Tribuna del ministro de Hacienda y Admin. Públicas

Cuentas saneadas para consolidar el crecimiento

El Gobierno ha presentado en el Parlamento el quinto Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado de la legislatura. Se trata de unos Presupuestos coherentes, resultado de una gestión que ha permitido a este Gobierno devolver un país con las cuentas saneadas, con crecimiento y creación de empleo. Son rigurosos con la política económica que hemos desarrollado en este tiempo y son también el fruto y la consecuencia lógica de todo lo realizado en estos años, para enlazar con la próxima legislatura.

Los Presupuestos para 2016 demuestran que la política del Gobierno ha funcionado, ha permitido salir de la recesión económica en un tiempo récord, y que la economía crezca y se recupere muy por encima de la del resto de los países desarrollados. Esto no es solo consecuencia de la coyuntura internacional favorable, sino resultado de las políticas que el Gobierno ha realizado en estos tres años. La coyuntura es igual para todos, la buena y la mala; el secreto está en aplicar las medidas correctas, las políticas adecuadas. Esta ha sido una política económica creíble, con éxito probado, que el actual Gobierno se compromete a mantener en 2016, si así se decide después de la celebración de las próximas elecciones generales.

Los Presupuestos para el año próximo avanzan un crecimiento económico del 3%, en un escenario de aumento de los precios muy moderado, con el deflactor del PIB del 1,1%, e intensivo en la creación de empleo. El cuadro macroeconómico que acompaña los Presupuestos incluye una previsión de incremento de la ocupación del 3%, medida en términos de contabilidad nacional, como puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, y avanza una capacidad de financiación de la economía del 1,6% del PIB frente al resto del mundo.

A su vez, la intensidad del proceso de creación de empleo, en una magnitud muy próxima al crecimiento de la economía, es un hecho económico singular que garantiza la rápida erosión del paro como principal variable económica causante de la desigualdad. Con una política fiscal neutral al ciclo económico, como la que presenta los Presupuestos para 2016, en un contexto de crecimiento económico, se producen progresivas mejoras en los datos de ejecución, a través del ahorro en el coste de las prestaciones por desempleo y en el coste del servicio de la deuda, y en el incremento de la recaudación de los impuestos.

En este escenario de cumplimiento de las previsiones de recaudación, el Gobierno ha adelantado el impacto de la segunda fase de la reforma tributaria del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas prevista para 2016 a julio de 2015, decisión que tendrá un impacto de liquidez adicional para los contribuyentes que se estima en 1.500 millones de euros.

La política presupuestaria mantiene en 2016 las señales regulatorias desplegadas a lo largo de la legislatura. En lo que se refiere a las personas físicas, se reduce la brecha fiscal a través de reducciones de tipos, especialmente para autónomos y emprendedores, se mantienen los incentivos fiscales dinamizadores del ahorro y se avanza en la progresividad del impuesto, confiando en la imposición como instrumento eficaz para la corrección de la desigualdad social.

A partir del próximo año, por primera vez, el tipo mínimo del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas tendrá un tipo marginal del 19%, frente al 24% existente a finales de 2011. Por su parte, en lo relativo al Impuesto sobre Sociedades, se reduce la fiscalidad y se mantienen los incentivos a financiar la inversión con fondos propios y al desendeudamiento de las empresas como elementos para reforzar la competitividad del tejido empresarial.

El crecimiento de la recaudación, en términos de repercusión territorial, a su vez, supone un incremento de la financiación para las Administraciones territoriales. Por aplicación del modelo de financiación, los fondos disponibles para las comunidades autónomas se aumentan en 7.463 millones de euros, un 8,75%, y para las entidades locales en 542 millones, un 3,14%. Tomando como referencia el presupuesto de las Administraciones territoriales, de este incremento de financiación, un 70% se traducirá en mayor liquidez disponible para las partidas de educación, sanidad y de servicios sociales.

En términos de políticas, conviene destacar, en primer lugar, el esfuerzo destinado a financiar las mejoras en la retribución de los empleados públicos, que además de recuperar a lo largo de 2015 otro 25% de la paga extraordinaria suprimida en 2012, cobrarán el 50% restante en 2016, y tendrán un incremento retributivo del 1%, así como la aplicación del factor de revalorización para el aumento de las pensiones en 2016. En segundo lugar, se mantiene un incremento de las inversiones reales, de un 4,6%, ligadas al Plan Crece, que concentra el esfuerzo inversor en sectores e iniciativas cofinanciadas con fondos de la Unión Europea.

En términos de saldo presupuestario, los Presupuestos del Estado para 2016 son los primeros que, desde antes de la crisis, presentan un superávit primario. Es el resultado de un proceso de consolidación fiscal guiado con éxito, que ha generado crecimiento económico y bienestar, y que da lugar a partir del año que viene a la salida de la parte correctiva del Procedimiento de Déficit Excesivo, al estimarse para 2016 un déficit de las Administraciones públicas del 2,8% del PIB, por debajo del límite del 3% previsto en la normativa comunitaria. Gracias al superávit primario, el Presupuesto del Estado contribuirá a partir del año que viene, junto con el crecimiento económico y la disminución de los costes de financiación, a acelerar la reducción de deuda pública.

El objetivo del Gobierno es diseñar un camino de bonanza económica y de creación de empleo, que avance en las rebajas tributarias, compatibles con mejoras en la recaudación a través del aumento de las bases, y que perfeccione el sistema de protección social, explorando nuevas formas para la definición de la separación de fuentes de financiación del presupuesto de la Seguridad Social, compatibles con el escenario de consolidación presupuestaria comprometido con nuestros socios europeos.

Normas
Entra en El País para participar