La medida afectaría a tres centros

Telefónica Deutschland estudia segregar parte de su área de ‘call center’

Sede de Telefónica Deutchsland en Munich.
Sede de Telefónica Deutchsland en Munich.

Nuevos movimientos en Telefónica Deutschland. La compañía estudia segregar buena parte de sus actividades de call center. La medida se extendería a los centros de atención al cliente que la compañía tiene en las ciudades de Hamburgo, Bremen y Nuremberg, que cuentan con una plantilla cercana a 2.100 empleados, según publicaron ayer distintos periódicos germanos.

Los centros más grandes son los de Hamburgo y Nuremberg con 900 y 1.000 trabajadores, respectivamente, mientras que el de Bremen cuenta con 200 personas. Estas actividades pasarían a incorporarse a una compañía independiente.

La compañía cree que las necesidades de personal en los servicios de atención al cliente disminuirán progresivamente en la medida en que la digitalización vaya en aumento, con herramientas tecnológicas especializadas.

En este caso, la operadora busca animar a los clientes a que renueven o cancelen sus contratos, o bien lleven a cabo otras gestiones personales relacionadas con los servicios contratados, a través de internet.

En su estrategia de transición comercial tras cerrar la compra de E-Plus en otoño del pasado año, uno de los pilares fundamentales es la digitalización de las estructuras y de los procesos.

No sería el primer movimiento que realiza Telefónica en este ámbito en sus divisiones europeas. En mayo de 2013, su filial O2 alcanzó un acuerdo con la compañía británica Capita para externalizar la mayor parte de sus actividades de atención al cliente en el país.

En este caso, la transmisión de esos activos significaba la puesta en marcha de una de las mayores operaciones de externalización realizadas hasta ese momento por el grupo Telefónica en todo el mundo, puesto que afectaba a cerca de 3.600 empleados de sus call centers, situados en las ciudades de Glasgow, Leeds, Bury y Warrington.

En cualquier caso, no es la única medida que tiene en marcha Telefónica Deutschland. La operadora aprobó un plan para reducir su plantilla en cerca de 1.600 empleados (en torno al 18% de su plantilla, que rondaba entonces los 9.100 trabajadores), tras cerrar la adquisición de E-Plus, la antigua filial en el país teutón de la teleco holandesa KPN.

La intención de Telefónica Deutschland con este ajuste, acordado con los sindicatos, pasa por eliminar redundancias y reducir las estructuras tras la integración de ambas compañías. Dentro del proceso, el objetivo de la operadora es completar en torno al 50% del programa de ajuste al término de 2015.

En este sentido, la compañía también prevé reducir un tercio el número total de tiendas al quinto año de la integración con E-Plus (la operadora tiene en torno a 1.750 establecimientos por todo el país). Dentro de esta estrategia, Telefónica Deutschland alcanzó este año un acuerdo con Drillisch Group para la venta de cerca de 300 tiendas, de las que 102 eran en propiedad y el resto en régimen de franquicia.

Normas