Carlos Andrés, director de inversiones de March AM

“El ruido político en España traerá opciones de compra”

“No vemos cambios sustanciales en nuestra cartera por China”

Carlos Andrés, director de inversiones de March AM
Carlos Andrés, director de inversiones de March AM

Las turbulencias que al inicio del verano causó Grecia en el mercado y la agitación que en el mes de agosto está ocasionando China no disuaden a la gestora de Banca March de su apuesta por la renta variable. Su director de análisis confía en la recuperación de la Bolsa española y señala que, incluso para un perfil conservador, hay que hacer hueco en cartera a la renta variable. El ruido político por las elecciones generales y catalanas se hará notar, pero, en su opinión, no será determinante. Su activo favorito sigue siendo, como ya lo era a principios de año, la Bolsa europea.

¿Qué potencial tiene ahora la Bolsa española? ¿Va a seguir rezagada respecto a otros parqués europeos?

En 2012 cambiamos a positiva nuestra visión de la Bolsa española y la seguimos manteniendo. En poco tiempo hemos pasado de país maldito para la inversión a ser ejemplo de reformas y mejoría económica; sí pensamos, por tanto, que la Bolsa lo puede hacer bien. Quizá a corto plazo el mercado sufra más por el tema político, en general a los inversores las elecciones les gustan poco. Cualquier tema político influye y hay que tenerlo en cuenta, pero no es determinante.

¿Qué están descontando los inversores respecto a Cataluña? ¿Se teme por la independencia?

El mercado no está descontando ningún tipo de evento con mayúsculas. Lo vemos si acaso en la cotización de los bonos de la Generalitat catalana, pero en ningún caso se prevé un escenario muy drástico. El ruido político no tiene por qué ser especialmente negativo. Hay un aspecto positivo, y es que puede ser una oportunidad de compra.

 ¿El Ibex es mucho más vulnerable que otros mercados europeos por su exposición a América Latina?

El selectivo español se ha quedado rezagado frente a Europa, pero no tiene por qué ser así de ahora en adelante. Ya está reflejado bastante en precio. El problema es que en el Ibex tiene un peso muy fuerte el sector financiero, que tiene una situación muy complicada, como en el resto de Europa. Con unos tipos de interés tan sumamente bajos, la cuenta de resultados de los bancos sufre.

¿España está definitivamente protegida frente a lo que suceda en Grecia o se ha subestimado la idea del contagio?

No es que se haya subestimado. Todos íbamos aprendiendo sobre la marcha. Yo no había tenido antes noticia de la posibilidad que planteó Alemania de una salida temporal de Grecia del euro. El impacto de lo sucedido fue muy limitado. Íbamos viendo que había más salidas que una ruptura desordenada del euro y que además había mucha liquidez en Europa. El papel del BCEha sido importantísimo en esta crisis.

¿Qué próximo movimiento esperan de la Reserva Federal?

La subida de tipos será más hacia finales de año que en septiembre. Si nos fijamos en la situación macroeconómica, la inflación sigue siendo muy baja, lo que podría retrasar el alza de tipos. Ese movimiento está siendo tremendamente telegrafiado, de modo que el día que suban va a estar ya muy descontado. Creo que el aspecto importante es que la Fed suele ser agresiva al subir los tipos, puede elevarlos 25 puntos básicos, 50 o incluso un punto en una sola reunión. Va a ser más importante el ritmo de subida que la propia subida.

¿Y China? ¿Qué alcance va a tener la depreciación de su divisa? 

En nuestra opinión, el proceso de devaluación del yuan responde a la necesidad de las autoridades de estimular la economía, esta vez fomentando las exportaciones. Es parte de una guerra de divisas que no empieza ahora, la llevamos viendo bastante tiempo. La desaceleración en China está teniendo bastante influencia en la visión de los inversores sobre los mercados emergentes en general, y las últimas noticias no ayudan, más bien al contrario. Y estas noticias, en estas fechas, siempre tienen más repercusión porque son días con menos liquidez... los movimientos se acentúan. Está claro que, por su tamaño y el efecto que tiene, China es lo que hay que seguir. Pero a nivel de recomendación de activos, no prevemos cambiar sustancialmente nuestras preferencias.

Frente a la apuesta por la Bolsa, ¿qué oportunidades hay en la deuda?

No hay valor en deuda de países núcleo, como Alemania, Francia u Holanda. El interés solo se explica porque los inversores tengan una visión aún muy negativa de la inflación, una expectativa muy baja de inflación. Y sí hay valor en la deuda periférica, en concreto de España.

Un 9% en Bolsa para el inversor conservador

Los fondos mixtos se han convertido en “los reyes” de la industria española de la inversión colectiva, según reconoce Carlos Andrés, responsable de inversiones de la gestora de Banca March. “Es donde vemos más suscripciones netas. Hay vencimiento de garantizados que ni nos planteamos renovar y, llegados estos vencimientos, asesoramos a los clientes para que asuman un poquito de riesgo”.
El umbral mínimo de exposición a Bolsa en sus fondos mixtos o perfilados es de un 9% de la inversión. “Un inversor siempre debería tener una posición en renta variable, porque está demostrado que es el activo que más rentabilidad da en el largo plazo. Un 9% en Bolsa es lo recomendable para un inversor conservador”, asegura Andrés. En su opinión, el creciente apetito de los ahorradores por pequeñas dosis de riesgo no va a ser un fenómeno puntual, que se explique solo por la falta de otras alternativas de inversión, vistas las mínimas rentabilidades de la renta fija.
“Queremos pensar que no es un trasvase temporal, sino que el inversor español se está dando cuenta de que tiene que poner parte de su dinero en activos con una rentabilidad esperada mayor. A medio y largo plazo, la inversión en Bolsa debería ser algo más normal para el inversor español”. Y todo ello, claro está, dependerá del perfil del inversor. Para el más conservador, la recomendación de Andrés es un 9% de la cartera. Para el más arriesgado, hasta el 70%.

Normas