El retraso del dividendo digital sitúa a España por detrás de otros países

Las telecos españolas afrontan ya la ofensiva por el auténtico 4G

A partir del 20 de julio empezará el encendido del LTE en la banda de 800 MHz

Un usuario manda un mensaje con su móvil en una calle de Madrid.
Un usuario manda un mensaje con su móvil en una calle de Madrid.

La verdadera batalla por el móvil 4G en España acaba de comenzar. A partir del próximo 20 de julio, las operadoras empezarán a ofrecer servicios sobre la red 4G en la ansiada banda de 800 MHz, a la que llegaron con retraso, por la decisión de la Administración de aplazar la entrega de estas frecuencias hasta el 1 de abril.

Según fuentes del sector, este retraso ha situado a España por detrás de otros países europeos en implantación de esta tecnología. Y es que las frecuencias de 800 MHz son claves para alcanzar una cobertura plena en el interior de los edificios.

El último informe de la Comisión Europea sobre comunicaciones electrónicas, publicado en junio, otorga a España una cobertura de 4G del 76%, frente al 79% de la media europea. Por el contrario, la penetración de la banda ancha móvil es del 77%, por encima del 72% de la media, gracias, en buena medida, al 3G.

Por regiones, según el último informe de cobertura de banda ancha de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, hasta 10 comunidades autónomas están por debajo de la media en cobertura, que fija en el 76,3% de los hogares. Además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, las regiones con mejor cobertura son Madrid y Cataluña con el 96,1% y el 84,5%, respectivamente.

En estas circunstancias, según las estimaciones de la consultora Opensignal, los usuarios españoles acceden a 4G la mitad del tiempo (un 53%) que pasan conectados a internet con su móvil, lejos del 95% de Corea del Sur, del 86% de Japón y del 78% de EE UU. Dentro del concierto europeo, España está por debajo de países como Holanda, Hungría, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Noruega, Alemania y Polonia, aunque por delante de Italia, Francia y Reino Unido.

Otro efecto es que España está por debajo de otros países de su entorno en consumo de datos móviles. La consultora Tefficient sitúa a España en el puesto 18 de su ranking con un consumo mensual de 333 megabytes al mes por cada tarjeta SIM. Al menos 11 países del Viejo Continente estarían por encima de España, que si bien estaría por delante de Francia, Alemania y Portugal.

En cualquier caso, según fuentes de la industria proveedora creen que hasta el momento, las operadoras no han apostado con intensidad por esta alternativa y no han invertido de forma masiva en el 4G dada la buena cobertura de 3G. En su opinión, han mantenido nula proactividad por añadir valor a sus redes de banda ancha, mientras concentran un excesivo esfuerzo en convertir la oferta poco menos que un commodity y en favorecer la competencia solo basada en el precio.

Por el contrario, las telecos defienden el esfuerzo inversor ya realizado en el 4G, y recuerdan el retraso en acceder a las frecuencias de 800 MHz, que son claves para el negocio. Fuentes de las operadoras, que recuerdan que pagaron cerca de 2.000 millones de euros en 2011 por este espectro, explican que aunque accedieron al espectro el 1 de abril, en muchas ciudades no se va a poder hacer el encendido del 4G en estas frecuencias hasta final de año.

La necesidad de un parque de móviles LTE

Una de las necesidades básicas para la implantación del 4G es que haya un amplio parque de terminales móviles adaptados a esta tecnología, según señalan fuentes de las operadoras. A la conclusión del primer trimestre, las tres grandes telecos sumaban cerca de ocho millones de usuarios de 4G. Entre Telefónica, Vodafone y Orange sumaban en esa fecha cerca de 45 millones de líneas móviles.

Por compañías, Vodafone es quizá la más agresiva en la apuesta por el 4G. La teleco, que espera contar en agosto con entre 7.500 y 8.000 nodos con LTE, ha estado invirtiendo en los últimos ejercicios cerca de 640 millones de euros adicionales gracias al plan Spring. La compañía, que se siente perjudicada por el retraso del dividendo digital, destacó que el 4G estimula la demanda de datos y, en el caso de España, sitúa el consumo en 1,6 GB al mes frente a los 0,7 GB del 3G. La empresa anunció esta semana que va a lanzar el servicio Voz 4G (VoLTE).

Orange, que considera al 4G como una apuesta fundamental, alcanzó en marzo los 2,9 millones de usuarios de LTE. La compañía anunció a principios del mes de febrero una inversión adicional de 400 millones de euros para el 4G, que se unirían a los 1.100 millones ya invertidos. Orange lanzó esta semana el Plan Estrena 4G para impulsar la renovación del parque de terminales móviles y acelerar la implantación del LTE.

A su vez, Telefónica comunicó que en marzo había alcanzado los 2,2 millones de clientes de 4G. La operadora, que ha centrado sus apuestas en el despliegue de fibra, aseguró que una vez disponible el espectro de 800 MHz, se ampliaría la cobertura LTE a lo largo del año junto con un incremento del número de usuarios en esta tecnología.

Velocidad de acceso

España sí tiene una posición notable en cuanto a velocidad de descarga de datos en los móviles. La firma Open Signal sitúa a España como cuarto país en el ranking global en su informe del mes de junio, con una media de 18 Mbps, solo por detrás de Singapur, con 24 Mbps; Chile y Dinamarca, estos dos últimos con 20 Mbps.

Estos expertos otorgan a Vodafone España una velocidad de 24 Mbps, por 15 de Orange y 14 de Movistar. nte a los 0,7 GB del 3G. La empresa anunció esta semana que va a lanzar el servicio Voz 4G (VoLTE).

Normas
Entra en El País para participar