Las cotizadas intentan crear una base de inversores estable

Cuáles son los dividendos más crecientes

Los dividendos más crecientes de la Bolsa
Los dividendos más crecientes de la Bolsa

La retribución al accionista alcanzó su momento cumbre en 2014. El año pasado, las cotizadas e spañolas repartieron 43.260 millones en concepto de dividendo, la cifra más elevada registrada hasta la fecha, que supuso un incremento del 85% respecto a 2013. Esta cifra va a ser dificilmente alcanzable en 2015 -hasta mayo, las cotizadas españolas repartieron 11.694 millones de euros, según datos del servicio de Estudios de BME.

Y es que el fuerte ascenso experimentado durante el pasado ejercicio en el reparto de dividendos se debió principalmente a dos pagos extraordinarios efectuados por Endesa con cargo a las cuentas de 2014.En octubre del pasado ejercicio, la compañía entregó el mayor dividendo de la historia (14.600 millones) por medio de pagos, uno por importe de 8.252 millones de euros y otro por valor de 6.353 millones.Sin incluir a la eléctica, la retribución de la Bolsa española en 2014 alcanzó los 28.600 millones, es decir, un 23% más que un año antes.

A pesar de que las cifras de este año no serán iguales, las cotizadas españolas mantienen el listón alto en cuánto al reparto con una política de dividendos sostenibles en el tiempo.

“Las previsiones apuntan a una mejora sustancial de los beneficios empresariales”, recuerda Adrián Pernas, analista de DCM Asesores. El experto explica que en “la actual coyuntura económico, las compañías españolas mantendrán e incluso incrementarán la retribución al accionista como forma de fidelizar o de captar un mayor número de inversores”.

Y es el mercado español ha sido tradicionalmente uno de los más generosos a la hora de retribuir a los inversores -la rentabilidad por dividendo del Ibex 35 es del 3,5%-, y es previsible que mantenga esta tendencia. Victoria Torre, jefa de análisis y producto de Self Bank, matiza que “en épocas de crisis, nos hemos encontrado con una diversidad de situaciones. Ha habido compañías que suspendieron el dividendo por las circunstancias, mientras que otras lo han mantenido intentado seguir siendo atractivas para el accionista”.

El momento de euforia que ha vivido el mercado desde mediados de 2014 también ha contribuido a que las cotizadas mejoren su rentabilidad por dividendo. Aunque no todo es optimismo. Rubén López, analista de XTB, advierte que “debemos tener en cuenta que cualquier compañía que se haya comprometido al pago de dividendos positivos en un período, puede no pagar efectivo a sus accionistas en este concepto por el simple hecho de no estar obligada a ello, a diferencia de otro tipo de activos como la renta fija”.

Sin embargo, el experto cree que “podríamos ver una vuelta a máximos anuales en la Bolsas española siempre que asistamos a un escenario donde desaparezca del mapa la incertidumbre griega y el BCE mantenga su política de estímulos monetarios”.

No obstante, a la hora de invertir en Bolsa y apostar por por valores con dividendos jugosos, es necesario tener en cuenta varios factores. Uno de ellos es elegir compañías con sólidos balances, que dispongan de una política de retribución al accionista constante y, en la medida de lo posible, creciente, así como que sus acciones mantengan un comportamiento estable. Es decir, que sus títulos no se vean sometidos a gran volatilidad.

TELEFÓNICA

Sostenible y creciente son de las dos palabras más repetidas en las juntas de accionistas celebradas en las últimas semanas para referirse al dividendo. La de Telefónica ha sido hace dos semanas una de esas juntas en las que se ha prometido un dividendo sostenible. En este sentido, la junta dió el visto bueno al reparto de un dividendo de 0,75 euros por acción para este año. La empresa abonará un primer pago en el cuatro trimestre de 2015 de 0,35 euros por acción bajo la modalidad de scrip dividend (en acciones) y los 0,40 euros restantes en el segundo trimestre de 2016, en efectivo. Además, amortizará autocartera por un total del 1,5% del capital social.

Esta retribución supondrá una rentabilidad del 5,8% (respecto a la cotización de la compañía a finales de mayo), la mayor entre las grandes compañías te telecomunicaciones, según la compañía. Además, para 2016, distribuirá un dividendo de 0,75 euros por título, en efectivo, y amortizará otro 1,5%, ambos condicionados al cierre de la vente prevista de 02 en el Reino Unido.

GAMESA

El fabricante de aerogeneradores vuelve al dividendo después de tres años sin repartir. Los accionistas de Gamesa tienen marcado en el calendario la fecha del 3 de julio. Ese día, Gamesa pagará un dividendo de 0,825 euros brutos por cada título, lo que supone un pay-out (porcentaje del beneficio que se destina al dividendo) del 25%. “Este pay-out debería significar que el DPA aumentará a una TAMI(tasa anual media de incremento) próximo al 30% hasta 2018”, explican desde el departamento de análisis de Bankiner.

Ignacio Martín, presidente de Gamesa, explicó la pasada semana que el reparto de dividendo será “sostenible y creciente”. Y es que tal y como aseguró el directivo durante la presentación de su plan estratégico, la compañías espera crecer a un ritmo anual a doble dígito en sus ventas y actividad hasta 2017.

IAG

El dividendo de IAG es uno de los más esperados aunque la compañía no acaba de anunciarlo. La última referencia al mismo tuvo lugar en la junta de accionistas que la compañía celebró la pasada semana y en la que confirmó que lo va a instaurar este mismo año. Además, el presidente del holding de aerolíneas, Antonio Vázquez, recordó que se pagará el 25% del beneficio subyacente.

Este primer pago al accionista se anunciará antes de que concluya el año, tras lo que IAG pretende instaurar un “reparto de dividendos sostenible”, según Vázquez.

IAG alcanzó el año pasado un beneficio operativo de 1.390 millones, prácticamente doblando la cifra de 2013. Entre los hitos conquistados destaca la vuelta a beneficios de Iberia tras un duro plan de saneamiento que arrancó a finales de 2012”.

ABERTIS

Pertenece a uno de los sectores elegidos por los analistas como los más propicios a mejorar sus dividendos en los próximos meses. “Las compañías con elevada visibilidad de resultados suelen poder asegurar el pago de dividendo, entre ellos se encuentran utilities y autopistas mientras que las cíclicas dependen de si alcanzan o no sus estimaciones de beneficios”, explica Juan José

Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities. Abertis, que tiene una rentabilidad por dividendo del 4%, incrementará un 10% la retribución anual al accionista hasta 2017, sumando un incremento del dividendo ordinario del 5% y la habitual ampliación de capital liberada anual. En total, Abertis distribuirá más de 2.170 millones de euros en dividendos a sus accionistas en los próximos tres años (654 millones este 2015, 721 en 2016 y 795 en 2017), según aprobó en junta en marzo.

INDITEX Y DIA

Ambas compañías pertenecen a textil y alimentación, sectores que son firmes candidatos a incrementar dividendo en los próximos ejercicios. Así lo explica Rubén López, analista de XTB. El experto considera que “los sectores más maduros y que no necesiten fuertes inversiones en renovación tecnológica deberían ser los que puedan dedicar una mayor parte de sus beneficios al pago de dividendos. Por ello, el grupo de empresas de alimentación o grupos textiles podrían ser las que realicen pagos de dividendos superiores al resto de las cotizadas”.

Los midcaps más generosos

Aunque son los blue chips los que reparten en términos absolutos más dinero entre sus accionistas, también los pequeños del parqué miman a sus inversores. En este sentido, son muchas las empresas del Continuo con fuerte arraigo del dividendo entre sus señas de identidad y que han mantenido esta política cuando han venido mal dadas. Viscofán es un ejemplo de ello. La compañía, especializada en la fabricación de plásticos para alimentación líder eu su sector, ha mantenido un ritmo constante de reparto de dividendos en los últimos 15 años. Y es más, podría mejorar esta retribución en los próximos ejercicios. La venta de Industrias Alimentarias de Navarra (IAN) a Portobello Capital le ha permitido alcanzar una holgada posición financiera, con una deuda neta prevista para 2015 de apenas 3,7 millones. César Sánchez-Grande, analista de Ahorro Corporación, asegura que “si la compañía no realiza inversiones relevantes o adquisiciones, no descartamos que aumente el dividendo”.

Según las estimaciones del consenso de Factset, facilitadas por Link Securities, Viscofán repartirá 1,36 euros con de dividendos con cargo a los resultados de 2015 y 1,46 euros con cargo a 2016.

La farmacéutica Almirall o la alimentaria Ebro Foods se encuentran en situaciones parecidas a la de Viscofan.

“La compañía cuenta con aproximadamente 900 millones de euros ociosos en su balance, fondos que deberá invertir de forma que creen valor adicional, o devolver al accionista. Cuenta con una holgada posición financiera que actúa como ancla a la valoración en Bolsa”, explica César Grande, de Ahorro.

Por su parte, en el caso de Ebro, las previsiones de Ahorro Corporación apuntan a “un ejercicio que debería ir de menos a más en términos de resultados, coincidiendo con la bajada progresiva esperada en los precios del trigo duro debido a las cosechas esperadas”. Con una rentabilidad por dividendo cercana al 3%, lel dpa esperado con cargo a 2015 es de 0,66 euros y para 2016, de 0,77 euros, según el consenso de analistas de Factset.

Normas