_
_
_
_
_
Breakingviews
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Amazon cambia el puesto a Wal-Mart

Los últimos resultados de Amazon fueron tan bueno que su valor de mercado se catapultó por encima del de Wal-Mart por primera vez. Ahora, el Goliat de 250.000 millones de dólares (unos 226.000 millones de euros) liderado por Jeff Bezos se encuentra en otro lugar que su rival le cederá más felizmente: la defensa de las prácticas laborales.

Tras la publicación de un artículo en el New York Times el domingo sobre la cultura de Amazon, Bezos dijo a su personal que la empresa se describe en el periódico no le resulta familiar. El artículo “afirma que nuestro enfoque es crear un lugar de trabajo sin alma, distópico, donde no hay diversión y no se oyen risas”, escribió Bezos. “No reconozco ese Amazon”.

El consejero delegado puede tener razón. Eso no quiere decir que no haya tratado a su gente de formas consideradas inaceptables en otros lugares. Aun así, la percepción de Amazon como un lugar donde los empleados “lloran en su escritorio”, podría explotar de forma similar a los esfuerzos en las tiendas Wal-Mart.

A medida que el minorista con sede en Arkansas ha crecido, se ha enfrentado al creciente fuego legal y el escrutinio público sobre el tratamiento a sus 1,3 millones de trabajadores. Desde el año 2000, el empleador privado más grande del país ha pagado cientos de millones de dólares en multas por obligar a empleados a trabajar fuera de su horario o no conceder descansos.

Estos costes han sido asumidos por los accionistas y dado a la compañía una reputación que llevó a boicots de los consumidores. Sin embargo, Wal-Mart está cambiando sus formas.

El Amazon representado en la primera plana del New York Times parece un lugar de mala muerte para trabajar. Es una reputación que conlleva riesgos que podrían dificultar la incorporación de nuevo personal e incluso perjudicar su posición con los clientes. Bezos no tardará en hacer reformas.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_