El 82% de la facturación aeronáutica procede de las comprasdel exterior

Estabilidad y un deseo: más inversiones

Estabilidad y un deseo: más inversiones

El espacio es algo más que una aventura, así lo explica el experto aeroespacial Juan Borrero en un libro en el que describe cuánto depende nuestra vida cotidiana de allá afuera. En nuestro día a día nadie repara en cómo usamos con total naturalidad las aplicaciones espaciales, nos beneficiamos de ellas y exigimos más funcionalidades y mejor servicio, pero detrás de esta cotidianidad hay un enorme esfuerzo innovador, científico e inversor. 

España es uno de los pocos países en el mundo, apenas diez, que tiene capacidad tecnológica para competir en el mercado internacional, pese al recorte de inversiones en el sector.
La industria de defensa, aeronáutica y espacio facturó en España en 2014 un 5% menos, en cifras 9.400 millones de euros, pero el dato debe interpretarse “de forma positiva porque constata una estabilización respecto a años anteriores. Hemos comprobado una reducción de la demanda interna y un alza de las exportaciones”, explica Adolfo Menéndez, presidente de la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica y Espacio (Tedae), al presentar las cuentas de la industria.

Del total de los ingresos, más del 82% procede de las exportaciones, lo que supone un incremento del 79% respecto al año anterior. Un motor importante teniendo en cuenta los recortes presupuestarios y en inversiones en I+D. El sector reclama un aumento de la inversión en los próximos años que generaría “nuevas e importantes oportunidades”, señala el presidente de Tedae.

Uno de los desafíos más importantes es acelerar el despegue del avión A400. De los 9.400 millones de facturación, 4.800 millones proceden del mercado de defensa y 4.600, del civil. Esta industria supone el 0,5% del PIB español y el 5,5% del PIB industrial.

Normas