Entrevista con Pilar López, presidenta de Microsoft Ibérica

“Windows 10 nos dará la escala para competir en el móvil”

Pilar López, presidenta de Microsoft Ibérica desde el pasado 1 de julio.
Pilar López, presidenta de Microsoft Ibérica desde el pasado 1 de julio.

La nueva presidenta de Microsoft España vivirá hoy su primer gran lanzamiento desde que asumió el cargo el 1 de julio: el estreno de Windows 10, la primera versión multiplataforma de este sistema operativo y la primera que la firma ofrece gratis a un gran número de usuarios.

Pregunta. La semana pasada Microsoft anunció unas pérdidas netas trimestrales de 3.200 millones, tras una carga de 7.500 millones por Nokia, y una caída de ingresos del 5%. ¿Cómo interpreta estos datos, que parecen un jarro de agua fría justo antes de lanzar Windows 10?

Respuesta. Realmente fueron unos resultados excelentes, y los inversores así lo entendieron. La caída de ingresos tuvo mucho que ver con el efecto del dólar, que está afectando a todas las compañías americanas. Pero lo relevante de las cuentas es que muestran el avance de la transformación deMicrosoft. Estamos apostando por una informática más personal, por crear una nube inteligente y segura y reinventar la productividad y los procesos empresariales, y los resultados lo que mostraron es que avanzamos decididamente hacia ahí. Los ingresos de nube anualizados ya suponen 8.000 millones de dólares, con un crecimiento del 88%; hay 15 millones de usuarios de consumo en el mundo que utilizan Office 365, nuestro servicio de productividad en la nube, y 50.000 pymes se suben a nuestra nube cada mes. También nuestro CRM en la nube creció un 140%. Son cifras que muestras que la transformación emprendida por Microsoft ya empieza a ser una realidad. Llevamos varios trimestres en esa línea y el compromiso es que nuestros ingresos de la nube alcancen los 20.000 millones en 2018.

P. ¿Pero el ajuste por el negocio de Nokia fue tremendo?

Juzgar ahora la compra de Nokia es fácil, visto que no ha jugado un papel muy relevante, pero lo importante es que nuestra estrategia no ha cambiado”

R. Sí, es cierto. Una pérdida generada por el cambio de foco en el negocio de teléfonos. Pero, el mercado también percibe y ve positiva nuestra rigurosidad en cuanto a que nuestra estrategia se basa en apuestas sostenibles. La apuesta de Microsoft por el móvil es más grande que nunca; de hecho, definimos el mundo como móvil y cloud, y no lo entendemos de otra manera. Pero en nuestra estrategia primamos la experiencia móvil del usuario; el dispositivo, pese a ser importante, viene después. Aún así hemos dejado claro en las dos últimas semanas que para nosotros los teléfonos son un dispositivo importantísimo, pero que deberá ser un negocio sostenible. Por eso, hemos reenfocado nuestra apuesta y el objetivo es hacer algo parecido a lo que hemos hecho con la Surface [la tableta de Microsoft], que en los últimos resultados ya anunciamos que es un negocio de 3.600 millones de dólares y rentable.

P. Hace dos años reenfocaron el negocio de tabletas. ¿Será algo parecido?

R. Sí. Con las Surfaces hemos creado una categoría única:no es una tableta, ni un PC, ni un portátil, y la satisfacción de los usuarios es mayor a la de los que usan el iPad, algo que nos encanta. Con los móviles también queremos buscar un nicho diferenciador;un nicho premium con el que creemos mercado y que luego el resto de fabricantes pueda hacerlo realidad con sus propios dispositivos. Nos vamos a enfocar en la gama alta y Windows 10 será el facilitador de todo esto. Igualmente, nos focalizaremos mucho en el mundo empresarial, donde Windows tiene una fuerte posición.

P. ¿Y en ese caso no hubiera tenido más sentido que hubieran comprado BlackBerry? Porque visto lo visto, ¿qué les ha aportado la compra de Nokia, una vez que Microsoft ha admitido que el valor de esta compañía es cero?

Con el móvil queremos hacer como en las tabletas Surface, buscar un nicho ‘premium’, diferenciador”

R. Visto los resultados, parece que la compra no ha jugado un papel muy relevante. Pero, claro, juzgar la operación ahora es fácil, pero no lo fue cuando se hizo. Lo importante es que nuestra estrategia no ha cambiado, seguimos apostando por el móvil y la nube, y creo que es una virtud reenfocar la apuesta si esta no funciona como queremos y tomar decisiones difíciles por duras que sean. Si queremos seguir con nuestra transformación debemos ser muy ágiles en intentar cosas nuevas y si funcionan escalarlas rápidamente, y si no es así pues reenfocarlo lo antes posible.

P. Pero muchos analistas dudan que hayan encontrado cómo competir con Google y Apple en el móvil. Pese a la compra de Nokia, Microsoft no ha logrado elevar su cuota en el móvil, que sigue siendo del 3%. ¿Qué ha fallado? ¿Fue un error comprar Nokia?

R. No creo, aunque no soy quien para decirlo. Lo que sí tenemos claro es que tiene que haber un tercer ecosistema, y vamos a por ello, con una ambición de alcanzar los 1.000 millones de usuarios de Windows 10 en 2018. Queremos ser un ecosistema relevante a escala mundial, y los dos últimos años hemos trabajado duro para conseguirlo. Windows 10 es nuestra gran apuesta, pues hoy hay 1.500 millones de usuarios de Windows en el mundo, pero unos usan Windows 7, otros Windows 8, otros Windows XP o Windows Phone... La experiencia no es homogénea, y eso hace que el ecosistema no atraiga a los desarrolladores, como lo hacen iOS [Apple] y Android [Google]. Windows 10 nos dará esa escala que te da ecosistema, que no es un 5% o un 10%de cuota de mercado, son 1.000 millones de personas en el mundo utilizando Windows; la misma versión de Windows. Ser atractivo para los desarrolladores es clave, porque ahí está la innovación. Crear ese ecosistema es la clave, lo demás vendrá después. Yqueremos que el acceso a él sea fácil, natural, a través del móvil o generando categorías nuevas de dispositivos.

P. Hoy lanzan Windows 10, la primera versión del sistema operativo multiplataforma. ¿Cree que será fundamental para impulsar el negocio móvil de Microsoft?

R. Sin duda. Además, de por lo que le he explicado, porque Windows 10 va a permitir que el usuario tenga la misma experiencia en cualquier dispositivo. Permitirá que una persona inicie la sesión en una Surface y la continúe en un teléfono o en un PC. Igualmente, dará lugar a lo que hemos llamado aplicaciones universales; los desarrolladores crearán una aplicación y valdrá para cualquier dispositivo. Hoy los desarrolladores son una de nuestras audiencias más importantes.

P. Microsoft se la juega con Windows 10, tras el escaso éxito de Windows 8. ¿Por qué debería alguien pasarse al nuevo sistema operativo?

R. Yo destacaría varios factores. Primero lo fácil que es utilizarlo. El que esté enamorado de Windows 7, va a tener una experiencia familiar porque lo mejor de esa versión está en Windows 10, y lo mismo sucede con Windows 8, diseñado para trabajar con dispositivos táctiles y en un mundo de aplicaciones. Después, el hecho de que ya cinco millones de usuarios lo hayan probado, nos da tranquilidad;ya hay muchos fans de la solución. También destacaría la seguridad, a la que hemos dado una gran importancia. Nunca los ciberataques han sido tan sofisticados como ahora, y Windows 10 es una respuesta a eso. Por ello, las actualizaciones del sistema serán periódicas y pondremos en manos del cliente en cada momento lo mejor en términos de seguridad. Y luego está la innovación, y por eso decimos que esta es la última versión de Windows, porque a partir de ahora siempre mantendremos actualizado al usuario, que podrá acceder a las últimas funcionalidades en el mundo de las aplicaciones y del software. Incluidas tecnologías de tercero a través de las aplicaciones universales. Otra razón para cambiar es que Windows 10 estará en todos los dispositivos: PC, móvil, tabletas, en la consola Xbox, en sensores para el internet de las cosas y en HoloLens [nuestro visor de realidad virtual].

Microsoft ‘love’ Linux. Vemos que hay una gran oportunidad y vamos a por ella”

P. Apple dejó de cobrar por su sistema operativo y ahora ustedes actualizarán gratis a Windows 10 a todos los que tengan una licencia de Windows 7, 8 y Windows 8 Phone. ¿Por qué este cambio? ¿Terminará Windows siendo gratis para todos?

R. (Risas). No lo sé. Para mí el cambio es obvio. Queremos 1.000 millones de fans de Windows 10. Todos en la misma versión, que pasen su vida digital alrededor de la plataforma... No sé si eso se puede lograr de otra forma, pero para mí esa es la respuesta. Vamos a por ello y por eso la actualización es gratuita, porque queremos tener cuanto antes a nuestros usuarios con la mejor experiencia de Windows posible, y es la de Windows 10.

P. Lo de alcanzar los 1.000 millones ¿no es muy ambicioso? Más cuando se dice que hoy no va a estar disponible para todo el mundo.

R. El objetivo es ambicioso, y la idea es que los usuarios lo empiecen a disfrutar lo antes posible. Se dará prioridad a los cinco millones de usuarios que ya lo han probado, y a partir de ahí empezaremos con el despliegue a todos los demás. También estamos trabajando con los fabricantes de PC y tabletas y en septiembre-octubre, así como para la campaña de Navidad, veremos muchos dispositivos con Windows 10. Tendremos una adopción progresiva a medida que todas estas piezas empiecen a estar disponibles. La actualización del usuario dependerá en cualquier caso del ordenador que tenga, de si ha hecho la prerreserva o no, de la conexión que tenga... pero una vez que haya dicho que quiere actualizarse el sistema se descargará sin intervención del usuario y le avisa. Es la primera vez que lo hacemos así y da algo de vértigo.

P. Con Windows 10 entran en el internet de las cosas. ¿Han cerrado algún acuerdo con empresas para que lo integren en equipos para este entorno?

R. Estamos trabajando con grupos industriales y con desarrolladores de soluciones verticales. Windows 10 se puede llevar a dispositivos muy baratos y estamos desarrollando una estrategia por industrias. La idea es trabajar con grupos industriales y encontrar nuevos modelos de negocios. Por ejemplo, la firma de ascensores ThyssenKrupp está siendo capaz, con sensores y tecnología de Microsoft, de poner en el mercado nuevos productos de mantenimiento preventivo con márgenes mejores y con ahorros significativos para el cliente. El mundo industrial abre otro capítulo en el que estamos empezando a trabajar.

"Somos la empresa tecnológica más abierta a tecnologías de terceros"

“Windows 10 nos dará la escala para competir en el móvil”

P. ¿Ha cambiado la imagen de Microsoft, tildada de soberbia, tras sustituir a Steve Ballmer por Satya Nadella y su plan de transformación de la compañía, más volcada en servicios y dispositivos?

R. Sí, yo creo que Satya ha traído una misión y una visión muy clara de hacer cosas que impactan en la vida de la gente y ha logrado que cale entre los trabajadores de Microsoft. Es muy claro a la hora de contar lo que estamos haciendo, incluso las decisiones duras, y esa es nuestra mejor carta de presentación. La imagen de la compañía ha cambiado y lo empiezas a ver en la prensa americana. La transformación digital es una de las prioridades de los altos directivos, también en España, y creo que nuestra imagen es de alguien que lo está haciendo con éxito y con una transformación cultural de las personas, más humildes y cercanas, y eso se empieza a ver. Lo noto en las conversaciones que tenemos con nuestros clientes y no clientes.

P. Yo veo una Microsoft mucho más abierta. Con Windows 10 se han acercado a iniciativas como Arduino y han hecho compatible el sistema con iOS y Android. ¿Es una apertura por elección u obligación? ¿Será posible un Windows Open Source?

R. (Risas). El ser abiertos a otras tecnologías no sé si es una obligación, pero es como somos en este momento. Microsoft es la empresa tecnológica más abierta a tecnologías de terceros y trabajamos con comunidades de open source como nunca lo habíamos hecho. La nube de Microsoft es totalmente abierta a otras tecnologías. Buscamos que nuestras soluciones sean buenas y competitivas, pero nuestra estrategia es estar abiertos a otras tecnologías, porque la nube va de eso. Queremos que sea interoperable con otras nubes, con todo tipo de aplicaciones. No se puede hacer de otra forma y nos lo creemos. Hoy más del 20% de la actividad de Azure, nuestro producto de nube, es en tecnologías distintas a Microsoft; básicamente Linux.

P. ¿Y lo sabe Ballmer, que odiaba Linux?

R. Microsoft love Linux (ríe). Creemos que el 20% es muy poco. Vemos que hay una gran oportunidad y vamos a por ella.

P. Microsoft es el segundo mayor proveedor en la nube, tras Amazon, con un 10% de cuota de mercado. ¿Cuál es la estrategia de su compañía para crecer en este área, donde la presión del gigante del comercio electrónico y de Google, entre otros, es muy fuerte?

R. Somos la única nube que nace desde el mundo de la empresa y con la capacidad de escala perfecta para ese entorno empresarial. Nuestra estrategia va por reforzar la seguridad y los servicios. Además, apostamos por la nube inteligente. No solo infraestructura, como Amazon, sino también servicios. En los últimos meses el equipo de Azure ha creado más de 400 nuevos servicios, que estamos tratando de empaquetar para llevarlos a la pyme y la gran empresa. Nuestro presencia tradicional en las empresas nos permite además ofrecer nubes híbridas.

Normas
Entra en El País para participar