Los sindicatos quieren negociar a raíz de la incorporación de pilotos

El personal de tierra de Iberia pedirá contrataciones tras el verano

Varios trabajadores de Iberia preparan la salida de un A330 en el aeropuerto madrileño de Barajas.
Varios trabajadores de Iberia preparan la salida de un A330 en el aeropuerto madrileño de Barajas.

Iberia está examinando en estos días a las 2.000 personas que han presentado su candidatura para ocupar una de las 120 plazas de copiloto que trabajarán en rutas de corto radio, lo que va a fomentar peticiones de otros colectivos de la compañía a la vista de la evolución de la empresa.

La aerolínea contratará en septiembre, después de 11 años de sequía, a la vista del crecimiento de producción y las condiciones de contratación que emanan del nuevo convenio. También influyen la entrada de nueva flota, el centenar de ascensos (sueltas en el argot del sector aéreo) previstos para este 2015 y la necesidad de cubrir muchas de las 215 bajas voluntarias de pilotos que aceptan las condiciones de salida y prejubilación marcadas por el ERE voluntario que rige en la empresa hasta finales de año (sobre un total de 244 pilotos que la dirección había puesto de límite).

La oferta de empleo fue calificada poco menos que de hito por la dirección que lidera Luis Gallego. Y los sindicatos de tierra parecen haber tomado buena nota.

Representantes de la plantilla de handling, mantenimiento y servicios centrales aseguran que han trasladado a la dirección su intención de demandar el paso de eventuales a fijos a tiempo parcial de medio millar de empleados.

700 de los 16.400 contratos de Iberia son eventuales

Entre los tres grupos de trabajadores de tierra suman 12.000 efectivos, por los 1.200 pilotos y cerca de 3.200 tripulantes de cabina de pasajeros (TCP). Iberia argumenta que la fuerte estacionalidad de su negocio, especialmente en los aeropuertos de mayor componente turístico, genera la necesidad de tener una importante carga de contratos eventuales. Las cifras oficiales hablan de 700 en toda la empresa al cierre de 2014, la mayor parte entre técnicos de mantenimiento y personal de handling. Una suma que los sindicatos de tierra pretenden reducir hasta mínimos con el argumento de la vuelta a beneficios de la aerolínea.

Sin embargo, la dirección parece estar cerrada a grandes concesiones en este sentido. La opinión manifestada en público es que es la plantilla de tierra, con una edad media alejada aún de la prejubilación, continúa sobredimensionada tras el ajuste que salió de la mediación de 2013. De todos medios, Iberia elude adelantar posición alguna sobre próximas negociaciones.

Oportunidad

A la vuelta del verano Iberia debe negociar un nuevo ERE voluntario a la vista de que los tribunales restringieron el actual ajuste, con un objetivo de 1.427 bajas y pensado para el periodo 2014-2017. Finalmente solo afecta a los dos primeros ejercicios y es en el marco de la extensión del ERE a 2016 y 2017, donde los sindicatos –CC OO, UGT, USO, Asetma y CTA representan al personal de tierra– pretenden introducir sus nuevas peticiones laborales.

El modelo de contratación eventual está pensado para cubrir las exigencias del mercado en momentos extraordinarios, principalmente por acumulación de tareas o exceso de pedidos, pese a tratarse de la actividad normal de la empresa.

Los convenios colectivos marcan qué puestos pueden cubrirse con trabajadores eventuales y en qué porcentaje respecto a la plantilla total. La duración de los contratos es de un máximo de seis meses dentro del cada periodo de 12, aunque el plazo puede modificarse si hay acuerdo entre empresas y trabajadores (no más de 12 meses). Este tipo de relación temporal pasa a indefinida cuando los trabajadores continúan en sus puestos una vez superado el plazo establecido en el contrato o si estos han sido firmados en fraude de ley.

El convenio de pilotos de Iberia solo contempla la contratación indefinida, aunque con periodo de prueba de seis meses. En cuanto al de los tripulantes de cabina de pasajeros, deja la decisión de contratación de eventuales en manos de la dirección previo estudio por parte de una comisión paritaria en la que participan cuatro representantes de la empresa y otros tantos de los trabajadores.

 

Más carga de trabajo en Vueling y British Airways

Una de las incertidumbres que ha pesado sobre la plantilla de tierra de Iberia en los últimos meses ha sido si la compañía sería capaz de renovar su presencia en gran número de aeropuertos de la red de Aena. Finalmente así ha sido y los más de 10.000 empleados, entre técnicos de mantenimiento y personal de asistencia en tierra, tienen futuro en Iberia.

El presidente Luis Gallego ha expresado que buena parte del éxito ha radicado en los pactos laborales alcanzados en el convenio firmado en 2014. Atrás queda, por tanto, la etapa en que se barajó la segregación del grupo de estas actividades. Pero los sindicatos reclaman más carga de trabajo.

Entre las nuevas peticiones figura que el personal de Iberia realice las revisiones de la flota de A319, A320 y A321 de todo el grupo IAG, así como el handling y mantenimiento de Vueling.

Normas
Entra en El País para participar