Editorial

Por qué Google quiere ser Alphabet

El gigante de internet, el auténtico amo de este negocio, el Gulliver de los negocios y la tecnología creado por Larry Page y Sergey Brin, dejará de llamarse corporativamente Google para atender por el nombre de Alphabet. Esta será la cabecera del holding, a la que reportarán todos los proyectos financieros, tecnológicos y de conectividad que tiene ahora en marcha o ponga en el futuro, mientras que Google mantendrá su actividad como buscador.

Seguramente el gigantismo de la empresa precisaba separar el resto de los negocios, como la división de inversiones de capital Google Ventures, Google Capital o las filiales de investigación y desarrollo como Google X, si quiere mantener el ritmo de compra de compañías y seguir ampliando el espectro de sus actividades, dando salida a la ingente liquidez libre que genera. Los problemas de competencia han empezado a generalizarse en varias áreas del mundo por las altísimas cuotas de mercado que acapara tanto en buscadores como en publicidad y otros mercados, y podrían dificultar su entrada en negocios como movilidad o telecos. Google ha llamado al espíritu del garaje para “mantener el foco en las oportunidades extraordinarias que tenemos dentro”, ha asegurado Page. Vuelve al garaje para ser lo que fue y apuntalar su estrategia para el futuro.

Normas
Entra en El País para participar