Editorial

La exportación, viento en popa

Uno de los grandes motores de la recuperación de la economía española, el sector exterior, continúa carburando a todo gas. De acuerdo con lo datos hechos públicos ayer por la Secretaría de Estado de Comercio, las exportaciones españolas crecieron un 4,3% entre enero y mayo de presente ejercicio respecto al mismo periodo del año anterior. En el otro lado de la balanza comercial, las importaciones también presentan crecimiento, en este caso del 3%. La relación entre ambos ofrece un déficit comercial un 9,3% menor al registrado en los cinco primeros meses del año pasado. El destino prioritario de las ventas de las empresas españolas continúa siendo Europa, con el 70% del total y con Francia a la cabeza. La relación con Estados Unidos crece a un ritmo del 7,6%, en tanto que las exportaciones vía latinoamericana también suben gracias, muy singularmente, al tirón experimentado por el mercado mexicano. Por contra, el país que más vende en España es Alemania. Un análisis más pormenorizado de los datos ofrece un par de conclusiones relevantes. En primer lugar, el hecho de que las exportaciones mantengan su tendencia al alza supone que la competitividad de la empresa española también lo hace. En segundo, que el alza de las importaciones indica que el consumo interno va recobrando el pulso perdido.

Normas