Sigue el Debate en Grecia

Tensión en el Gobierno griego tras el 'acuerdo'

El primer ministro griego, Alexis Tsipras a su llegada a la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona en Bruselas (Bélgica).
El primer ministro griego, Alexis Tsipras a su llegada a la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona en Bruselas (Bélgica). EFE

"Afrontamos dilemas difíciles y tuvimos que hacer concesiones difíciles para evitar la aplicación de los planes de algunos círculos ultraconservadores europeos", dijo Alexis Tsipras al término de la cumbre de la Eurozona en la que se ha acordado el inicio de negociaciones para un tercer rescate.

Con este acuerdo, Grecia se ha asegurado la reestructuración de la deuda y financiación a medio plazo en un paquete de crecimiento por valor de 35.000 millones de euros en un acuerdo con sus acreedores que permitirá al país permanecer en el euro, según ha asegurado Tsipras.

Sin embargo, esta última negociación ha vuelto a dividir la opinión pública griega: el líder de Syriza ha logrado un acuerdo con la Unión Europea a la que ha rechazado públicamente en numerosas ocasiones; por otro lado, muchos de sus seguidores han dejado de verle como un claro representante.

El líder de Griegos Independientes y socio de coalición del Gobierno de Alexis Tsipras, Panos Kamenos, ha expresado su rechazo al acuerdo alcanzado por el primer ministro con los socios de la Eurozona en Bruselas para un tercer rescate para Grecia, si bien ha asegurado que no tiene intención de abandonar el Ejecutivo.

La confederación de sindicatos del sector público de Grecia (ADEDY) ha convocado una nueva huelga de 24 horas para el próximo miércoles en protesta al acuerdo alcanzado entre el Gobierno y los acreedores, el mismo día en que está prevista su votación en el Parlamento.

"Pocos días después del referéndum del 5 de julio, en que el 62 % de griegos votó no a las nuevas medidas, nos encontramos igual como si el referéndum no se hubiese celebrado", ha comunicado el sindicato de funcionarios locales, pertenecientes a ADEDY.

Esta huelga se sumará a la concentración de casi medio millar de personas, que tuvo lugar ayer por la tarde frente al Parlamento griego. Parte del electorado que catapultó a Tsipras al poder en las elecciones del 25 de enero y que ratificó su apoyo en el referéndum del 5 de julio sobre la oferta de la antigua troika se ha sentido traicionado.

Incluso el núcleo duro de Syriza ha considerado que el acuerdo con Bruselas es "humillante" y "mantiene al país en un estatus de colonia de deuda", anticipando así una lucha abierta en el seno de la alianza que gobierna Grecia desde enero. Nikos Hountis ya ha dimitido en rechazo del pacto con Bruselas, en la que podría ser la primera de una serie de renuncias en el seno de la coalición de Gobierno.

La Presidenta del Parlamento griego, Zoé Konstandopulu, se erige como uno de los principales obstáculos para que el Gobierno pueda aprobar el miércoles las medidas pactadas con los socios, tras no apoyar el sábado al Gobierno en la votación sobre la lista de reformas presentada a los acreedores.

"La gente dio la confianza al Gobierno para que la libere de las cadenas del memorando (programa de rescate)", dijo Konstandopulu en el debate parlamentario, y aseguró que los prestamistas "están chantajeando" al Ejecutivo, por lo que afirmó que no podía apoyar el contenido de la propuesta.

Por otro lado, el nuevo ministro de Economía, George Stathakis, que reemplazará a Hountis en el Parlamento griego, ha querido mostrar su apoyo al líder griego; sin embargo, ha explicado que "no estamos intentando que parezca mejor de lo que es, y lo decimos claramente: este acuerdo no nos representa".

"Griegos Independientes ha mantenido constante su apoyo al Gobierno. Lo hemos estado apoyando y mantendremos nuestro apoyo a los esfuerzos del Gobierno", ha dicho su portavoz Marina Chrysoveloni. "Sin embargo, hay algunos límites que han sido dibujados por el mandato del pueblo griego, tanto en las elecciones de enero como en el referéndum (sobre las condiciones del rescate a Grecia)", ha agregado.

El principal partido de la oposición griega, Nueva Democracia ha considerado que el acuerdo alcanzado este lunes entre la Unión Europea y el Gobierno de Alexis Tsipras para conseguir un tercer rescate para Grecia es doloroso pero necesario para evitar una catástrofe.

"Con el acuerdo, Grecia tiene un respiro para intentar encontrar su propio ritmo dentro de Europa, con seriedad y responsabilidad", ha afirmado el líder provisional de Nueva Democracia, Evangelos Meimarakis.

El secretario general del Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK), Evangelos Venizelos, ha querido aplaudir el acuerdo pactado este lunes entre el Gobierno griego y los líderes de la Eurozona, aunque lo ha calificado de "duro y humillante".

Y es que Atenas se ha visto obligada a aceptar algunas de las medidas que antes rechazaba, incluyendo la reforma de las pensiones y la liberalización del mercado laboral, que deberán legislar hasta el miércoles.

Pese a todas las concesiones que ha tenido que hacer el Gobierno izquierdista respecto a sus aspiraciones iniciales y haberse comprometido a aceptar nuevamente una tutela de las instituciones (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional), Tsipras ha prometido que "seguiremos luchando para restablecer la soberanía nacional".

Normas