La arquitectura abierta ha disparado la importancia de este puesto

El puesto de moda en la gestión de activos: selector de fondos

Diego Fernández Elices, director de A&G Banca Privada.
Diego Fernández Elices, director de A&G Banca Privada.

El selector de fondos es uno de los puestos de moda en la industria de la gestión de activos. Con la progresiva incorporación al ordenamiento jurídico español de la nueva directiva europea de mercados de instrumentos financieros (MiFID 2), las gestoras tendrán más difícil cobrar únicamente por distribuir fondos de inversión, y deberán apostar por gestionar activamente, ya sean fondos propios o carteras de fondos, lo que dará aún más protagonismo a los especialistas bucear entre las decenas de miles de fondos disponibles en el mercado.

Diego Fernández Elices (Madrid, 1978), director de selección de fondos de A&G Banca Privada, se ha convertido en uno de los referentes del sector, tras casi una década dedicado a esta misión. El modelo de negocio de esta entidad financiera –una plataforma de servicios para banqueros privados independientes– confiere aún más protagonismo a la labor de rastreo y valoración de fondos de inversión.

“Cuando escogemos un determinado producto lo hacemos con tres finalidades: para incluirlo en fondos de fondos, para que se incorporen a carteras que gestionan otros equipos y para tenerlos en listas de fondos, que muy a menudo nos piden nuestros clientes”, explica Fernández Elices.

Su aproximación al trabajo diario dista mucho del mero análisis estadístico y matemático. No todo es cuestión de alfas, betas, sharps y track records. “El selector de fondos debe tener una opinión de mercado a la hora de elegir un producto. Así, si pensamos que la macroeconomía en Europa va a ir bien, deberemos escoger un fondo que esté especializado en empresas expuestas al ciclo”.

Desde A&G Banca Privada monitorizan productos de inversión de 150 gestoras para, al final del proceso, quedarse con 80 fondos, de tan solo 50 firmas. El auge de la inversión colectiva en España (con 29 meses consecutivos de entrada de dinero en fondos y nuevos máximos históricos en patrimonio gestionado) ha hecho que muchas gestoras extranjeras hayan desembarcado en Madrid.

“La única forma de saber quién es un buen gestor de fondos es haber conocido a muchos malos gestores”

“Buena parte de nuestro trabajo consiste en gestionar nuestra agenda para reunirnos con gestores que vienen a explicarnos cómo invierten sus fondos. Cómo ocurre a la hora de elegir de activos, en la selección de fondos la experiencia es un grado, y solo cuando te has visto con muchos malos gestores aprendes a descubrir quiénes son los realmente buenos”.

Uno de los factores que más está impulsando la tarea de la selección de fondos es la apuesta de las grandes gestoras españolas por la distribución de fondos perfilados (caso de Invercaixa, BBVA AM, Santander AM y Bankia) y las carteras de fondos delegadas (en el caso de entidades como Bankinter o Kutxabank). Este fomento de los productos de terceros hace que sea crucial escoger muy bien los fondos en los que invertir. En el caso de Santander llegan a contar con un departamento de 20 personas solo para esta labor, el triple que hace tres años. Gestionan fondos de terceros por un importe de 40.000 millones de euros.

“Se están dando muchos casos en que el selector de fondos acaba promocionando y convirtiéndose en el director de inversiones de la casa”, explica un veterano gestor de fondos. “Poca gente tiene una visión tan global, un conocimiento que abarque todas tipo activos. Además, acumulan muchísima experiencia a fuerza de verse con los mejores gestores de fondos del mundo”.

El día a día del selector

La actividad de Diego Fernández Elices es frenética. Seguimiento estrecho del mercado, lectura de informes de brókers y proveedores, reuniones con responsables de ventas de gestoras, encuentro con clientes... “Ahora las dos palabras de moda en el mundo de los fondos son flexibilidad y multiactivos, dos conceptos que nos encantan, pero que hay que matizar mucho”.

Para que un fondo de inversión sea realmente flexible hacen falta tres factores, reflexiona. “Que el mandato de gestión sea suficientemente flexible y permita invertir en un amplio universo de activos; que el gestor tenga una política realmente flexible; y que el vehículo sea flexible en cuanto activos, ya que si tienes activos poco líquidos, tendrás problemas para venderlos”.

En este sentido, resalta las limitaciones de liquidez que tienen algunos de los grandes fondos. “Tiene posiciones tan grandes en ciertos activos, que cuando quieren deshacerlas no encuentran contraparte”.

Respecto a la apuesta de las gestoras por comercializar fondos multiactivos, Fernández Elices reconoce que es una categoría que tiene mucho sentido para los clientes minoristas. “Se había llegado a la situación absurda de que se preguntaba a los pequeños inversores qué parte de su dinero querían tener en Bolsa y qué parte en deuda. Es decir, se les traslada la decisión de inversión más importante a personas que no tienen por qué tener conocimientos financieros. Es como si el arquitecto me pregunta dónde quiero poner los muros de carga de mi casa”.

Su visión del mercado para los próximos meses es positiva. “La recuperación económica de Europa, unida a la baja deflación, beneficiará a la renta variable. Además, las empresas tienen un apalancamiento operativo como nunca se había visto, y han mejorado mucho su posición financiera”.

Normas