Plantea una posible revisión a la baja ante la grave falta de liquidez

Moody's sopesa degradar aún más la deuda de Abengoa

El consejero delegado de Abengoa, Santiago Seage.
El consejero delegado de Abengoa, Santiago Seage. EFE

Moody's Investors ha situado a Abengoa en revisión para una posible rebaja de su calificación crediticia, actualmente en B2, debido a los altos niveles apalancamiento del grupo al cierre del primer semestre, “muy por encima” de las previsiones de la agencia.

En un comunicado, la agencia de calificación advierte además de un nivel de inversiones por encima de lo previsto con un “impacto negativo significativo” en los flujos de caja esperados y del debilitamiento de la situación de liquidez de la compañía.

Asimismo, señala que el plan del grupo para ampliar capital por 650 millones de euros y vender activos por 500 millones de euros podría ayudar a “recuperar sus ratios de apalancamiento y una posición de liquidez más adecuada”.

No obstante, subraya que el plan de desapalancamiento de la compañía está sujeto a riesgos de ejecución y puede representar desafíos para su modelo de negocio en la financiación de sus proyectos.

De esta manera, advierte de que el hecho de no ejecutar el plan anunciado de manera oportuna “resultaría en una bajada de la calificación crediticia de la compañía”.

Una caída de más del 46% en la semana

Los títulos del grupo cerraron este viernes la semana liderando las caídas del Ibex 35, tras dejarse más de un 46% en los últimos cinco días.

El pasado 3 de agosto, Abengoa aprobó proponer en una junta general extraordinaria la aprobación de una ampliación de capital con derechos de suscripción preferente por un importe de 650 millones de euros para complementar su estrategia de nuevas ventas de activos.

Los fondos serán utilizados para reducir deuda corporativa en 300 millones de euros y para fortalecer sus fondos propios. El accionista mayoritario de Abengoa, Inversión Corporativa, participará en la ampliación de capital con nuevos fondos.

Adicionalmente, Abengoa lanzó un nuevo plan de desinversiones por un total de 500 millones de euros, que incluyen los 400 millones ya anunciados el pasado viernes 31 de julio, así como desinversiones adicionales de activos de bioenergía.

Normas