Vienen las titulizaciones de pequeñas compañías

‘Pymebonos’, financiación flexible y barata

La reactivación de emisiones equilibraría la dependencia bancaria de las empresas

‘Pymebonos’, financiación flexible y barata

El abanico de financiación para las pequeñas y medianas empresas crece. Una nueva herramienta esla titulización, que se irá reactivando porque es una herramienta muy eficiente para las pymes, “aunque ha sido muy castigada en estos años de crisis, tanto desde el punto de vista regulatorio como inversor”, señala Irene Peña, investigadora del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) y economista de la Asociación Hipotecaria Española.

Bajo el nombre titulización se engloba un proceso mediante el que los derechos de crédito, actuales o futuros, de una entidad son vendidos a los inversores en forma de valores negociables.

El Anuario 2015 de IEB-Axesor, elaborado por el IEB y patrocinado por Axesor, indica que la unificación de mercados de capitales europeos, la creación del mercado paneuropeo de colocación privada (conocido en inglés como private placement) o la reactivación de las titulizaciones, son algunas de las medidas que se están impulsando y que permitirán a las empresas, sobre todo a las pymes, tener a su disposición alternativas de financiación flexibles y baratas.

El desarrollo de estas herramientas ayudaría también a equilibrar la dependencia bancaria de las empresas europea en general, y de las españolas en particular. Desbloquear más inversión para todas las empresas, especialmente pymes, y para proyectos de infraestructura.

Axesor es una agencia de rating española que ha participado en todas las emisiones corporativas realizadas hasta la fecha en el MARF (Mercado Alternativo de Renta Fija).

Desde la puesta en marcha del MARF en octubre de 2013, se han registrado 20 nuevas emisiones, trece de las cuales son bonos, a las que se deben sumar otras siete emisiones de empresas que participaron por primera vez en el mercado a través de programas de pagarés, con un volumen total gestionado de 1.135 millones de euros. Entre otras compañías, han salido al mercado enseñas clásicas como Pikolin o Barceló y algunas más jóvenes como Másmovil o Audax.

El Anuario de IEB-Axesor recuerda que los países europeos hubieran podido disponer de 90.000 millones de euros adicionales para financiar el tejido empresarial entre 2008 y 2013 si los mercados de capitales hubieran estado tan desarrollados como en EE.UU.

Asimismo, “si las titulizaciones de pymes volvieran a reactivarse de forma segura, se obtendrían 20.000 millones de euros de financiación adicional para las empresas. En resumen, 110.000 millones de euros disponibles para mitigar los efectos devastadores que el cierre del flujo de crédito bancario provocaron sobre la economía real.

Parón y puesta en marcha

El estudio resalta que, a pesar de su amplio desarrollo -en España la titulización comenzó a funcionar en 1993-, el estallido de la crisis puso de relieve algunas malas prácticas asociadas con esta herramienta de financiación, especialmente en la gestión del crédito de sus versiones más complejas.

“La desconfianza generada dio lugar a cierta estigmatización del instrumento, disminuyendo drásticamente su aceptación en los mercados, generando cierto recelo regulatorio, y perdiéndose con ello algunos de sus aspectos más positivos”, explica el informe.

Sin embargo, en los últimos años esa desconfianza “se ha demostrado injustificada por las bajas tasas de impago”, asegura Irene Peña.

Las estructuras de titulización típicas del mercado español entrarían dentro de la definición plain vanilla, es decir, estructuras sencillas que se alejan de modelos más complejos desarrollados en otras economías como la estadounidense y que implican segundas y terceras titulizaciones de las notas.

Es por ello que, de mejorar el tratamiento regulatorio del instrumento para las estructuras más simples, reduciendo sus costes y consumos de capital para las entidades financieras, la titulización podría contribuir a estimular la actividad crediticia y, en consecuencia, la actividad económica del país”, asegura Adolfo Estévez, director de Axesor Rating.

Normas