Participada en un 21% por la empresa catalana

Grifols estudia que su participada Tigenix cotice en EE UU

Prevé lanzar un fármaco de terapia celular en 2017

Sala 'blanca' de Tigenix en Madrid
Sala 'blanca' de Tigenix en Madrid

Siguiendo los pasos de otras biotecnológicas como PharmaMar (grupo Zeltia) o incluso Oryzon Genomics (que está en un roadshow inicial con inversores estadounidenses), la compañía hispanobelga Tigenix, participada en un 21,3% por Grifols, prevé dar el salto a cotizar a la Bolsa norteamericana.

Actualmente, esta compañía cotiza en el parqué belga, aunque desarrolla la I+D en Madrid. La empresa tiene como origen a la española Cellerix, fundada por la exministra Cristina Garmendia, aunque tras una fusión y posterior salida a Bolsa en Bruselas, la participación española se diluyó. La compañía es pionera en el mundo en investigación de nuevos medicamentos en terapia celular. En 2014, cerró con 13 millones de euros de pérdidas debido al alto gasto en I+D.

Mercado de 400 millones

El mercado potencial del fármaco Cx601, actualmente en investigación, alcanza los 400 millones (200 en Europa y 200 en EE UU), según Tigenix. Esta firma también investiga en otra terapia celular (Cx611) para sepsis y para artritis reumatoide.

En noviembre de 2013, Grifols pasó a convertirse en primer accionista de la biotecnológica. Además, la matriz catalana suscribió en marzo una emisión de bonos convertibles por 25 millones, con lo que se prevé que para dentro de tres años controle el 40% del capital.

Aun así, los planes de la compañía pasan por estar a medio plazo en el parqué de EE UU. “Es muy importante para nosotros acceder al mercado más líquido y más grande del mundo para compañías biotecnológicas”, asegura Eduardo Bravo, consejero delegado de la compañía. “Este tipo de compañías necesitamos recurrentemente de financiación para seguir investigando y allí se encuentran los fondos especializados”, añade. La decisión final no está tomada, pues dependerá de los resultados clínicos de sus actuales fármacos en investigación, pero sí es un plan que barajan. “Ahora estamos estudiando los pasos a seguir. Tenemos el asesoramiento de Grifols, que ya cotiza en EE UU”, reconoce Bravo.

Terapias celulares

La compañía ya llevó al mercado la primera terapia celular llamada ChondroCelect, un implante de condrocitos para recuperar cartílagos de la rodilla. Este medicamento lo revendió a la compañía sueca Sobi, aunque Tigenix recibe pagos anuales en concepto de derechos.

El siguiente gran hito de la firma está más cerca. Actualmente se encuentra en la etapa final (fase III) de los ensayos clínicos con pacientes de un fármaco bautizado provisionalmente como Cx601. Sería el primer tratamiento en Europa a base de células alogénicas (que no pertenecen al enfermo, sino a un donante). En este caso, estaría indicado para la cura de fístulas perianales complejas en pacientes con enfermedad de Crohn.

Tigenix ya ha comenzado el proceso de autorización para la comercialización de Cx601, a la espera de tener este verano los resultados positivos en los ensayos clínicos. De ser así, la compañía espera poder llegar al mercado con este medicamento en 2017, y para ello también invertiría en aumentar la capacidad productiva de la planta en Tres Cantos (Madrid). Este producto tiene la consideración de medicamento huérfano (para enfermedades raras), lo que aceleraría el proceso de llegada a los pacientes.

Normas