Alemania impone las tesis más duras al país

Las nueve medidas extra que ha tenido que aceptar Grecia para seguir en la zona euro

Los bancos griegos permanecerán cerrados sine die

Mario Drgahi no hace ningún gesto para aflojar el corralito

Fotografía de una bandera europea durante una manifestación.
Fotografía de una bandera europea durante una manifestación. EFE

Grecia se rindió el pasado jueves y presentó prácticamente un calco de las medidas presentadas antes de que Tsipras convocara el referéndum del sí o del no. Bajada de pensiones, ampliación de la edad de jubilación y subida del IVA incluidas.

Pero el fin de semana Alemania sacó la artillería pesada y torció la mano del primer ministro heleno si quería seguir en la zona euro. Estas son las medidas adicionales añadidas al documento que ha tenido que aceptar el primer ministro heleno.

Los bancos griegos permanecerán cerrados sine die, según fuentes gubernamentales citados por Reuters. El corralito está en vigor desde el lunes 29 de junio, tras la convocotaria del referéndum y la ruptura de las negociaciones para el segundo rescate. Finalmente, Mario Drgahi no ha hecho ningún gesto hoy para aflojar el corralito.

De entrada, hay unos plazos para aprobar medidas si quiere comenzar a negociar el tercer rescate. El miércoles 15 de julio deberá aprobar la subida del IVA con tres tipos –al 6% para medicinas, libros y teatro, al 13% para hoteles energía y alimentos básicos; y al 23% para el resto, incluidos los restaurantes– y la bajada de las pensiones.

Las nueve medidas extra que ha tenido que aceptar Grecia para seguir en la zona euro ampliar foto

El miércoles 22 de julio deberá quedar legislada la modernización del sistema judicial y debe haber quedado traspuesta la directiva sobre resolución bancaria. Con estas reformas encima del tapete, se comenzará a negociar el tercer rescate de país por un importe de entre 82.000 Y 88.000 millones de euros.

Primera. Una reforma de las pensiones más ambiciosa de la planteada y medidas concretas para compensar el impacto fiscal de la sentencia del Tribunal Constitucional que tumbó la reforma de las pensiones de 2012. Grecia deberá, además, aplicar la cláusula del déficit cero o medidas similares para octubre de 2015. 

Segunda. Dar una vuelta  de 180 grados al mercado de servicios, incluyendo la apertura en domingos, dar libertad en los periodos de rebajas, liberalizar el mercado de producción de leche, de panaderías, de farmacias y de alguno servicios regulados, como el transporte en ferry.

Tercera.  Liberación de los mercados energéticos y  privatización del operador de la red de transporte de electricidad.

Cuarta. En el mercado laboral, modernizar la negociación colectiva, reformar la ley de huelga con el objetivo de endurecerla,  y legislar con las mejores prácticas de la UE en cuanto a los despidos colectivos. Por supuesto, esto significa, al igual que ocurrió en España, facilitarlos. 

Quinta. Refozar el sector financiero tomando decisiones decisivas sobre los préstamos morosos y medidas para reforzar la gobernanza y el control de las instituciones financieras. La misión primordial es eliminar cualquier interferencia política en su gestión. 

Sexta. Grecia deberá traspasar activos disponibles para su venta a un fondo supervisado por autoridades europeas. Se incluye aquí el paquete de empresas públicas valoradas en unos 50.000 millones que ya habían sido incluidos en el primer rescate de 2011, y de los que solo se obtuvieron unos 5.000 millones. En teoría, la privatización de esos bienes se destinará a pagar el nuevo préstamo. Del importe total que se debe obtener, 25.000 millones irán destinados a amortizar la recapitalización de la banca; otros 12.500 millones, a pagar deuda; y otros 12.500 a inversiones. 

Séptima. La zona euro exige al Gobierno griego una propuesta para “modernizar y fortalecer” la administración con el objetivo de poner en marcha un programa supervisado por la Comisión Europea, con la misión de reducir el coste de su sector público. La propuesta debe estar encima del tapete a más tardar el lunes 20 de julio.

Octava. Férreo control supervisor. Los hombres de negro de la antigua troika ganarán poder en este tercer rescate. El trabajo sobre el terreno en Atenas, en todo lo que se refiere a las reformas, el Gobierno heleno deberá consultar y concertar con las instituciones, y con el tiempo suficiente, todos los proyectos de ley relativos a las áreas de reforma. Incluso antes de su puesta a consulta pública.

Novena. Salvo las medidas de asistencia humanitaria –una de las primeras decisiones del Gobierno fue volver a hacer universal la asistencia sanitaria–, Tsipras debe dar marcha atrás a todas las medidas que aprobó en el país tras su llegada al poder.

Normas
Entra en El País para participar