Los ingresos por IVA aumentan a un ritmo del 8,5%

La recaudación del Estado se incrementa un 7% hasta mayo

Ejecución presupuestaria del Estado hasta mayo Ampliar foto

El foco de este final de legislatura se centra en la evolución de la recaudación fiscal, la variable que el Gobierno asegura que determinará la política económica. El presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, abrió este martes la puerta a devolver otra parte de la extra suprimida en 2012 a los funcionarios si los ingresos avanzan a buen ritmo. De hecho, señaló que ese reintegro podría producirse este mismo año. Hasta ahora, todo apuntaba que el Gobierno incluiría esta medida en los Presupuestos de 2016, que también contemplarían rebajas fiscales adicionales e incrementos del gasto social.

Hacienda, para justificar estas medidas expansivas a las puertas de las elecciones generales, defiende que el saneamiento de las cuentas pública ofrece margen. La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, señaló en el Congreso que el déficit del Estado hasta mayo se redujo un 16% hasta los 21.999 millones. La mejora se debe, principalmente, al incremento de los ingresos públicos. Currás destacó que la recaudación impositiva aumentó en los primeros cinco meses del año un 7,4%. Sin embargo, el informe de la Agencia Tributaria señala que, en términos homogéneos, el avance es justo la mitad, el 3,7%.

Para el Ejecutivo, el incremento de los ingresos por IVA refleja la fortaleza del consumo. El Estado recaudó por el principal tributo indirecto 27.742 millones, un 8,8% más. Una evolución que en términos homogéneos, es decir, corrigiendo el diferente ritmo de devoluciones, se sitúa en el 5,1%. Un muy buen dato, en cualquier caso, para las cuentas públicas.

Con el IRPF, el principal tributo por recaudación, el Estado ingresó 30.190 millones hasta mayo, un 0,2% menos. Si se corrige el efecto de las devoluciones, se registra un aumento del 0,1%. Hay que tener en cuenta que los datos de la Agencia Tributaria recogen el efecto de la reducción de tipos impositivos.

Currás también destacó que el incremento de los beneficios empresariales explica el buen comportamiento del impuesto sobre sociedades, que aportó un 24,4% más en términos homogéneos. Sin embargo, la mayor parte de la recaudación por este tributo se genera en la segunda mitad del año. El aumento de los ingresos públicos se acompañó con un recorte del gasto del 1,5%, que la secretaria de Estado destacó que se ha logrado a pesar de devolver a inicios del ejercicio un 25% de la extra a los funcionarios del Estado. Este viernes, el Consejo de Ministros aprobará el techo de gasto para el Presupuesto de 2016 y revisará al alza las previsiones de crecimiento. Ello servirá de argumento al Ejecutivo para elevar ciertas partidas de gasto y bajar nuevamente los impuestos.

El desfase autonómico y los avisos de Linde

El Ministerio de Hacienda también publicó ayer los datos de déficit público de las comunidades autónomas hasta abril, donde se constató que muchas de ellas incumplirán nuevamente el objetivo de estabilidad. En los primeros cuatro meses del año, las autonomías presentaron un desfase de 3.640 millones, el 0,33% del PIB. Si bien es un importe inferior al registrado el año anterior, los analistas temen que las autonomías sobrepasarán el límite del 0,7% del PIB impuesto por Hacienda. De hecho, esta situación ya se ha producido en Murcia, cuyo desfase alcanzó en cuatro meses el 0,73% del PIB. Extremadura también se encuentra a un paso ya del incumplimiento. En cualquier caso, la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, se mostró convencida de que el conjunto de la Administración cumplirá el objetivo de déficit, fijado en el 4,2%. A ello se espera que contribuyan especialmente los ayuntamientos. Si bien el compromiso de los entes locales es cerrar en equilibrio, Hacienda confía en que registren un superávit que palíe el desvío autonómico.

Si bien el optimismo se ha instalado en el Ejecutivo, el Banco de España alerta de que el cumplimiento del objetivo de estabilidad no resulta sencillo y exige una severa disciplina presupuestaria. El conjunto de la Administración Pública cerró el año pasado con un déficit del 5,7% del PIB, porcentaje que debe reducirse al 4,2% este año y al 2,8% el próximo. Ello equivale a un ajuste de casi 30.000 millones. De hecho, mientras el Gobierno baraja nuevas rebajas fiscales, el supervisor recomienda limitar el número de bienes y servicios que aplican tipos de IVA reducidos.

Normas