Luz verde al Presupuesto que sube las pensiones un 0,25%

El consejo de ministros da luz verde a los Presupuestos de 2016 que suben las pensiones un 0,25%

Rajoy señala que la reducción del déficit vendrá por el crecimiento económico y no por la reducción del gasto

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy EFE

 

El Gobierno ha aprobado este viernes en el Consejo de Ministros los Presupuestos Generales del Estado del año que viene con una mejora salarial para los funcionarios del 1%, una subida de las pensiones del 0,25%, el mínimo legal previsto, e incrementos en otras partidas de gasto como la destinada a la lucha contra el fraude fiscal.

En la rueda de prensa poseterior al Consejo de Ministros, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha confirmado que los presupuestos que presentarán el martes muestran la mejora económica alcanzada durante esta legislatura. "Hemos pasado de una situación de prequiebra a una situación de equilibrio en los próximos años", señala. Fruto de ese equilibrio, el Ejecutivo prevé una reducción del techo de gasto para 2016. Según lo señalado por Rajoy en los presupuestos de 2016 se gastarán 5.600 millones menos gracias a los ahorros que proporciona el crecimiento.

Rajoy ha afirmado que “el gran reto de futuro” tanto para España como para Europa es la Seguridad Social, su mantenimiento. De ahi la necesidad, ha dicho, de seguir creando empleo para reforzar la base de cotizantes.  

Respecto a las Comunidades Autónomas, el presidente ha resaltado "una mejora del 8,7% su financiaciación. En total, será una cantidad superior a los 10.000 millones de euros". De esta cantidad, la parte más importante, 7.455 millones, procederá de la mejora de la economía española. Otros 2.900 millones se deberán a la por una decisión del Gobierno, que les presta con unos intereses cero. 

Rajoy ha confirmado, el incremento salarial del 1% a los funcionarios, la primera desde 2009. Junto a esto, el presidente ha confirmado una subida de las pensiones del 0,25% y la devolución en septiembre del 25% de la paga extra. Además, el 53% del presupuesto irá destinado al gasto social.

Entre las medidas aprobadas este año, el presidente del Gobierno ha destaca la reforma fiscal que permitirá a los ciudadanos pagar menos impuestos del IRPF en 2016 y si la situación económica lo permite "plantear nuevas rebajas", según lo indicado. Junto a la reforma fiscal, el presidente ha hecho una mención especial al proceso continuado de reducción de la administración que ha permitido la desaparición de 2.300 ente públicos y un ahorro de 30.000 millones.

Rajoy ha destacado el esfuerzo de su equipo para reducir el déficit público. "Se ha pasado de un déficit del 9% al 2,8%", cifra en la que esperan concluir 2016. Esta estabilidad presupuestaria es, según palabras del presidente, la clave para devolver a España la credibilidad "tanto dentro como fuera". "La corrección del déficit futuro no va a venir por la vía de la reducción del gasto sino por la vía del crecimiento", ha señalado. Según las estimaciones que maneja el Gobierno en 2015, la economía crecerá un 3,1%, por delante del resto de la zona euro.

 

 

 

En los Presupuestos para 2016, el Ejecutivo plantea un incremento salarial del 1% a los funcionarios, el primero desde el año 2009. De esta forma, finalizaría el ajuste que han soportado estos trabajadores en sus retribuciones desde 2010, desde el recorte salarial del Gobierno de  Zapatero, hasta las sucesivas congelaciones salariales y otras medidas de ajuste como la supresión de la paga extra de 2012, la ampliación de la jornada laboral o la eliminación de los moscosos.

Las cuentas del año que viene son las últimas del equipo de Mariano Rajoy, que quiere aprovechar la mejora económica para devolver parte de los esfuerzos hechos durante la crisis antes de que acabe la legislatura. De hecho, ha acelerado la tramitación de las cuentas para tenerlas totalmente aprobadas antes de las próximas elecciones.

Para hacer las cuentas, el equipo económico del Gobierno ha partido de un límite de gasto no financiero de 123.394 millones de euros, lo que supone un descenso del 4,4% respecto al techo de gasto del año pasado.

La cifra de 2016 parte de una previsión de ingresos tributarios de 193.520 millones de euros, un 4% más que en 2015. Tras la cesión a las administraciones territoriales de parte de estos ingresos, la cifra se queda en 134.773 millones, un 0,8% más.

Además, contempla un objetivo de déficit para el Estado de 25.134 millones (2,2% del PIB), una financiación de las administraciones territoriales a través del presupuesto de gastos de 33.797 millones y unos ajustes de contabilidad nacional de 2.716 millones.

De este modo, el límite de gasto no financiero se reduce en 5.666 millones de euros y se queda en 123.394 millones para el Presupuesto de 2016, que el Gobierno tiene pensado tramitar antes de las elecciones generales.

Dentro del gasto, las partidas que más van a disminuir en 2016 son los intereses de la deuda y la aportación al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), dada la mejor evolución de la economía y del mercado de trabajo.

En cambio, el año que viene subirán otras partidas como las clases pasivas, la aportación a la Seguridad Social, la lucha contra el fraude, las mutualidades o la aplicación de la LOMCE.

Debate en agosto

Una vez presentado el Presupuesto se celebrarán las comparecencias de los altos cargos del Gobierno en el Congreso durante la tercera semana de agosto, comenzando previsiblemente por la del gobernador del Banco de España, Luis María Linde, el día 18.

Así, el debate de totalidad tendría lugar en un Pleno extraordinario los días 25 y 26 de agosto, y posteriormente se presentarían las enmiendas parciales, que serían debatidas primero en ponencia y después en comisión, para pasar a continuación al Pleno.

Con estos cálculos, el proyecto de ley sería remitido al Senado a finales de septiembre para repetir toda la tramitación, en aras a que regresen al Congreso con tiempo de su aprobación definitiva antes de la convocatoria de las elecciones generales y la consecuente disolución de las Cortes.

Normas