El PSOE recupera el Gobierno con el apoyo de Podemos

García-Page, nuevo presidente de Castilla-La Mancha

El nuevo jefe del Ejecutivo se compromete a no repetir como candidato si no logra reducir el paro

Dolores de Cospedal aseguró que espera que el pacto no malogre la recuperación económica

La hasta hoy presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, y el hoy investido presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (d), estrechan sus manos al término del debate de investidura. García-Page ha sido investido presidente gracias a los votos a favor de los 15 diputados socialistas y los 2 de Podemos y con 16 votos en contra del grupo parlamentario popular. EFEIsmael Herrero
La hasta hoy presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, y el hoy investido presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (d), estrechan sus manos al término del debate de investidura. García-Page ha sido investido presidente gracias a los votos a favor de los 15 diputados socialistas y los 2 de Podemos y con 16 votos en contra del grupo parlamentario popular. EFE/Ismael Herrero EFE

Las Cortes de Castilla-La Mancha han investido hoy al candidato del PSOE, Emiliano García-Page, presidente de la comunidad autónoma gracias a los votos a favor de los 15 diputados socialistas y los 2 de Podemos y con 16 votos en contra del grupo parlamentario popular.

García-Page, que tomará posesión el sábado 4 de julio en un acto público en el Palacio de Fuensalida de Toledo, sede de la Presidencia regional, será el tercer presidente socialista de la comunidad autónoma en 32 años de democracia en Castilla-La Mancha y relevará en el cargo a María Dolores de Cospedal, que ha presidido durante 4 años el único gobierno del PP en la región.

Después de la votación, el nuevo presidente castellanomanchego ha recibido un largo aplauso de los miembros de su grupo parlamentario, el socialista y, al finalizar la sesión, su predecesora, María Dolores de Cospedal, se ha acercado a García-Page y le ha extendido la mano para darle la enhorabuena, en un saludo de escasos segundos.

García-Page es el primer presidente de Castilla-La Mancha que gobernará en minoría, tras 32 años de mayorías absolutas (siete del PSOE y una del PP), y ha logrado recuperar el gobierno para el PSOE tras alcanzar un acuerdo de investidura con Podemos, un documento que incluye trece bloques de medidas y que los líderes de ambas formaciones han firmado ante notario.

El nuevo jefe del Ejecutivo autonómico ha subrayado que quiere gobernar para los que le han votado “y para los que no” y se ha comprometido a no repetir como candidato en las próximas elecciones autonómicas si no consigue dar la vuelta a las cifras del paro.

Cospedal y García-Page se han cruzado durante sus discursos declaraciones sobre quién ha cumplido más récords y, mientras la primera le ha dicho que es el primer presidente que gobernará tras perder elecciones, el segundo le ha respondido que ella es “el primer presidente que pierde a la primera” en Castilla-La Mancha.

La hasta hoy presidenta de Castilla-La Mancha ha intervenido durante una hora y, aunque ha reconocido que el acuerdo entre PSOE y Podemos es “legítimo y democrático”, ha subrayado que fue el PP el partido que más votos, escaños y porcentaje de votos consiguió en las urnas en las elecciones del 24 de mayo.

Cospedal, además, ha preguntado con qué programa electoral gobernará el PSOE en Castilla-La Mancha, pues ha opinado que ayer, durante su discurso de investidura, García-Page “no profundizó en las condiciones, plazos y medidas a las que les obliga su pacto con Podemos”.

Y ha deseado que el cambio de gobierno en la región “no malogre la recuperación económica y social” que a su parecer ya está llegando en Castilla-La Mancha y que se ha alcanzado gracias al esfuerzo de los ciudadanos.

A las declaraciones de Cospedal, García-Page ha respondido que los resultados de las elecciones ponen de relieve que hay más votos pidiendo que Cospedal saliera de la Presidencia, y todo ello, con una ley electoral aprobada en solitario por el PP y que no quiso debatir con el PSOE.

Por su parte, el diputado regional y líder de Podemos en Castilla-La Mancha, José García Molina, ha advertido en su primera intervención en las Cortes regionales de que su formación no ha llegado para “colorear” la Cámara sino para “demostrar que hay otros modos de hacer política” y a trabajar “por una sociedad más justa”.

“Ya estamos aquí, la anomalía, el accidente institucional”, ha comenzado afirmando el portavoz de Podemos, quien ha recalcado que habla “en nombre de los miles de ciudadanos” que les han votado “para que sus intereses y su voz estén representados aquí hoy”.

Normas
Entra en El País para participar