Productos de ahorro con pros y contras

Las ventajas de los depósitos frente a la renta fija

Las ventajas de los depósitos frente a la renta fija

El año 2015 continúa siendo poco positivo para los ahorradores a través de cuentas remuneradas y los depósitos. Desde que en noviembre del 2013 se anunciara la bajada del precio del dinero, incrementada en 2014, el goteo a la baja en la remuneración ha sido incesante. Este mes de julio, el Euribor cerrará por primera vez en meses con una ligera alza con respecto al mes anterior. Una diferencia pequeña pero que muestra en primer lugar que ya se ha llegado al suelo y que es más probable que en los siguientes meses, si Europa crece tras solucionar la crisis Griega, y con Estados Unidos a punto de subir tipos, que también se anime y empuje los depósitos al alza.

Mientras, han surgido alternativas, con pros y contras. Una de ellas es la renta fija que también ha visto desplomarse rentabilidades pero aún sigue ofreciendo en el largo plazo rentabilidades llamativas como Bonos a 5 años al 1,25% y más a largo plazo, Obligaciones a 10 años al 2,15%. Pero a la hora de elegirlos no sólo hay que fijarse en el tipo de interés.

No sólo es cuestión de intereses

  • Contratación: En primer lugar no son muchos los particulares que contratan Deuda Pública, especialmente por su coste que si se realiza a través de una entidad financiera supone una importante disminución en la rentabilidad. Para salvar esto existe la posibilidad de hacerlo directamente por Internet, abriendo una cuenta directa con el Banco de España y con firma digital o DNI electrónico. Es la opción más barata aunque de momento minoritaria. Si elegimos una entidad financiera debemos informarnos con anterioridad, ya que puede que los costes dejen la rentabilidad de algunos productos cerca del 0%.
  • Seguridad: Todo depósito, con independencia del rating o solvencia de la entidad financiera está garantizado con hasta 100.000 euros por el Fondo de Garantía de Depósitos. La solvencia o la calificación de la entidad si es un indicativo importante si se contratan otros productos como los pagarés, cuyo pago e incluso puede suspenderse en caso de problemas financieros de la entidad. Pero este no es el caso de los depósitos cuya seguridad se ha visto reforzada por los procedimientos realizados.

    Pero también las Letras, Bonos u obligaciones son productos seguros, incluso garantizados constitucionalmente. La perspectiva de un default siempre existe, pero en el caso de España se ha desvanecido y se muestra en la caída de la prima de riesgo. Por todo ello debemos considerar a ambos productos en general seguros y de mínimo riesgo.

  • Liquidez: Los depósitos se pueden cancelar antes del vencimiento, teniendo como mucho una penalización igual a los intereses generados y en muchos casos incluso sin ningún coste. Las Letras o Bonos se negocian en mercados organizados y si bien es cierto que se puede vender, el precio lo determina el mercado.

    Si vendemos un producto de Deuda antes de su vencimiento podemos obtener ganancias o pérdidas como cualquier valor de Renta Fija, pero en la coyuntura actual y en el corto o medio plazo las ganancias son algo más probables que las pérdidas. El precio de Bonos, Obligaciones o Letras depende fundamentalmente de como varían los tipos y el tiempo que quede para su vencimiento. Es decir si los tipos siguen bajando (por la caída de la prima de riesgo) la rentabilidad de los nuevos productos será menos atractiva y el precio de las actuales subirá. Esta coyuntura no deja de ser un futurible, y la mayoría de los pequeños inversores mantienen su inversión hasta el vencimiento, pero debe tener en cuenta siempre que si necesita el dinero antes va a recuperar un precio distinto (aunque sea levemente) al invertido.
  • Cobro de intereses: Existen diferentes opciones dependiendo de los productos. Por el lado de la Deuda, las Letras se compran al descuento, es decir obtenemos 1.000 euros por Letra a su vencimiento invirtiendo esta cantidad menos el interés resultante de la subasta. Tenemos que esperar que cumpla los 12 meses para cobrar el rendimiento, mientras que los depósitos a un año o más lo normal es que se cobre los intereses cada mes, trimestralmente o según el depósito al vencimiento. En los bonos y obligaciones hay un pago periódico de intereses o cupón, y a su vencimiento se recupera todo lo invertido, de forma similar a los depósitos.
  • Fiscalidad: En el cobro de los intereses de los depósitos ya se retienen el 21% del IRPF para ganancias inferiores a 6.000 euros (25% entre 6.000 y 24.000 y 27% para aquellas superiores a 24.000 euros) mientras en las Letras no existe retención a cuenta sobre dicho rendimiento, pero tributa igualmente al tipo que corresponda en el momento que hagamos la declaración de la renta.

En definitiva, los productos de Deuda son seguros de forma similar a los depósitos, pero con diferencias no sólo en rentabilidad sino también en otros aspectos que hay que considerar.

Normas