sentido común”

El fondo tiene una estrategia fácil de comprender. El gestor selecciona compañías europeas que le resulten atractivas por fundamentales, sin encasillarse en un estilo concreto. No es ni value, ni growth, ni momentum… sino una mezcla de todos ellos y mucho sentido común. Para él, una correcta selección de valores es lo fundamental y ser ágil en el stock picking es primordial.

El fondo tiene el objetivo de “obtener rentabilidad positiva con un ratio de Sharpe superior a la del Stoxx 600 y una volatilidad inferior a la de dicho índice”. Y esto han de lograrlo en el conjunto de ciclos alcistas y bajistas. En consecuencia, puede variar libremente el nivel de inversión en renta variable, desde el 0% hasta el 100%. El capital no invertido en renta variable se mantiene en liquidez. Su inversión media histórica en bolsa se sitúa en el 50%, pero la realidad es que es tan flexible, que es capaz de subir y bajar el peso en bolsa en varias ocasiones en periodos de tan sólo un mes. Por lo tanto, y aunque su materia prima son las acciones, la rentabilidad obtenida no viene solamente por la beta. Para Cerezo, lo más importante es la generación de alpha que le permita cumplir con sus objetivos sin incurrir en un riesgo de mercado muy elevado. A lo largo de su historia han demostrado que son capaces de hacerlo: desde inicio, el alpha generada por el fondo es superior al 9% anual.

El comportamiento en 2015 de Belgravia está siendo espectacular: sube un +13,24% a cierre del histérico lunes 24 de agosto, con su índice marcando números rojos y la mayoría de sus competidores perdiendo toda la rentabilidad del año en unos pocos días. Y este resultado sigue al de 2014 (+13,20%), al de 2013 (+19,39%), al de 2012 (+10,08%)… además, fue uno de los pocos fondos que supo esquivar dignamente el año 2008 (cerró con una caída del 12% frente al 43% que se dejó el Stoxx 600) y supo aprovechar las oportunidades en 2009 (+15,57%) y 2010 (+12,54%). Su peor año fue el 2011, cuando cerró con una pérdida del 16%, un 5% más abajo que su índice de referencia.

Es en momentos de volatilidad y turbulencias donde realmente se aprecia el valor de la gestión de Belgravia Beta. Como ellos dicen, el stock picking añade rentabilidad en épocas alcistas, siendo capaces de capturar aproximadamente dos tercios de la subida de la bolsa, pero lo que es más potente es su efecto amortiguador, ya que, en épocas bajistas, limita a una cuarta parte las pérdidas

Desde inicio, la rentabilidad anualizada de Belgravia Beta es del 9,74% (frente al 1,73% de su índice, con datos a julio), y lo ha obtenido, además, con una volatilidad histórica inferior a la de la Bolsa (10,2% versus 15,7% anualizado). Para todos aquellos que se preguntan cómo saber cuándo (y cuánto!) hay que estar en Bolsa, tenemos ejemplos como el de Belgravia Beta que nos recuerdan eso de que “el algodón no engaña” y ponen en valor la gestión activa.

Marta Campello
Fund Manager de Abante Asesores Gestión.

Normas