Consejos para encontrar trabajo en las redes sociales
¿Busca empleo? Mantenga actualizado su perfil de Facebook

¿Busca empleo? Mantenga actualizado su perfil de Facebook

El centro de formación ATPerson recomienda tener al día la relación de cursos y acciones de voluntariado que se hayan realizado y no mezclar lo personal con lo profesional.

El continuo desarrollo de internet y de sus herramientas ha transformado la sociedad y la vida cotidiana de las personas que la conforman: las compras que antes se realizaban en tiendas físicas ahora se hacen vía online, si antes se acudía a las agencias de viajes para planificar las vacaciones, ahora se consulta portales especializados donde viajeros de todo el mundo comparten sus experiencias; las clases presenciales de los centros educativos se están reemplazando por aulas virtuales...

La búsqueda de empleo, por supuesto, no iba a quedarse atrás.

Las redes sociales adquieren cada vez más protagonismo en la complicada tarea de encontrar trabajo. El 80% de los directivos de recursos humanos buscan y encuentran trabajo a través de las redes sociales y según el centro de formación ATPerson, Linkedin es la red social más utilizada para este fin con un 83% de las preferencias, seguida de Facebook con el 11%.

Como en todo, para realizar una búsqueda efectiva hay que saber cómo usar estas redes y no caer en errores que puedan hacer que una determinada empresa pierda el interés en nosotros como posibles candidatos.

No bombardee a la empresa con solicitudes. Corre el riesgo de convertirse en un perfil 'spam'

Rocío Fernández, directora de marketing de ATPerson, recomienda ante todo tener actualizadas las cuentas sociales e incorporar todos los cursos que se realicen, así como las acciones de voluntariado que son cada vez más importantes para las empresas: una de cada cinco contratan atraídas por esta experiencia y por las noticias que el usuario comparte del sector.

Además Fernández insiste en la importancia de no esperar a que una empresa publique un empleo. “Si hay una compañía que nos gusta muchísimo, lo mejor es presentarte al responsable de tu sector, enviarle un mensaje personalizado, ser proactivo, explicarle qué podrías aportar a su departamento... Lleva más tiempo pero es mucho más efectivo que mandar 40 emails a 40 departamentos de recursos humanos”, explica.

Lo cierto es que estos departamentos están quedando cada vez más relegados a un segundo plano a la hora de mostrar interés por comenzar a trabajar en una determinada compañía. Ana Martínez es experta en comunicación y sus últimos empleos los ha conseguido a través de redes sociales.

“Es importante contar con recomendaciones, ponerse en contacto con alguien que trabaje dentro de la empresa. Para mí, tocar las puertas de los departamentos de recursos humanos es un poco caer en saco roto. Reciben tantas solicitudes que no tienen capacidad ni para contestar a los candidatos. En cambio, si contactas con una persona que no está acostumbrada a recibir estas solicitudes, es más probable que lea tu candidatura, se interese por ella y que por lo menos responda”, afirma.

Lo que no se debe hacer

Mezclar lo personal con lo profesional. Es recomendable contar con un perfil profesional donde prime la experiencia y los conocimientos y donde la información compartida esté relacionada con estos, y otro personal.

Bombardear con solicitudes, ya que se corre el riesgo de convertirse en un “perfil spam”.

Ceñirse a una sola red para realizar las búsquedas. Existe todo un mundo más allá de Linkedin. En Twitter, Facebook o Xing también se encuentran buenas oportunidades.

Escribir en mayúsculas. En lenguaje web esta práctica equivale a hablar a gritos.

No seleccionar los portales de búsqueda de empleo según el perfil profesional. Hay portales especializados para ofertas públicas, para altos directivos, por sectores, por países…

Tener páginas en inactivo. Si se cuenta con un blog y perfiles en redes hay que actualizarlos con asiduidad, crear debates, unirse a grupos, buscar personas afines que en un momento dado puedan ayudarnos o nosotros a ellos.

No controlar la privacidad de los perfiles. Los perfiles personales deben ser privados, solo los amigos deben tener la opción de ver los contenidos que publicamos en ellos. La mala gestión de este aspecto puede acabar resultando perjudicial a la hora de buscar empleo.

Normas
Entra en EL PAÍS