Prevé captar 500 millones en bonos

Cellnex abrirá en España el mercado de bonos

Francisco Reynés, presidente de Cellnex, y Tobías Martínez, consejero delegado
Francisco Reynés, presidente de Cellnex, y Tobías Martínez, consejero delegado

Después de semanas de un cierre casi total del mercado de deuda por la crisis griega, la avidez compradora de activos españoles vuelve con fuerza. Y Cellnex está dispuesta a ser una de las primeras empresas no financieras del país que prueben suerte vendiendo bonos la próxima semana.

Fuentes conocedoras de la marcha de la operación aseguran que el objetivo es colocar a partir del lunes un mínimo de 500 millones de euros –con posibilidad de ampliar la operación en caso de fuerte demanda hasta el entorno de los 700 millones– a un plazo de siete años.
La parte más dura del trabajo ya está hecha. Los colocadores –Barclays, CaixaBank y Goldman Sachs– ya realizaron presentaciones entre potenciales inversores a inicios de junio, pero la inestabilidad de los mercados por los problemas de la zona euro truncaron la salida en ese momento. “No existía una necesidad inminente de dinero, por lo que se ha preferido esperar a que los precios fueran más favorables”, señalan fuentes conocedoras de la operación.

En su folleto de la colocación en Bolsa, Cellnex ya puso negro sobre blanco su intención de acudir al mercado de bonos por hasta 2.000 millones. El 7 de mayo debutó en la Bolsa española y solo siete días después registró en Irlanda un programa de emisión de deuda por hasta, exactamente, ese mismo importe. A finales de ese mes, obtuvo las calificaciones pertinentes de Fitch y de Standard & Poor’s. La primera le asignó una nota de BBB–, dentro del grado de inversión, y la segunda de BB+, en high yield, pero solo a un escalón de dejar de serlo. Con la colocación de deuda en el mercado diversificará sus fuentes de financiación.

La filial de Abertis (la matriz controla el 34%) ha efectuado un fuerte crecimiento a golpe de talonario que se comenzará a notar en las cuentas de resultados de este año. La más importante fue la adquisición de 7.690 torres de telecomunicaciones en Italia por unos 700 millones de euros. Esta adquisición disparó la deuda financiera neta de Cellnex hasta los 893 millones a 31 de marzo desde los 342 de cierre de 2014.

“El dinero de los bonos se utilizará para optimizar la estructura del pasivo; se amortizará en parte la financiación bancaria”, explican fuentes conocedoras de la operación. El tipo de interés medio de la deuda la compañía que dirige Tobías Martínez era de solo el 1,2% en 2014. El interés que pagará en los bonos será claramente superior, pero el plazo de amortización será también mucho más largo.

Cellnex seguirá comprando y, aunque abre la puerta a obtener el dinero para futuras adquisiciones a través de recursos propios (ampliaciones de capital), su fórmula preferente serán los créditos. “El perfil de la compañía es de crecimiento. Como comparación, en Estados Unidos alrededor del 35% de las redes de telecomunicaciones está en manos de operadores neutrales, como Cellnex. Mientras, en Europa el porcentaje ronda el 10%, y estamos viendo operaciones de ventas que adelantan una consolidación del sector en operadores neutrales”, señalan fuentes del sector.

Dividendo
Cellnex se ha comprometido a que su deuda financiera neta –deuda bruta menos liquidez– entre su beneficio bruto de explotación (ebitda) ajustado sea inferior a 4,25 veces para poder dar dividendos. Cellnex asegura que dejará esta ratio en cuatro veces en 2015, por lo que tiene margen para retribuir a sus accionistas. Entregará el 20% de su flujo de caja libre una vez atendidos sus compromisos financieros (levered free cash flow, en la jerga).
Los analistas consideran que el dividendo por acción de la compañía se situará este año en los 0,15 euros por acción. Una de las ventajas de Cellnex es su baja necesidad de inversiones de mantenimiento (capex), que a medio plazo será del 3% de las ventas.

Los analistas le dan un potencial de hasta el 23%

Abertis fijó el precio de la salida a Bolsa de Cellnex en 14 euros por acción, pese a que pudo haberlo situado por encima debido a la fuerte demanda registrada en el libro de órdenes. Desde entonces, el grupo centrado en alquilar torres de telefonía móvil a las operadoras se ha revalorizado un 10% (el viernes concluyó a 15,4 euros por título), pero la mayor parte de los analistas considera que su capacidad de subida en Bolsa es todavía muy elevada.

El más optimista es Royal Bank of Canada (RBC), que le asigna un precio objetivo de 19 euros por acción, con lo que le da un potencial del 23,4%. En su informe, la entidad asegura que Cellnex goza de potencial de crecimiento orgánico, al que se suma la consolidación del sector en Europa y un sólido dividendo. El precio objetivo medio de la empresa se queda en 16,8 euros por acción, según Bloomberg, lo que deja su potencial en el 9%. El que más baja esa media es BBVA, uno de los colocadores de las acciones en la salida a Bolsa:fija su precio objetivo en 15 euros por acción. En el rango medio están Goldman Sachs y Exane BNPParibas con 16 euros por acción, y en el alto, Société Générale y Morgan Stanley, con 18 euros. El consenso de analistas considera que Cellnex entrará en el Ibex antes de que concluya el año.

Normas
Entra en El País para participar