Mercados emergentes

El atractivo perdido de América Latina

Los expertos se dividen sobre México, pero coinciden en las malas perspectivas para Brasil.

El atractivo perdido de América Latina
Thinkstock

No hace tanto, América Latina exhibía algunos de los mercados más esperanzadores del planeta. Todas las gestoras apostaban por los emergentes latinoamericanos, mientras Europa y Estados Unidos se disputaban el primer puesto entre las economías estancadas o en recesión.

Hoy, apenas unos años después, son pocos los que prevén una remontaba a corto plazo de la región o de sus gigantes Brasil, México y Argentina.

“Pese a las señales positivas de crecimiento en EE UU y Europa, los países emergentes, y especialmente Latinoamérica, siguen mostrando debilidad”, aseguran Rosa Duce y Diego Jiménez-Albarracín, economista jefe y responsable de renta variable, respectivamente, del Centro de Inversiones de Deutsche Bank, quienes prevén que la economía de la zona crezca el 0% en 2015 y 1,8% en 2016.

Simon Lue-Fong, gestor de Pictet Latin America Emerging Local Currency Debt, recuerda que actualmente el crecimiento conjunto de los países emergentes es 3,9% anual, pero en Latinoamérica es negativo. “No obstante, estamos más positivos en el peso mexicano dadas las reformas estructurales y que el sector manufacturero debe beneficiarse de la mejora de EE UU, aunque no pueda competir con un dólar más fuerte”, indica.

En cambio, se mantienen cautelosos en monedas más vinculadas a materias primas, de países de lento crecimiento y con déficit en cuenta corriente. “Es el caso del real brasileño y el peso de Colombia”, puntualiza.

Más optimista se muestra Lionel Bernard, gerente de cartera de LatinAmerica Equities de Amundi: “Si bien somos todavía prudentes respecto a la segunda mitad del año, creemos que la corrección del superciclo de commodities que ha afectado a materias primas, divisas y acciones latinoamericanas debería finalizar este año, preparando el terreno para un mejor panorama en 2016”.

El factor político tampoco pasa desapercibido para los expertos. Es el caso de Xavier Hovasse, gestor de fondos de renta variable emergente de Carmignac, quien asegura que “algunos Gobiernos han hecho que sus países no sean propicios para la inversión, como Venezuela y Argentina".

"Brasil lleva 12 años dirigido por el Partido de los Trabajadores, que ha sido muy corrupto e incrementó el intervencionismo del Estado, además de aumentar el tamaño de la deuda pública y fomentar el aumento de la privada”, sostiene Hovasse.

Víctor Alvargonzález, director de inversiones de Tressis, por su parte, asegura que son economías que hace tiempo que no recomiendan tener en cartera, entre otras razones porque “a lo largo de la última década el número de empresas que han emitido deuda en dólares ha crecido exponencialmente”.

Las empresas emitieron en dólares cuando sus divisas estaban fuertes y no suponía ningún problema, “pero con un dólar caro y divisas locales cayendo frente a la moneda estadounidense, la situación se complica”, explica.

En cuanto a valores concretos, Brunella Isper, gestora de inversiones de Aberdeen AM, señala que sus apuestas son: en México, los operadores aeroportuarios OMA y ASUR –“cada vez más la creciente clase media prefiere viajar en avión en lugar de hacerlo en autobús”– y en Brasil, Multiplan, uno de los principales propietarios de centros comerciales del país.

¿Se salva algún país?

Perú podría ser ese país, según el experto de Amundi, ya que aunque “cuenta con exposición a las materias primas, creemos que mantiene unos fundamentales atractivos.

México es el que mejor impresión da a Hovasse, de Carmignac, ya que “el país y su moneda son mucho menos dependientes de los precios de las materias primas que la mayoría del resto de los países latinoamericanos”.

En cuanto a los expertos de Deutsche Bank, creen que Brasil es el país más vulnerable, mientras México tiene mejores perspectivas.

Normas