El futuro de la economía española

Linde exige al Gobierno que recorte el gasto público

El Banco de España detecta que el gasto público crece a un ritmo que impide cumplir el objetivo

El informe recuerda que la senda de consolidación fiscal es severa y exige disciplina presupuestaria

El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde.
El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde.

En un momento en el que el Gobierno analiza la viabilidad de impulsar políticas expansivas y presentar un Presupuesto para 2016 con aumentos del gasto y rebajas adicionales de impuesto, el Banco de España alerta de que la Administración Pública debe ajustarse el cinturón. En su boletín económico del mes de junio, la institución gobernada por Luis Maria Linde advierte que en el primer trimestre, el gasto público del conjunto de la Administración, excluyendo a los ayuntamientos, aumentó en tasa interanual un 2,6%. Este incremento no es acorde con los objetivos comprometidos con Bruselas, que contemplan una mínima variación al alza del 0,1% en el gasto público.

El aumento de las partidas presupuestarias del primer trimestre se explica precisamente por la devolución del 25% de la paga extra suprimida a los empleados públicos en 2012. Esta medida, que el Gobierno aprobó para la plantilla de la Administración estatal, fue seguida también por algunas comunidades autónomas.

Del informe del Banco de España, se desprende la dificultad que supone para las arcas públicas asumir la devolución total y de golpe de la paga extraordinaria de Navidad. De hecho, ello resulta prácticamente inviable en las comunidades autónomas, la administración que más problemas tiene para cumplir el objetivo de déficit público y que, además, cuenta con más empleados en nómina. El Ministerio de Hacienda apela a la cautela a la hora de valorar la posibilidad de retornar la totalidad de la paga extraordinaria.

Aun así, el Gobierno trabaja en la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2016, que incorporarán el aumento de determinadas partidas presupuestarias e incluirán gestos hacia los funcionarios, que suman cinco años con el sueldo congelado. Las cuentas de 2016 se presentarán antes del mes de septiembre y se convertirán en una suerte de programa electoral de Mariano Rajoy, que en noviembre confía en ser reelegido.

Por el lado de los ingresos, el Gobierno ha repetido hasta la saciedad que, si la recaudación lo permite, impulsará rebajas fiscales adicionales de impuestos. La reforma fiscal, cuya entrada en vigor se planeó en dos fases, ya redujo desde enero el IRPF y el impuesto sobre sociedades y los tipos volverán a bajar a partir de 2016. Hacienda estudia incluir en el Presupuesto medidas para intensificar las reducciones fiscales ya previstas.

El Banco de España alerta de que para cumplir los objetivos de déficit, los ingresos deben aumentar este año un 3,7% y, en el primer trimestre, solo avanzaron un 1,3%. De alguna forma, el informe del supervisor supone una señal de alerta ante la posibilidad de que las elecciones generales acaben con la disciplina presupuestaria.

El conjunto de la Administración Pública cerró el año pasado con un déficit público del 5,7% del PIB, porcentaje que debe reducirse al 4,2% el próximo año y al 2,8% el siguiente. Ello equivale a un ajuste de casi 30.000 millones.

Así, el cumplimiento del objetivo de déficit no resultará sencillo, aunque la economía crezca a niveles superiores al 3%. De hecho, el informe anual del Banco de España publicado este mes recomendaba al Gobierno elevar los impuestos especiales y reducir el listado de bienes y servicios que aplican tipos reducidos en el IVA. Son medidas que también defiende la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque Hacienda rechaza aplicarlas. Y menos cuando faltan pocos meses para las elecciones generales.

 

Rajoy asegura que las pensiones públicas están garantizadas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró que las pensiones públicas están aseguradas para el futuro. Si bien, precisó que la cuantía de las prestaciones será mejor en función de que haya más gente trabajando.

De esta forma, el líder del Ejecutivo salió al paso de la advertencia hecha el miércoles por el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, para quien el sistema público de pensiones no va a garantizar en el futuro el nivel de prestación que se espera. Por ello, recomendó recurrir al ahorro privado para complementar las pensiones futuras.

Este debate recibió opiniones encontradas. El presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, coincidió plenamente con la advertencia hecha por Linde, destacando que en apenas quince años el gasto en pensiones se ha duplicado, por lo que el actual nivel de prestaciones es insostenible.

Como alternativa el líder empresarial consideró que “hay que poner en marcha mecanismos del mundo de la empresa e incentivos fiscales”, en clara referencia al fomento de los planes de pensiones colectivos en el seno de las compañías.

Sin embargo desde los sindicatos CC OO y UGT consideraron que el análisis de Linde fue “irreal e irresponsable”. El responsable de protección social de CCOO, Carlos Bravo, instó al Gobernador del Banco de España a aportar alternativas para mantener el pacto intergeneracional que sustenta el sistema de pensiones, en lugar de recurrir al “busquensé la vida”. Y UGTconsideró que Linde “no puede incitar al negocio privado de instituciones financieras”.

Normas