El sistema, multiplataforma, pretende romper el dominio de Apple y Google

Microsoft estrena Windows 10 con un ojo en el negocio móvil

El consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella, ayer, con estudiantes en Nairobi, en el lanzamiento de Windows 10.
El consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella, ayer, con estudiantes en Nairobi, en el lanzamiento de Windows 10.

El próximo noviembre Microsoft celebrará el 30 aniversario de su popular sistema operativo Windows. En 1985 se estrenaba Windows 1.0, un lanzamiento clave para la compañía que ha dominado durante décadas el negocio del PC y donde aún mantiene más de un 80% del mercado. Hoy, el gigante del software ha echado otro órdago. Esta vez con el ojo puesto en el negocio móvil, pues su objetivo ahora es romper el poder que Apple y Google tienen en ese terreno, donde Microsoft roza una cuota irrelevante en torno al 3%. La compañía lanzó este miércoles su nuevo Windows 10, la versión “más ambiciosa” de su popular sistema operativo, según dijo la propia Microsoft.

“Una nueva era de Windows comienza hoy. Windows 10 es un sistema operativo único, que ha sido diseñado con la ayuda de más de cinco millones de usuarios, y que por primera vez se ofrece como un servicio mediante una actualización gratuita”, aseguró Terry Myerson, vicepresidente ejecutivo de la división deWindows y Dispositivos de Microsoft. Ciertamente, el producto, que se lanza en 190 países, será gratuito para los usuarios que tengan una licencia de Windows 7, Windows 8.1 y Windows Phone 8.1;una estrategia perfectamente calculada y diseñada por la multinacional, que busca así lograr que la misma versión de Windows esté en tantos dispositivos como sea posible.

El objetivo concreto que se ha fijado la compañía es que 1.000 millones de usuarios utilicen Windows 10 en 2018. Algo que también será posible gracias a que la nueva versión trae otra novedad: es la primera que lanza Microsoft que es multiplataforma. Es decir, está diseñada para funcionar en PC, tabletas, smartphones, en la Xbox One, en el visor de realidad virtual HoloLens y en sensores para equipos que se creen para el internet de las cosas. “Ya hay más de 2.000 dispositivos y configuraciones preparadas para recibir Windows 10”, detalló la empresa, que precisó que Windows 10 debuta primero en ordenadores y tabletas. No estará listo para el resto de dispositivos hasta final de año.

La compañía busca con toda esta estrategia crear un ecosistema relevante a escala mundial, capaz de atraer a los desarrolladores para que creen aplicaciones para su nuevo sistema operativo. Algo imprescindible, según admite Microsoft, para luchar con las plataformas de Apple y Google.

Aplicaciones y dispositivos

Tienda de aplicaciones: La nueva tienda Windows se abrió ayer y ofrece una única ventana para adquirir las aplicaciones gratuitas y de pago. Microsoft quiere impulsar las aplicaciones universales, que servirán para cualquier dispositivo que tenga Windows 10.

Se espera un gran número de ordenadores y tabletas con Windows 10 para después del verano.

Los distribuidores están listos, según Microsoft, para ayudar en la actualización a Windows 10, gracias "al mayor programa de especialistas tecnológicos de Microsoft hasta la fecha". La compañía indicó que participan más de 10.000 vendedores y decenas de miles de tiendas en todo el mundo.

Sin duda, la estrategia de la actualización gratuita tendrá un impacto en los ingresos de la compañía, aunque no será muy relevante según los analistas, pues Microsoft no obtiene más de 500 millones de dólares de los 20.000 millones de sus ingresos anuales por las actualizaciones de Windows, según informó Reuters. La mayoría de los ingresos de Windows vienen de los fabricantes de hardware que lo instalan en los PC pagando por licencias de varios años. Pese a ello, el director financiero de la multinacional, Amy Hood, indicó la semana pasada que Microsoft está mirando cómo generar ingresos adicionales introduciendo capacidades de búsqueda y de gaming en la interfaz de Windows 10, según añadió la citada agencia.

Microsoft ha echado hoy el resto con la celebración de eventos en 13 ciudades del mundo (solo tres en Europa, Madrid, Berlín y Londres) con el fin de dar a conocer las novedades y el potencial de su nuevo Windows. Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, eligió Nairobi para dar la bienvenida a Windows 10, cuyo precio para las versiones Home y Pro es de 119 y 199 dólares.

Los responsables de Microsoft aclararon que cualquier PC que ejecute bien Windows 7 y Windows 8 funcionará sin problemas con la nueva versión, la primera que ha nacido de la colaboración de cinco millones de personas de más de 100 países que lo has ido probando y han dado su feedback.

La multinacional también resaltó cómo Windows 10 “coge lo mejor de Windows 7 y de Windows 8”. El nuevo sistema operativo, que recupera el botón de inicio y permite personalizar el escritorio, sustituye Internet Explorer por el nuevo navegador Microsoft Edge, más enfocado a la colaboración y la productividad. Así, el usuario podrá hacer capturas de pantalla en una búsqueda, remarcar cosas, poner comentarios y compartirlo con otra persona”. Otra funcionalidad, Continuum, hace más inteligente la plataforma y adapta la interfaz gráfica de Windows 10 al dispositivo. Se ajustará en función de si se trabaja con un equipo táctil o en otro con teclado y ratón.

Microsoft destacó igualmente que Windows 10 es el Windows “más seguros”, pues se ofrece al usuario como un servicio que se actualiza automáticamente con nuevas funcionalidades y actualizaciones de seguridad. Además, “es más personal y productivo, ya que introduce la voz (con el asistente digital Cortana), el lápiz e incluso los gestos para una mejor interacción con los diferentes dispositivos”. Las cartas están echadas, ahora falta ver la reacción del mercado.

Normas