Detectan un incremento de ocupación y precios

Los hoteleros españoles ven un boom turístico en Cuba

Embajada de Estados Unidos en La Habana este jueves
Embajada de Estados Unidos en La Habana este jueves EFE

John Kerry izará hoy la bandera de la Embajada de su país en Cuba tras 56 años y realizará la primera visita de un secretario de Estado del país norteamericano a la isla desde 1945. Con esta visita, se da un paso más en la recuperación de las relaciones entre ambos países que se inició en diciembre de 2014 cuando Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el principio de la normalización de las relaciones entre ambos países. El deshielo de las conversaciones diplomáticas abre la puerta al levantamiento del embargo económico impuesto por EE UU y a la llegada de un mayor número de turistas del país a la isla, aún limitada al cumplimiento de una de las 12 categorías autorizadas, y entre las que no están los viajes de sol y playa.

La industria hotelera en el país destaca que, pese a que aún el peso de los visitantes estadounidenses en Cuba es muy reducido; las previsiones son optimistas. Unos 62.000 estadounidenses visitaron la isla hasta mayo, un 47% más que un año antes. Una cifra que podría elevarse, según los cálculos de la Asociación de Turoperadores de Estados Unidos (Ustoa, por sus siglas en inglés) hasta el millón anual en los próximos diez años. El país se colado en la agenda de los viajeros internacionales. Hasta junio, recibió 1,9 millones de visitantes extranjeros, un 116% más que un año antes. Por países, Canadá, Alemania e Inglaterra son los principales emisores y enviaron un millón de turistas al país hasta junio.

Los hoteleros descartan que se produzca por ahora una oleada masiva de viajeros estadounidenses a la isla. “La gran oportunidad sería la apertura de un nuevo mercado de enorme tamaño, influencia y potencial como EE UU”, reconoce Francisco Camps, director de la división Cuba de Meliá, la cadena con mayor presencia en la isla, que afirma que la apertura de las embajadas “ha generado un sentimiento de moderado optimismo e ilusión por un próximo levantamiento del embargo”. Desde Iberostar destacan que se abre un escenario “con efectos muy positivos para ambos países”.

De momento, las empresas hoteleras españolas con presencia allí reconocen que la temporada está siendo muy positiva y que la ocupación de sus establecimientos está creciendo en línea con la llegada de visitantes. Fuentes del sector apuntan además que están registrando un alza sustancial de los precios de las habitaciones y que a la espera de lograr autorización para operar nuevos establecimientos invierten en mejorar los actuales.

Meliá es la cadena con mayor presencia en Cuba y que este año celebra su 25 aniversario en la isla. Tiene 27 establecimientos que disponen de 13.000 habitaciones. Además, mantiene sus planes para seguir creciendo en el país y llevar alguna de las marcas que aún no tienen presencia en el país, como Gran Meliá, ME o Innside. Iberostar cuenta con diez hoteles, BlauHotels (4), Roc Hotels (3), BeLive, la división hotelera de Globalia, H10 y BlueBay disponen cada uno de dos hoteles, y Barceló, Hotusa, NH y Valentí, cuentan con uno. Todas ellas operan establecimientos bajo gestión, propiedad de empresas estatales como Gaviota o Cubanacán, que planean abrir nuevos hoteles en los próximos años. Gaviota prevé elevar su capacidad en 50.000 habitaciones para 2020, desde las 23.600 de la actualidad.

Todo ello mientras la plataforma Airbnb, recién llegada a la isla, cuenta ya con 2.000 alojamientos en toda la isla. De ellos, un 40% está en La Habana.

Normas
Entra en El País para participar