El primer drone que no necesita de mando remoto para ser controlado
FotoKite Phi, el primer drone sin mando para los amantes de los selfies y el deporte extremo

FotoKite Phi, el primer drone sin mando para los amantes de los selfies y el deporte extremo

Como vimos ayer mismo, conseguir un drone está al alcance de cualquiera puesto que hay gran cantidad de modelos por menos de 50 euros que pueden satisfacer las necesidades de muchos usuarios, sobre todo de los más inexpertos. Pero lo malo de los aviones no tripulados es que es necesario tener de bastante experiencia para ser capaz de manejarlo sin riesgo a estrellarlo en cualquier momento.

Aquí es donde aparece Fotokite Phi, el primer drone que no necesita ser pilotado desde un mando por control remoto sino que se controla con una correa extensible de hasta ocho metros de longitud que hace que su manejo sea realmente sencillo. Se trata sin duda de un concepto totalmente distinto a lo que hemos podido ver hasta ahora, que cuenta con la capacidad de que se le acople una cámara tipo goPro, como otros modelos del mercado, pero que no necesita de mandos a distancia ni aplicaciones en el móvil para su control.

FotoKite Phi, el primer drone sin mando para los amantes de los selfies y el deporte extremo

Este particular drone está fabricado con plástico deformable, para que en el caso de impacto los daños sean menores, está orientado a los fotógrafos aficionados, los entusiastas a los deportes de aventura o el aficionado al gadget, y gracias a su pequeño tamaño y capacidad de plegado se puede llevar cómodamente a cualquier sitio.

El hecho de que entre el usuario y el gadget exista una conexión física a través de la correa, evita las caídas y golpes accidentales puesto que puede ser controlado fácilmente por gestos. Con sólo apretar el botón de la correa y realizar movimientos con la muñeca, el Phi imitará dichos movimientos para grabar todo aquello que queramos y que se puede ir viendo desde un tablet por ejemplo.

FotoKite Phi, el primer drone sin mando para los amantes de los selfies y el deporte extremo

Además, al estar conectado mediante una correa es posible ser utilizado entre multitudes como manifestaciones o conciertos y dispone de un sistema de seguridad de aterrizaje lento y controlado en el caso de que se quede sin batería o la correa se rompa por cualquier circunstancia.

Este curioso gadget es un proyecto en indiegogo y se comenzará a entregar a principios del próximo año 2016 a un precio estimado de unos 349 dólares, donde no se incluye por su puesto la cámara y estará disponible en dos versiones, el modelo Phi y el Phi Pro. La diferencia entre ambos es considerable puesto que la autonomía del modelo básico es de 15 minutos de vuelo, mientras que la versión Pro cuenta con un cable de energía que llega hasta el usuario y que le permitirá volar y grabar varias horas de contenido sin ningún problema.

 

Normas
Entra en El País para participar