Sube del 70% del mes pasado al 80%

Fomento endurece los servicios mínimos a los controladores

El colectivo de trabajadores de la empresa pública Enaire demandaba un 50%

Los paros están previstos para los días 11, 12, 25 y 26 de este mes

Una controladora en la torre del aeropuerto madrileño de Barajas.
Una controladora en la torre del aeropuerto madrileño de Barajas.

El Ministerio de Fomento ha elevado las exigencias sobre la prestación de servicios mínimos a los controladores de tránsito aéreo en los paros previstos en julio. La huelga se debe a "la falta de voluntad" que este colectivo de 2.015 trabajadores aprecia en Enaire para llegar a un acuerdo sobre el archivo de las sanciones a 61 trabajadores del aeropuerto de Barcelona por el cierre del espacio aéreo en 2010.

Si para los días de huelga del pasado mes de junio el Gobierno estableció un 70%, para los paros previstos en julio, con la temporada estival en plena efervescencia, sube al 80% sobre la plantilla programada para los días de huelga. Estos son el 11 y 25 de este mes, entre las 10,00 y las 13,00 horas, y los días 12 y 26 de 17,00 a 20,00 horas. Desde Fomento se argumentan, entre otras causas, los perjuicios económicos que "cualquier retraso o cancelación" causaría a Enaire, a los viajeros y al sector turístico. Sobre este último recuerda que pesa un 15% sobre el PIB nacional. También se recuerda que el efecto de los paros sobre los vuelos de corto y medio radio lastrarían al hub de Madrid por ser alimentadores de los vuelos de largo radio que especialmente operan aerolíneas como Iberia y Air Europa.

El colectivo de empleados de la empresa pública Enaire, representados por el sindicato USCA, ya manifestó sus quejas el pasado mes al considerar que el Gobierno había actuado contra el derecho de huelga al marcar unos servicios mínimos que consideraban abusivos. Para esta nueva oleada de protestas, los controladores veían justo una cuota del 50%, muy lejos del 80% anunciado hoy por el ministerio que lidera Ana Pastor.

2.015 controladores en España

Los 2.015 controladores de tránsito aéreo de Enaire se dividen entre servicios centrales, cinco centros de control (Madrid-Torrejón, Barcelona, Sevilla, Palma y Canarias), dos centros de control de aproximación (Valencia y santiago) y 22 torres de control en otros tantos aeropuertos.

Fuentes solventes apuntan que entre el personal de torre ya se hizo trabajar el mes pasado a cerca del 90% del personal previsto para las jornadas de huelga, siendo menor la cuota de servicios mínimos para el personal con puestos de perfil administrativo.

Desde Fomento se asegura que se ha tratado de "compatibilizar el interés general de los ciudadanos, y en particular sus necesidades de movilidad, con el derecho a huelga y la seguridad de las operaciones [aéreas]".

Desde las aerolíneas han sido numerosas las llamadas a la "responsabilidad" con el fin de que la huelga de controladores no llegue a entorpecer el flujo de turistas en los aeropuertos españoles de la red de Aena. Al cierre del primer semestre estas infraestructuras han atendido a 93 millones de pasajeros, lo que implica un incremento del 5% respecto al periodo de enero a junio de 2014.

 

Intento de acuerdo fallido

Enaire y el comité de huelga mantuvieron una reunión el pasado 3 de julio para intentar fijar los servicios esenciales ante los paros anunciados para este mes por los controladores, pero no hubo acuerdo y el Ministerio de Fomento ha pasado a fijar los servicios mínimos.

La pública Enaire es la única proveedora de servicios de navegación aérea de tránsito en las fases de ruta y aproximación a los aeropuertos. En cuanto a la operativa de las torres de control, las hay de gestión privada concesionadas por el estado, pero desde Fomento se estima que están íntimamente ligadas a los servicios de ruta y aproximación. El ministerio argumenta que los servicios de control son fundamentales para el desarrollo de las 6.500 operaciones aéreas que se llevana  cabo de media diaria en España.

Normas