No desvela las ventas de su reloj

Apple siembra dudas al elevar su dependencia del iPhone

La compañía obtuvo el jueves su mayor caída desde enero de 2014

Tienda de Apple de Australia.
Tienda de Apple de Australia. EFE

Apple anunció este martes que su beneficio en el segundo trimestre había subido un 38% gracias a las mayores ventas de su popular teléfono inteligente iPhone. La compañía ganó 10.700 millones de dólares en el periodo de finalizó el 27 de junio, su tercer trimestre fiscal, frente a los 7.740 millones del mismo periodo del año anterior. Los ingresos de la firma también subieron un 33%, hasta los 49.610 millones, pero ni esta cifra ni la anterior resultó suficiente para que el mercado premiara los resultados de la compañía más valiosa del mundo. Al contrario, la penalizó. Sus acciones cayeron un 8% tras el cierre de mercado, y ayer sus títulos retrocedieron un 4,4% hasta 124,98 dólares, su mayor caída en Bolsa desde el 28 de enero de 2014, cuando retrocedió un 7,99%.

Los inversores parecen estar penalizando la cada vez mayor dependencia de Apple de un producto, el iPhone, que representa ya más del 60% de las ventas de la empresa. “Este hecho es cierto, y asusta al mercado, pero es complicado encontrar un pero a los resultados de este producto, que son espectaculares este trimestre”, asegura a CincoDías el analista español Jaime García Cantero. Este recuerda como el crecimiento del iPhone triplica el del sector de smartphones y como el precio medio de venta es el más alto de la historia de la compañía (660 dólares a nivel mundial). Apple vendió 47,4 millones de iPhone en este trimestre, un 35% más que en el mismo periodo de 2014 y más del doble que hace cuatro años. Pero aquí los inversores no se sintieron complacidos; ellos esperaban 50 millones. Además, la ventas suponían una caída del 22% frente al trimestre anterior. Claro, que hay analistas que ven este retroceso normal pues muchos consumidores dan por hecho que habrá un nuevo iPhone en otoño y prefieren esperar.

García Cantero destaca, sin embargo, el comportamiento de Apple en China, donde las ventas del iPhone más que se duplicaron en el trimestre, hasta 13.230 millones, pese a que este mercado está cerca del punto de saturación, “algo que debería tranquilizar al inversor, igual que el hecho de que crezca en feudos como Corea, cuna de su principal competir, Samsung”.

Otro punto que parece haber preocupado al mercado son las previsiones para el próximo trimestre. Apple pronosticó ingresos de 49.000 millones, por debajo de los 51.130 millones de media que esperaban los analistas. También que se contraigan las ventas del iPad (10,9 millones de unidades frente a los 13,2 millones del mismo periodo de 2014), un hecho que hay gente que justifica por el mayor tamaño de los iPhone. La tableta de Apple suma seis trimestre consecutivos de contracción. Por contra, los Mac sí subieron, de 4,4 millones a 4,8 millones, rozando los 4,9 millones previstos por los analistas.

La incógnita sobre cuántos relojes inteligentes ha vendido

Aunque era uno de los datos más esperados aún no hay información separada de ventas del Apple Watch (que ejemplifica bien la dependencia de iPhone). La firmar no aportó este detalle. “Ya se afirmó en septiembre que no se darían para no dar pistas a nuestros rivales sobre un producto en el que hemos trabajado muy duro”, dijo Tim Cook, presidente de Apple. La compañía incluyó los datos del reloj en el apartado “otros productos” donde están los iPod y el Apple TV, entre otros. Esta partida ha crecido en 952 millones en el trimestre y el director financiero, Luca Maestri, ha apuntado a que la facturación del reloj estaría “por encima” de esa cifra, y añadió que las ventas del reloj en las primeras nueve semanas habrían superado a las del iPhone y iPad en ese mismo periodo desde su estreno.

Normas