Emprendedores españoles crean el “bla bla car” para barcos

Emprendedores españoles crean el “bla bla car” para barcos

Una empresa española ha puesto en marcha un sistema de consumo colaborativo, similar al de Bla Bla Car, pero con barcos. La plataforma da la opción de ofrecer una embarcación para realizar actividades, o buscar barcos para navegar y ahorrar gastos.

Un grupo de emprendedores españoles ha desarrollado un sistema para compartir barco. Tanto para propietarios de barcos, como usuarios que quieran salir a navegar uno o varios días durante sus vacaciones.

Compartir barco, ahorrar en gastos

Ahora durante las vacaciones de verano muchos son los que deciden salir a navegar a disfrutar de las playas, del sol o para darse un chapuzón en alta mar. Sin embargo, estos servicios suelen tener unos costes bastante elevados. Por eso, un grupo de emprendedores españoles decidió lanzar Barcoamigo, una plataforma para que cualquier persona en toda España que quiera compartir un barco pueda encontrar compañeros.

Para propietarios y usuarios

La plataforma funciona como una comunidad, en la que existen dos opciones. Por un lado, los propietarios de barcos pueden ofrecer su embarcación para que los interesados lo alquilen. De esta manera, el propietario señala las características del barco, la ubicación, los tripulantes disponibles, el precio y las condiciones para poder realizar la actividad. Los usuarios interesados pueden contactar a través de la misma plataforma con el dueño para solicitarle información o hacer la reserva.

Por otro lado, si un usuario quiere realizar alguna actividad en un barco, como bucear, pescar, o dar un paseo por el mar, también puede buscar embarcaciones disponibles en la plataforma. Barcoamigo da la posibilidad de filtrar en función de los intereses de los usuarios, para que puedan buscar por tipo de barco, lugar, número de tripulantes, etc. y seleccionar el que más le interese para contratarlo el tiempo deseado.

Sistema seguro y con garantías

El propio sistema de Barcoamigo pone en contacto a ambas partes y, además de tener la opción de realizar consultas o peticiones entre dueño y usuario a través de mensajes privados, el alquiler del servicio se realiza íntegramente online, ofreciendo una garantía de seguridad en cuanto a la reserva y sus condiciones.

El consumo colaborativo se ha extendido así al sector marítimo. Por el momento operan en España, pero la expectativas son extenderse a países europeos.

Normas
Entra en EL PAÍS