Breakingviews

El boom de Cuba

El siguiente es un extracto de una futura conversación imaginaria entre los expresidentes Raúl Castro de Cuba y Barack Obama de Estados Unidos. La Habana, un hotel en el Malecón:

Castro: Señor presidente, espero que esté disfrutando de sus vacaciones. Perdóneme por interrumpirlas, pero hay un asunto delicado del que me gustaría hablar. Los jóvenes que dirigen nuestro gobierno ahora opinan que un acercamiento informal por mi parte sería lo más apropiado.

Obama: ¿Se trata de las dificultades fiscales, señor presidente?

Castro: Sí.

Obama: ¿Cómo puedo ayudar?

Castro: Después de que se levantara el embargo de Estados Unidos, llegó dinero de América.

Obama: Sí, el auge cubano se llamó.

Castro: Teníamos mucho que construir. Aeropuertos, carreteras, servicios públicos. Y estábamos muy agradecidos por los muchos fondos de todo el mundo dispuestos a prestarnos dinero. ¡Y con tipos generosos!

Obama: Sí, nuestro calendario fue impecable, ¿no?

Castro: Simplemente no vimos llegar la desaceleración global. Entonces los huracanes lo empeoraron. Pedimos más, para financiar los déficits presupuestarios.

Obama: Y ahora, ¿qué?

Castro: Bueno, tenemos a la vista un pago de la deuda. Es nuestra autoridad de energía eléctrica, y me preocupa que no se pueda hacer.

Obama: Me resulta familiar. Parecido a Puerto Rico en 2015. De hecho, se las arreglaron para hacer un pago justo cuando usted y yo estuvimos de acuerdo para reabrir embajadas aquí y en Washington. Fue doloroso, pero San Juan lo superó.

Castro: Lo que pasa es que se acercan más pagos pronto. Nuestra calificación crediticia probablemente no pueda soportarlo. El caso, ¿sabes cómo llegar a ese juez retirado Steven Rhodes?

Obama: Buena idea. Hizo un buen trabajo con Detroit y Puerto Rico. Déjeme que lo mire.

Normas